null: nullpx
Consejos de Belleza

Tratamientos de la realeza (o Royal Treatments)

El tesoro más preciado de la corona es el secreto de su belleza. Aquí te revelamos los trucos de Cleopatra, María Antonieta y la emperatriz Cixí.
23 Mar 2016 – 4:01 PM EDT

Por Graciela Miramontes| @UnivisionTrends


Olvídate por un momento del oro y las piedras preciosas cuando piensas en la palabra herencia. Llevémosla, en esta ocasión, a fórmulas milenarias de belleza. Muchas de las fórmulas que hoy puedes encontrar en un frasco son igual de infalibles que aquellos trucos de origen milenario. Te presentamos los rituales de belleza, poder y vanidad de mujeres que hicieron historia gracias a su poderío y vanidad.

Cleopatra: baño de leche

Actualmente no necesitas transportarte en el tiempo para darte cuenta de algo: un paseo por el supermercado te hará comprobar que muchas de las cremas corporales tienen entre sus ingredientes principales la leche. ¿La razón? Además de sus numerosos beneficios a la piel (tonificantes e hidratantes), existe una leyenda que data del antiguo Egipto y que revela al mejor aliado de la hermosa Cleopatra.

La reina, que hizo famoso el maquillaje felino en los ojos, solía consentirse con baños de leche para mantener una piel tersa y envidiable. Según cuenta la historia, esta mujer tenía a su servicio 700 burros lactantes para proveerle de una cantidad suficiente y así llevar a cabo este ritual todos los días.

En una entrevista con New York Magazine, la esteticista Alicia Yoon, graduada de Harvard Business School y CEO del sitio de belleza coreano Peach and Lily, reveló que dicho ingrediente se ha convertido en uno de los favoritos de las mujeres en ese lado del mundo. Su alto contenido en vitamina C (cuatro veces más que la leche de vaca), reconocido por ayudar a aquellos con piel sensible y problemas de eczema, son dos de razones por las cuales se popularizó.


María Antonieta: mascarilla facial

Además de su adicción a los atuendos y a los peinados pomposos, hubo otro atributo que convirtió a María Antonieta en una dama muy peculiar: el uso de una mascarilla. La expresión de “muñequita de porcelana” podría bien haber sido acuñada en honor de su impecable rostro.

Una sencilla mascarilla a la que la reina atribuiría increíbles efectos sobre la piel se convertiría en parte de los básicos de las mujeres de hoy en día. No dejes que su reputación te engañe, si lo primero que te vino a la mente fue una fórmula basada en betún o crema batida: estás parcialmente equivocada. Por primera vez los postres no son los protagonistas, por el contrario, el coñac es el ingrediente estelar. El licor estimulará el flujo sanguíneo y dará a tu rostro una apariencia renovada libre de células muertas. Mezcla dos cucharadas de coñac, un tercio de taza de leche en polvo, una clara de huevo y el jugo de un limón. Deja la preparación actuar durante 15 minutos y despídete de la cara brillosa.


Emperatriz Cixí: Ba Bao Cha

Cixí, la última emperatriz de China, encomendó a sus doctores la creación de una bebida que desafiara los estragos del tiempo, y que además la mantuviera cabal. El resultado fue la combinación de rodajas de ginseng, sultanas, dátiles chinos, moras goji, crisantemo, longan seco, azúcar en trozo, Luo Han y té verde de jazmín; conocido actualmente como el té de ocho tesoros. Esta infusión fue considerada por la emperatriz una fuente de eterna juventud.

Este brebaje prometía beneficios a los riñones, una mente estimulada, ojos más brillantes y, según la tradición china, fortalecer el elemento Yin del cuerpo.

Hoy se sabe que ingerir esta tisana tiene efectos antioxidantes, antiinflamatorios y desintoxicantes. Además, sacia la sed, mejora el apetito, la digestión y reduce la fatiga. Como sucede con muchas de las recetas más antiguas el Ba Bao Cha ha ido cambiando a lo largo del tiempo. Lo que se mantiene igual es el hecho de que se trata de una combinación perfecta para muchos de los males físicos y que tiene efectos más restauradores que ocultar tus ojeras con corrector.

Más contenido de tu interés