null: nullpx
MQB Originals

Tras ser amenazada de muerte, Lola Cortés le pide a su hija embarazada que ni se le acerque

La llamada 'jueza de hierro' reveló en exclusiva que vive con miedo a que algo pueda ocurrirle a ella y a su familia. Por eso, se vio obligada a alejarse de sus seres más queridos, a semanas de convertirse en abuela.
4 Ago 2018 – 8:52 PM EDT

A pocas semanas de convertirse en abuela, Lola Cortés, jueza de Mira Quién Baila, ha tenido que renunciar a estar cerca de su hija y del que será su primer nieto, por miedo a que alguien pueda lastimarlos. Tras las amenazas de muerte que recibió, "ellos, obviamente no están cerca de mí... no los tengo cerca porque no quiero que algo les pase”, reveló en exclusiva.

Dariana Romo, la menor de los dos hijos de Lola Cortés, dio a conocer en marzo que tenía tres meses de embarazo. "Para mí es maravilloso, estoy que no quepo de felicidad. Voy a ser abuela”, dijo la llamada 'jueza de hierro'.

“Váyanse a su casa y déjennos de quitar el tiempo”: así demuestra Lola Cortés que será jueza de hierro en Mira Quién Baila

Loading
Cargando galería


Lola Cortés intenta proteger esa alegría del pánico que le provocan las amenazas de muerte que ha recibido. Entiende que tomó la mejor decisión al desprenderse de su hija y de su yerno, para evitar un dolor mayor. “No puedo hablar mucho, porque respeto mucho a mis abogados y me han pedido que no hable y yo no hablo y así ha sido. Obviamente, me quedé con mis perritos, pero a ellos (su hija de 18 años y su yerno) les dije que no se vayan a acercar, que nada vaya a suceder”, relató.

Explicó que todo este escándalo, en el que la han imputado ser morosa y enfrentar una fuerte crisis económica, solo es un mal entendido que perjudica su imagen. “Esto es un conflicto entre dos familias (que eran sus arrendatarios). Cuando yo empecé a ver que entre ellos no se ponían de acuerdo fue cuando metí un abogado y dije: 'No, yo no me voy a meter en un problema de familia. Necesito un abogado porque éstos están locos".

La jueza de Mira Quién Baila se dice tranquila y continúa trabajando de manera normal, confiada en las medidas que ya ha tomado “Obviamente ya no estoy en esa casa y siguen diciendo... (Entonces) saben qué, él que nada debe nada teme”.

También te puede interesar:

Más contenido de tu interés