Crisis económica

Gobernador de Puerto Rico entregará nuevo Plan Fiscal sin despidos y ni recortes de pensiones

La Junta de Supervisión Fiscal que controla las finanzas de la isla le está exigiendo al Gobierno despidos, recortes de pensiones y cambios a las leyes laborales del país.
2 Abr 2018 – 1:07 PM EDT

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, enviará esta semana a la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) que controla las finanzas de la isla un nuevo Plan Fiscal que no contempla el despido de empleados públicos, el recorte de pensiones ni una reforma laboral tal como le exigió la entidad la semana pasada.

La JSF es un organismo creado por el Congreso de EEUU en 2016 para controlar las finanzas del gobierno de Puerto Rico tras éste no poder cumplir con los pagos de vencimientos de su deuda pública ascendente a 70,000 millones de dólares.

La Ley PROMESA, que creó la junta, protegió al Gobierno de sus acreedores mediante un proceso similar a la ley de quiebras y le exige a la administración presentar planes fiscales a la JSF que pueden ser aprobados o rechazados por la entidad, que a su vez puede imponer su propio plan por encima de la leyes y decisiones del gobierno local.

En una carta dirigida a la JSF el domingo, Rosselló enfatizó que, aunque la Ley PROMESA le permite a la entidad certificar o no el Plan Fiscal del Gobierno, la junta no puede usurpar los poderes legislativos y operacionales del gobierno local.

Roselló sostiene que eso es lo que pretende hacer la JSF cuando le pide al Gobierno recortar las pensiones, despedir empleados públicos y hacer una reforma laboral bajo sus propios términos.

Con su Plan Fiscal el Gobernador había propuesto una polémica reforma a las leyes laborales de Puerto Rico que eliminaba el pago del bono de Navidad o aguinaldo en el sector privado, anulaba las leyes por despido injustificado y reducía los días de vacaciones y por enfermedad obligatorios de 15 a 7, a cambio de un aumento en el salario mínimo local de 7.25 dólares la hora a 8.25 dólares.

Sin embargo, la semana pasada la JSF aceptó todas esas propuestas, agregó que las pensiones del Gobierno debían ser recortadas en 10 por ciento y rechazó cualquier aumento inmediato en el salario mínimo.


Rosselló contestó que sin aumento del salario mínimo retiraba su propuesta de reforma laboral y criticó que la propuesta JSF no incluyera ni un solo programa de capacitación para la fuerza laboral.

"El Gobierno no permitirá la toma de estos poderes, y por lo tanto no implementaremos muchas de las revisiones sugeridas", afirmó el jefe del Ejecutivo puertorriqueño en un comunicado que acompañó a la misiva.

"En caso de que la Junta decida certificar un Plan Fiscal que muestre un exceso de sus facultades, sepa que el Gobierno electo por el pueblo ejercerá su discreción al implementar aquellas medidas que considere apropiadas y en el bienestar público", aseguró.

Recalcó, además, que existe un compromiso de su administración de incrementar la participación laboral, mantener el bono de Navidad, los días de vacaciones y enfermedad pese a que l a JSF "insiste en eliminarlos sin dar paso a una compensación laboral como el aumento al salario mínimo y entrenamiento a la fuerza laboral".


Rosselló enfatizó en la carta de siete páginas que el Gobierno de Puerto Rico "cree firmemente que las revisiones sugeridas (por la Junta) deprimirían significativamente el crecimiento macroeconómico, que es una piedra angular importante del Plan Fiscal".

Por ello, adelantó que en el Plan Fiscal revisado, que será enviado a la JSF el jueves próximo, no incluirá una propuesta de reforma laboral y solo agregará el establecimiento de un crédito por ingresos por trabajo (EITC) para trabajadores con ingresos bajos o moderados y el requerimiento de trabajo para poder participar en el Programa de Asistencia Nutricional (PAN).

Rosselló dijo, además, que la JSF "continúa insistiendo" en una reducción promedio del 10 por ciento de los beneficios de pensión en todos los sistemas de jubilación del Gobierno pero que tal medida impone “una carga desproporcionada a los trabajadores y jubilados de Puerto Rico”.

Al mismo tiempo, insistió en que desarrollará la regionalización, los condados y la movilización voluntaria de reos a instituciones en otras jurisdicciones de Estado Unidos, debido a que estas propuestas producirán ahorros significativos en la operación diaria del Gobierno.


Más contenido de tu interés