null: nullpx
California

¿Crees que California debería quitarle la placa a policías convictos de un delito?

California es uno de cinco estados que no tiene un proceso para evitar que un policía con mala conducta comprobada pueda ir a trabajar a otra agencia, un proyecto de ley quiere darle fin a esta situación.
1 Jul 2020 – 07:37 PM EDT
Reacciona
Comparte
Cargando Video...

Un proyecto de ley quiere impedir que los agentes de policía que son problemáticos en una agencia puedan seguir trabajando en otra y dar a los departamentos policiales de California los medios para evitar su contratación.

La medida del senador demócrata Steven Bradford quiere que California deje de ser uno de los cinco estados que no puede quitarle la placa a un oficial por delitos y mala conducta. La medida crea un proceso para descertificar a los policías convictos de ciertos delitos o despedirlos por comportamiento indebido.

“Este es un momento importante tanto para el país como para California. Nuestro sistema de justicia penal debe construirse fundamentalmente t eniendo en cuenta la equidad y la rendición de cuentas", dijo Bradford en una declaración.

La SB 731, Ley de Descertificación de la Policía de Kenneth Ross Jr. de 2020, lleva el nombre de un hombre afroamericano de 25 años que fue asesinado a tiros por un oficial de policía de Gardena en 2018. Ross estaba desarmado y huyendo de la policía cuando le dispararon, y el oficial que le disparó no fue procesado por el incidente a pesar de tener un historial de tiroteos anteriores, según la oficina de Bradford.

¿Cuán serio es el problema?

El proyecto de ley propuesto es el resultado de una serie investigativa del The Sacramento Bee y otras organizaciones de noticias que mostraron cómo los oficiales pueden seguir trabajando sin ningún inconveniente a pesar de las condenas penales y otras conductas indebidas.

La investigación de las organizaciones de noticias encontró al menos 80 oficiales condenados por crímenes que todavía trabajaban en las fuerzas del orden de California.

En la ciudad de McFarland, en el Valle Central, casi uno de cada cinco oficiales contratados en la última década había sido demandado o despedido de otro departamento por mala conducta o condenado por un delito.

El ex jefe Scott Kimble fue condenado a principios de este año por obligar a uno de sus oficiales a remodelar la casa del jefe y usó dinero público para pagar el trabajo. Kimble aceptó un acuerdo de culpabilidad que lo obligó a renunciar a su nuevo puesto como jefe en la ciudad de Arvin, pero debido a que fue declarado culpable de un delito menor, el estado no tiene autoridad para impedirle conseguir otro trabajo policial, si alguien quiere contratarlo.

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés