null: nullpx
Obesidad

Dos razones sorprendentes detrás de la epidemia de obesidad: mucha sal y poca agua

Los estudios demuestran que la mayoría de las personas con sobrepeso u obesidad también están crónicamente deshidratadas.
Publicado 10 Sep 2022 – 02:49 PM EDT | Actualizado 10 Sep 2022 – 02:49 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

Los estudios científicos y la cobertura de los medios de comunicación están plagados de advertencias sobre cómo el azúcar, los carbohidratos, las grasas saturadas y la falta de ejercicio contribuyen a la obesidad. Y decenas de millones de estadounidenses siguen teniendo sobrepeso u obesidad en gran parte debido a la clásica dieta y estilo de vida occidentales.

Como educador, investigador y profesor de medicina, he pasado más de 20 años investigando las causas de la obesidad, así como las afecciones relacionadas con ella, como la diabetes, la hipertensión arterial y la enfermedad renal crónica.

A lo largo de mis muchos años de estudio de la obesidad y las afecciones relacionadas, he observado que se habla relativamente poco de dos piezas importantes de este complejísimo rompecabezas: la falta de hidratación y el consumo excesivo de sal. Se sabe que ambas contribuyen a la obesidad.

Lecciones aprendidas de una rata de arena del desierto

La naturaleza nos da una pista sobre el papel que desempeñan estos factores con la rata de arena del desierto Psammomys obesus, un roedor de media libra con un chillido agudo que vive en los pantanos y desiertos salados del norte de África. Sobrevive, a duras penas, comiendo los tallos de la Salicornia, una planta parecida a los espárragos.

La savia carnosa y suculenta de la hierba de cristal, aunque baja en nutrientes, está llena de agua rica en sal, en concentraciones tan altas como las del agua de mar.



Estudios recientes han aportado nuevos datos sobre la razón por la que la rata de arena del desierto podría desear la savia salada de la agripalma. Aunque todavía no se ha demostrado específicamente en la rata de arena, es probable que una dieta rica en sal ayude a la rata de arena a convertir la cantidad relativamente baja de carbohidratos que ingiere en fructosa, un tipo de azúcar que se encuentra de forma natural en las frutas, la miel y algunas verduras.

Esto ayuda al animal a sobrevivir cuando la comida y el agua dulce escasean. Esto se debe a que la fructosa activa un "interruptor de supervivencia" que estimula la búsqueda de comida, la ingesta de alimentos y el almacenamiento de grasa y carbohidratos que protegen al animal de la inanición.

Sin embargo, cuando la rata es llevada al cautiverio y se le da la dieta común de los roedores, con un 50% de carbohidratos, desarrolla rápidamente obesidad y diabetes. Pero si se le dan verduras frescas con bajo contenido en carbohidratos, el roedor se mantiene delgado.

Mis investigaciones, y las de muchos otros científicos a lo largo de las décadas, demuestran que muchos estadounidenses se comportan involuntariamente como una rata de arena del desierto en cautividad, aunque pocos se encuentran en entornos donde la comida y el agua son limitados. Están activando constantemente el interruptor de la supervivencia.

La fructosa y nuestra dieta

Como se ha mencionado, la fructosa, un azúcar simple, parece tener un papel clave en la activación de este interruptor de supervivencia que conduce a la producción de grasa.

Las pequeñas cantidades de fructosa, como la que se encuentra en una fruta individual, no son el problema, sino que son las cantidades excesivas de fructosa las que resultan problemáticas para la salud humana. La mayoría de nosotros obtenemos la fructosa del azúcar de mesa y del jarabe de maíz de alta fructosa. La ingesta de estos dos azúcares supone aproximadamente el 15% de las calorías de la dieta media estadounidense.

Estos azúcares animan a la gente a comer más, lo que puede conducir al aumento de peso, la acumulación de grasa y la prediabetes.

Nuestro cuerpo también produce fructosa por sí mismo, y los estudios experimentales sugieren que puede ser suficiente para desencadenar el desarrollo de la obesidad.

Dado que la fructosa se fabrica a partir de la glucosa, su producción aumenta cuando los niveles de glucosa en sangre son elevados. Este proceso ocurre cuando comemos mucho arroz, cereales, patatas y pan blanco; son carbohidratos que liberan rápidamente la glucosa en la sangre.

Y, sobre todo, la producción de fructosa también puede verse estimulada por la deshidratación, que impulsa la producción de grasa.

La grasa proporciona agua

La grasa tiene dos funciones principales. La primera, bien conocida, es la de almacenar calorías para un momento posterior en el que no se disponga de alimentos.

La otra función principal pero menos conocida de la grasa es proporcionar agua.

Para ser claros, la grasa no contiene agua. Pero cuando la grasa se descompone, genera agua en el cuerpo. La cantidad producida es considerable, y equivale aproximadamente a la cantidad de grasa quemada. Es tan importante que algunos animales recurren a la grasa para obtener agua cuando ésta no está disponible.

Las ballenas son un ejemplo. Aunque beben algo de agua de mar, obtienen la mayor parte del agua de los alimentos que consumen. Y cuando pasan largos periodos sin comer, obtienen el agua principalmente metabolizando la grasa.

Aguante las papas fritas

No hay que subestimar el papel de la deshidratación como factor que contribuye a la obesidad. Suele producirse después de comer alimentos salados. Tanto la deshidratación como el consumo de sal conducen a la producción de fructosa y grasa.

Por eso las patatas fritas saladas engordan especialmente. La sal provoca un estado de deshidratación que favorece la conversión del almidón de las patatas fritas en fructosa.

Además, los estudios demuestran que la mayoría de las personas con sobrepeso u obesidad no beben suficiente agua. Es mucho más probable que se deshidraten que las personas delgadas. Su consumo de sal también es muy elevado en comparación con el de las personas delgadas.

Las investigaciones demuestran que las personas con obesidad suelen tener altos niveles de vasopresina, una hormona que ayuda a los riñones a retener agua para regular el volumen de orina.


Pero estudios recientes sugieren que la vasopresina tiene otra finalidad, que es la de estimular la producción de grasa.

Para alguien en riesgo de deshidratación o inanición, la vasopresina puede tener un beneficio real para la supervivencia. Pero para quienes no corren riesgo, la vasopresina podría impulsar la mayoría de los efectos metabólicos del exceso de fructosa, como el aumento de peso, la acumulación de grasa, el hígado graso y la prediabetes.

Beber más agua

¿Significa esto que beber más agua puede ayudarnos a perder peso? La comunidad médica se ha burlado a menudo de esta afirmación. Sin embargo, nuestro equipo de investigación descubrió que dar más agua a los ratones ralentizaba el aumento de peso y el desarrollo de la prediabetes, incluso cuando los ratones tenían dietas ricas en azúcar y grasa.

También hay cada vez más pruebas de que la mayoría de la gente bebe muy poca agua en general, y aumentar el consumo de agua puede ayudar a las personas obesas a perder peso.

Por eso animo a beber ocho vasos grandes de agua al día. Y ocho es probablemente suficiente; no asuma que más es mejor. Se han dado casos de personas que beben tanto que se produce una "intoxicación por agua". Esto es especialmente problemático en el caso de las personas que padecen afecciones cardíacas, renales o hepáticas, así como en las que han sido operadas recientemente o son corredores de larga distancia. Siempre es bueno consultar primero con el médico sobre la ingesta de agua.

Para la rata de arena del desierto, y para nuestros antepasados que buscaban comida, tenía sentido una dieta rica en sal y limitada en agua. Pero los seres humanos ya no viven así. Estas sencillas medidas -beber más agua y reducir el consumo de sal- ofrecen estrategias baratas, fáciles y saludables que pueden prevenir o tratar la obesidad.

Richard Johnson, profesor de Medicina University of Colorado Anschutz Medical Campus
This article is republished from The Conversation under a Creative Commons license. Read the original article.

Loading
Cargando galería
Comparte
RELACIONADOS:ObesidadNutriciónDietas

Más contenido de tu interés