¿Quién era el duque de Westminster?

Ha fallecido Gerald Cavendish Grosvenor, el sexto en la línea de este influyente título nobiliario. El billonario británico era padrino del príncipe William por su buena relación con los reyes de Inglaterra. Su hijo Hugh, amigo de William y Kate Middleton, heredará el título y la fortuna.
11 Ago 2016 – 11:28 PM EDT

En Inglaterra, aún es normal hablar de privilegios nobiliarios, grandes castillos y honores hereditarios. Con la muerte de Gerald Cavendish Grosvenor se abre una nueva generación en el poderoso título de los duques de Westminster. Mientras estaba en su casa de Abbeystead, Cavendish fue sorprendido por una repentina enfermedad y lo trasladaron al hospital de Royal Preston, donde murió el pasado martes a los 64 años.

El sexto duque de Westminster era parte del círculo de amistades de la familia real británica, y tenía tal confianza con el príncipe Charles que fue elegido como padrino de su hijo, el príncipe William, apoyado por la reina Isabel de Inglaterra. La buena relación de los Grosvenor se mantiene en su hijo Hugh, que es uno de los siete padrinos del pequeño George gracias a su estrecha amistad con William y su esposa Kate Middleton.


Su fortuna, estimada en 10.800 millones de dólares, provenía de sus propiedades inmobiliarias en varios de los distritos clave de Londres. Invertir en terrenos y haciendas ha sido la tradición de la familia desde el siglo XVII. El duque tenía locales comerciales y viviendas en las zonas más caras de la ciudad, así como en Escocia y otras zonas de Europa a través de su compañía, según informa The Guardian.


Durante los últimos años el duque vio crecer su riqueza gracias a sus operaciones inmobiliarias, pero los efectos del Brexit impactaron negativamente en sus negocios. El miedo de los inversores tras el resultado del referéndum le hizo perder mil millones de dólares, en datos de Bloomberg.

Nació en 1951 en Omagh, en el norte de Irlanda, y creció con las ventajas típicas del título real. Su verdadero sueño era ser futbolista, e incluso hizo las pruebas del equipo Fulham FC, pero su padre no lo aprobaba –le solía decir que esas aspiraciones no eran propias de un aristócrata– y al final tuvo que desistir. Ingresó en una academia militar, donde encontró su pasión en el ejército y llegó hasta el puesto de general. Sus actividades como voluntario le ganaron el título de la Orden del Imperio Británico.

Participó en la política y fue conocido por sus férreos principios, que no dudaba en defender públicamente. Abandonó el Partido Conservador, pidió reformas en los lores, y fue firme opositor de las propuestas de Margaret Thatcher, a quien criticaba.

Su hijo Hugh, de 25 años, heredará el título, lo que le convertirá en uno de los nueve billonarios menores de 30 años que hay en el mundo. Cuando cumplió los 21 organizó una fiesta para 800 invitados. Actualmente trabaja en la empresa Bio-bean dedicada al medio ambiente.


El título de duque de Westminster fue creado por la reina Victoria en 1874 y ofrecido a la familia de los Grosvenor. Desde entonces han gozado de una posición privilegiada e influencia en la alta sociedad. Entre las anécdotas que se suelen recordar es la relación que mantuvieron el segundo duque de Westminster y la diseñadora de moda Coco Chanel.


Existe la leyenda urbana de que las 'C' entrelazadas que decoran las farolas de Londres son en honor al logo de Chanel, pero se trata de una coincidencia: en realidad se refieren a las siglas de City Council. Preferimos seguir creyendo en la versión romántica.



Publicidad