null: nullpx
Coronavirus

Pensilvania ocupa el segundo lugar entre los peores estados en disponibilidad de pruebas de de COVID-19

Nueva Jersey se posicionó en el décimo lugar en la lista con 33.000 pruebas por cada 100.000 personas, y Delaware en el puesto 15 con 25.000 pruebas por cada 100.000.
7 Sep 2020 – 12:04 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Cargando Video...

FILADELFIA , PA - Pensilvania está al final de una lista que clasifica la disponibilidad de las pruebas de COVID-19, según los datos publicados el domingo por la Universidad Johns Hopkins.

La Mancomunidad, compuesta por 67 condados fue la penúltima en los Estados Unidos. Se ubicó solo por encima de Puerto Rico, citando solo 13,000 pruebas por 100,000 personas.

El estado que encabezó la lista fue Rhode Island, con 53.000 pruebas por cada 100.000 habitantes.

Nueva Jersey ocupó el décimo lugar en la lista con 33.000 pruebas por cada 100.000 personas, y Delaware ocupó el puesto 15 con 25.000 pruebas por cada 100.000.

Una solicitud de comentarios de la oficina del gobernador Tom Wolf no fue respondida.

Se ha ampliado el acceso a pruebas pero no es suficiente


Una operación móvil para ampliar el acceso a las pruebas de COVID-19 se ha probado dos veces y se espera que sea completamente funcional en septiembre.

El objetivo es acercar las pruebas a las personas en Harrisburg y en las áreas periféricas de los condados de Dauphin y Perry que enfrentan barreras como la falta de transporte o la distancia.

La operación estará a cargo del Hamilton Health Center con sede en Harrisburg con la ayuda de los comisionados del condado en Dauphin y Perry.

Se probó dos sábados de julio en el estacionamiento de la instalación principal de Hamilton en South 17th St. en Harrisburg, y cada uno atrajo a cerca de 50 personas, según Jeannine Peterson, directora ejecutiva de Hamilton. Esos eventos se llevaron a cabo principalmente para practicar y con publicidad mínima, dijo.

El plan es llevar las pruebas a varios lugares anunciados con anticipación para que las personas que no tienen acceso a las pruebas debido a barreras como la falta de transporte puedan hacerse la prueba.

Peterson dijo que está en el proceso de contratar un equipo que se dedicará por completo a la operación de pruebas móviles.

La gente no tendrá que pagar por las pruebas. Si las pruebas no están cubiertas por su seguro médico o si no tienen seguro, estarán cubiertas por la Ley CARES federal, dijo Peterson.

Las personas sometidas a pruebas hasta ahora han recibido sus resultados en cinco días, lo que es más lento de lo que le gustaría a Peterson. "Nos gustaría recuperarlos en 24 horas", dijo. "No tenemos control sobre el tiempo de respuesta".

Cargando Video...
Inician investigaciones federales en hogares de ancianos en Pensilvania

Atrasos en resultados


Las pruebas son procesadas por Quest Diagnostics, uno de los laboratorios nacionales que se ha visto abrumado por el aumento de los casos de COVID en todo el país.

Recientemente, algunos de esos laboratorios han tardado aproximadamente dos semanas en proporcionar resultados. Quest ha dicho que está agregando equipos y tecnología y aumentando constantemente su capacidad de prueba para reducir las esperas.

Aún así, la escasez de productos químicos conocidos como reactivos también está retrasando los resultados de las pruebas, incluidas algunas de las pruebas realizadas por hospitales y sistemas de salud.

La secretaria de Salud de Pensilvania, la Dra. Rachel Levine, reconoció el problema y dijo que ha estado teniendo conversaciones con laboratorios, incluido Quest, y con funcionarios federales sobre cómo acortar la espera de resultados.

Levine dijo que el laboratorio estatal, que aún puede entregar resultados en 24-48 horas, solo puede manejar pruebas que involucran instalaciones de atención a largo plazo, trabajadores de la salud y situaciones similares de alta prioridad.

Dos virus respiratorios en una misma temporada


Una vez que comience la temporada de influenza en octubre, dijo Peterson, la operación de prueba móvil también proporcionará vacunas y pruebas de influenza.

Eso abordará otro problema que se espera que surja este otoño: a medida que las personas contraigan la gripe, causará confusión sobre quién tiene gripe y quién tiene COVID, que es más peligroso por razones que incluyen el hecho de que es más contagioso y no hay vacuna.

Los funcionarios de salud pública instarán a todos a vacunarse contra la gripe en un esfuerzo por reducir la confusión y evitar que los hospitales se vean abrumados por una combinación de pacientes con gripe y COVID.

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:CoronavirusSaludVacunasPuerto RicoPersonas

Más contenido de tu interés