Senado extiende seguro médico para niños CHIP por seis años más

La incertidumbre a la que fueron sometidas millones de familias desde septiembre, cuando el Congreso dejó que el programa se venciera, llegó a su fin este lunes. Después de 114 días de negociaciones, la Cámara Alta aprobó el financiamiento.

Después de pender en un hilo durante 114 días, el programa de seguro médico CHIP (Children's Health Insurance Program), que brinda cobertura a más de 9 millones de niños, fue renovado por seis años más como parte del acuerdo que aprobó el Senado este lunes para reabrir temporalmente el funcionamiento del gobierno.

En septiembre, el Congreso dejó que se venciera su financiamiento, lo que generó gran incertidumbre a los estados, muchos de los cuales ya se estaban quedando sin fondos y se preparaban para enviar cartas a las familias advirtiéndoles que la cobertura estaba en riesgo.

Tradicionalmente este programa nunca fue un tema de debate entre demócratas y republicanos. A diferencia del Affordable Care Act, que ha sido muy polarizado , desde su creación en 1997 el CHIP, que provee atención médica no sólo a niños, sino también a embarazadas y adolescentes de bajos recursos, gozó del apoyo unánime de ambos partidos.

Todo cambió en septiembre de este año cuando el Congreso dejó que se venciera y su financiamiento se vio truncado por negociaciones políticas sobre otros temas como Obamacare y las políticas migratorias.

En noviembre, los republicanos propusieron extenderlo por cinco años más, pero a costa de reducir los recursos de Obamacare o Medicare, lo que hizo que los demócratas rechazaran el acuerdo.

Figuras públicas como Jimmy Kimmel abogaron porque se tomaran medidas cuanto antes. Con su bebé recién operado y entre lágrimas, el comediante salió en defensa del CHIP.

“Han dejado esto en segundo plano mientras trabajan en la reforma tributaria, lo que quiere decir que padres de niños con cáncer, diabetes y problemas del corazón están a punto de recibir cartas que dicen que dentro de un mes podrían perder la cobertura”, insistió.

Una solución a corto plazo

A finales de diciembre el Congreso acordó otorgar algo de fondos para que al menos algunos estados tuvieran recursos para continuar con el programa hasta mediados de enero. Pero estaba lejos de ser una solución definitiva.

En el interín, madres como Brenda Ramírez, se preocupaban sobre cómo costearían la atención médica de sus hijos si perdían la cobertura. “Ningún padre quiere que su hijo enferme y no tenga una cobertura médica que los pueda ayudar”, dijo a Univision Noticias.