AR-15, el arma que reaparece cada vez que hay una masacre en EEUU

El rifle usado en el tiroteo de la cadena de la cadena Waffle House en Nashville fue un AR-15, el mismo que se usó en Las Vegas, en Orlando, San Bernandino, Sandy Hook y otras masacres.

El AR-15 es llamada 'el arma de EEUU', de acuerdo con la Asociación Nacional del Rifle (NRA por sus siglas en inglés), el principal grupo que promueve la defensa del derecho al uso de armas.

El arma que aparentemente uso el joven acusado de ser el atacante que causó la muerte de al menos 17 personas es un AR-15, de acuerdo con las primeras informaciones aportadas a los medios por los investigadores. El propio alguacil del condado de Broward, donde está la secundaria blanco del ataque, indicó que los cartuchos hallados corcuerdan con el modelo en cuestión.

Esta arma, con sus variaciones, es un rifle de alta capacidad conocidos como 'arma de asalto', de las cuales el AR-15 es la más popular. Un mito es que las siglas AR significan 'assault rifle' o 'rifle de asalto', pero de hecho significan ArmaLite, la fabricante original.

AR-15 fueron los rifles que usaron los atacantes en Las Vegas y de Orlando, las masacres a mano armada más letales de la historia de Estados Unidos. Y aparece en la mayoría de los tiroteos masivos más recientes: en Umpqua, Oregon, en octubre 2015; en San Bernardino en diciembre de 2015; en el cine de Aurora en julio 2012 y en la escuela primaria Sandy Hook en diciembre 2012.

¿Por qué es tan popular? La AR-15 es económica, liviana y fácil de usar. En promedio, puede costar entre 600 y 1,200 dólares y pesar unas 8 libras. La NRA la considera una de las armas para uso civil más seguras y confiables.

En 2012, había aproximadamente 3 millones de rifles AR-15 para uso común en el país.

Con cada tiroteo, la controversia y la politización del arma crece, y los usuarios de armas, temiendo que la AR-15 se vaya a prohibir, salen a comprarla antes de que esto pase.


Por eso, su venta aumenta aún más tras de cada masacre: después de los tiroteos de Aurora y Sandy Hook "hubo un incremento de 30% a 50%" en las ventas de rifles AR-15, según le dijo un analista de la industria de las armas, Brian Ruttenbur de BB&T Capital Markets, a CNN tras la masacre del Pulse, en Orlando en junio de 2016.

Centro de controversia

El rifle estuvo prohibido bajo la Ley de Prohibición de Armas de Asalto, que aprobó el expresidente Bill Clinton en 1994 y que no fue renovada en 2004 cuando se cumplió su fecha de vigencia.

Los fans del AR-15 aún no se lo perdonan a Clinton. Uno de ellos es Chuck Berwick, dueño de Banger’s, una tienda de armas que también es un campo de tiro en el pequeño pueblo de Winslow, en Nueva Jersey.

Aunque esa prohibición expiró en 2004, bajo algunas de sus modificaciones, el arma sigue prohibida hoy en muchos estados, como Nueva Jersey o California.

Por eso el arma que usaron los atacantes de San Bernardino, por ejemplo, tenía modificaciones que la hacían ilegal bajo las leyes de ese estado.

Para Berwick y sus clientes, las armas son un estilo de vida, su sustento y su recreación. Ellos dicen que legislar y prohibir cierto tipo de armas no tendría ningún efecto en el número o intensidad de los tiroteos. Para ellos, al igual que la postura oficial del Partido Republicano, el problema no son las armas sino otros temas como la salud mental.

Armas legales e ilegales

La diferencia entre un AR-15 que está bajo la ley y uno que no es mínima, explicó Berwick a Univision Noticias, y solo profesionales entrenados o expertos en armas pueden distinguirlas.

Ambas son semiautomáticas, lo que significa que hay que apretar el gatillo con cada disparo.

Las automáticas, como las metralletas, pueden disparar ráfagas ilimitadas, o limitadas tan solo por la cantidad de municiones que le quepan al arma.

Aunque ambas son pesadas, el AR-15 es más liviano y al dispararlo el contragolpe o culatazo es menos fuerte.

Los disparos, en ambos casos son ensordecedores y se requiere usar tapones para los oídos y gafas transparentes para los ojos, para protegerse cuando salta el casquillo en el momento en que la bala se dispara.

Las diferencias entre las armas que han usado los diferentes atacantes de las últimas masacres son mínimas.

La Sig Sauer que usó Omar Mateen, el atacante de la masacre de Orlando, por ejemplo, no es muy distinta al AR-15. Aunque tiene una estructura interna diferente, es casi idéntica estéticamente. El folleto del manufacturador de la Sig Sauer incluso la describe como un arma "corta, ligera y silenciosa" que cuenta con varias características al "estilo AR".

Y lo más importante: también es un rifle de "alta capacidad", que según las leyes de los estados que las prohíben, significa que puede disparar más de 10 rondas. Al cargador de la Sig Sauer le caben 30 rondas.

En el ataque de Orlando murieron 49 personas y resultaron heridas 50, la peor matanza en la historia de EEUU, hasta que ocurrió la masacre de Las Vegas, donde murieron 58.

En ese caso, Stephen Paddock usó otro dispositivo casi igual de controversial que la misma AR-15, los bump stocks, o gatillos de repetición, que permiten disparar a mayor velocidad casi igual que un arma automática.


Entre usuarios de armas, el AR-15 también es popular porque se puede adaptar a la medida de hasta 17 maneras diferentes.

Se puede modificar con diferentes colores, como este rifle rosado de 437.99 dólares, o añadir una mira para apuntar mejor.

También se puede montar sobre un trípode y añadirle un silenciador, como lo hizo el atacante de Las Vegas. O se le puede acortar el barril para ajustarse a personas más pequeñas, como mujeres o niños.

Los defensores de la política de restricción de armas tradicionalmente han señalado al AR-15 como un rifle a prohibir, sobre todo después de que ocurren masacres como esta reciente de Parkland.


RELACIONADOS:ArmasControl de ArmasCrímenes