null: nullpx
Relaciones de Pareja

¿Cuánto sexo es ideal en una pareja?

Nadie puede determinar qué frecuencia es la ideal para una pareja más que, claro, la pareja misma. Pero todo tiene sus variantes interesantes.
18 Abr 2016 – 01:49 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Nadie puede determinar qué frecuencia es la ideal para una pareja más que, claro, la pareja misma. Pero todo tiene sus variantes interesantes Crédito: Getty Images

“¿Qué tanto es tantito?”. Esta expresión, usada por mi amiga Susana cuando quiere justificar un postre excesivo (un casi infarto calórico), significa algo así como: “Todo es relativo”. Me viene a la mente ahora que leo el artículo “¿Cuántas veces a la semana realmente debes tener sexo? Conoce el número perfecto para una relación feliz”, publicado por el sitio británico Daily Mail.

Básicamente dice que el deseo sexual tiene una función biológica: la de reproducirnos. Así que, por ejemplo, si una pareja tiene hijos, ya cumplió con esa finalidad y la naturaleza no tiene motivo para seguir generando interés sexual. Es decir, querer tener una pareja de largo plazo y morir de deseo por él o ella es ir contra las leyes naturales.

Bueno, todo muy bien pero, ¿cuánto es lo ideal en términos generales? Aquí, lo que revela el artículo del Daily Mail, además de otras fuentes alusivas al tema.

Todos los días

Si tienes menos de 25 años o estás en las primeras etapas de la relación seguro responderás “sí” a esta opción, aunque para el resto sea poco realista. Hace un par de años, el libro 365 noches: Una memoria de la intimidad, de Charla Muller, acaparó la conversación al narrar qué pasa en un matrimonio de muchos años, que de pronto decide tener relaciones todos los días, sin excusa. Al terminar el plazo, y admitiendo que muchas veces se trató de encuentros más bien mediocres, ambos miembros de la pareja dijeron sentirse más felices, menos enojados y ansiosos. Todo indica que la clave fue que se trató una decisión de los dos.

En cambio, cuando factores externos (como participar en una investigación) imponen la obligación de ir a la cama, entonces el resultado es distinto. En un estudio reciente de la Universidad Carnegie Mellon, los investigadores pidieron a varias parejas que duplicaran la frecuencia de sus encuentros sexuales y encontraron que lejos de disfrutar más, la obligación disminuyó el goce y se sintieron irritables con mayor frecuencia. La diferencia, por supuesto, está en la motivación de fondo: buscar mayor cercanía vs. seguir instrucciones.

Tres o cuatro veces por semana

El libro El nivel normal (The Normal Bar), de los conocidos sexólogos Chrisanna Northrup, Pepper Schwartz y James Witte, lleva un subtítulo muy vendedor: “Los sorprendentes secretos de las parejas felices y lo que revelan sobre cómo establecer una nueva normalidad en tu relación”. Con base en más de 100 mil encuestas, los especialistas averiguaron las preferencias en áreas como sexo, infidelidad, dinero, confianza y romanticismo, y hallaron que el promedio de frecuencia sexual de las parejas felices fue, justamente, tres o cuatro veces por semana. De modo que este puede ser tu número mágico si no tienes hijos, tienes buena salud y/o estás en un excelente momento de la relación.

Una vez por semana

En este rubro cae la mayor parte de las parejas estables y no, no implica ningún fracaso, como algunos creen. Quizá lo más interesante es que se trata de una cifra realista, porque permite encontrar un buen momento para los dos, en el que estén relajados y pueden excitarse. Por otro lado, cuanto más tiempo pasa una pareja sin tener relaciones, crece la expectativa de que el próximo encuentro sea largo. Y si a veces no hay tiempo para un quickie (rapidito), es casi una utopía pensar en un extraordinario maratón de dos horas, que los dejará a ambos viendo estrellas y compensará el largo periodo de abstinencia. De modo que quizá lo primero es no alimentar fantasías irreales, que al final sólo acaban en frustración.

Nunca

Según un estudio reciente entre encuestados mayores de 50 años y publicado por The Times, una de cada cuatro parejas confesó no tener sexo jamás, y tanto él como ella dijeron sentirse contentos y plenos. Es más, varios dijeron incluso tener una mejor convivencia una vez que decidieron usar la cama sólo para dormir (y ver películas). Y es que, contrario a lo que se pensaba hasta hace poco, las relaciones íntimas no parecen ser indispensables para la felicidad de un matrimonio, siempre y cuando ambos miembros coincidan en que no las necesitan. Asimismo, una investigación de la AARP (American Association of Retired Persons) entre mayores de 45 años reveló que en ese grupo de edad, las prácticas sexuales que realizan al menos una vez por semana son: besar y abrazar (69%), tocar o acariciar sexualmente (53%), tener relaciones (36%), masturbarse (20%), dar o recibir sexo oral (14%). Es decir, pareciera que conforme envejecemos el coito se vuelve menos importante. Y no hay que alarmarse.

Los especialistas coinciden en que lo más importante para la duración y la satisfacción de una pareja es el vínculo emocional, no el sexual. Y en ocasiones este lazo es tan fuerte, los dos se sienten tan cercanos y tan mejores amigos o incluso casi hermanos, que el deseo deja de ser importante. Y esto no sólo aplica para mayores de 50, sino también para parejas con poco impulso erótico. Así que si los dos están contentos sin tener relaciones, perfecto. De lo contrario, quizá puedan empezar a tener relaciones una vez por semana, tengan ganas o no: busquen nuevos lugares, alimenten fantasías, sean creativos. Y algo que suele funcionar es que intenten verse con los ojos de alguien más, alguien que los desea y los encuentra atractivos. Los celos son incómodos pero sirven para revalorar rasgos a los que uno está demasiado acostumbrado.

El secreto

En realidad, concluye el artículo, nadie puede determinar qué frecuencia es la ideal para una pareja más que, claro, la pareja misma. Inciden en ello factores como la edad y salud de ambos, la edad de los hijos (si tienen), el tiempo que llevan juntos, el deseo sexual de cada uno, el nivel de estrés, la carga de trabajo, el grado de cansancio… Por ello, quizá la pregunta más pertinente es: ¿están contentos con la frecuencia sexual de su relación? Si contestan “sí”, entonces lo demás es lo de menos. Si la responden “no”, empiecen hoy a buscar soluciones. Al final, sólo ustedes pueden determinar qué tanto es tantito.

Reacciona
Comparte
Publicidad