null: nullpx
Seguro Médico

Obamacare amplió el acceso a la salud para hispanos, pero ese avance podría revertirse, advierte reporte

Una investigación publicada este jueves por el Commonwealth Fund agrega evidencias de cómo la ley de salud ha favorecido a la población y, en especial, a los grupos minoritarios. Pero desde 2016, año en que Trump gana la presidencia, todo ese progreso se ha estancado en la mayoría de los estados.
16 Ene 2020 – 7:03 AM EST

La Ley de Cuidados de Salud Asequible, mejor conocida como Obamacare, ha permitido mejoras históricas en el acceso a la salud para los hispanos y otras minorías en Estados Unidos, concluye un nuevo reporte del Commonwealth Fund con un llamativo matiz: el avance se ha estancado -o incluso ha habido ciertos retrocesos- desde 2016.

El reporte, divulgado este jueves por la organización, revisa el acceso a la salud en adultos hispanos y afroestadounidenses con edades entre 19 y 54 años entre 2013 y 2018 y sus hallazgos se presentan en un contexto de posible una nueva amenaza para la ley: la Corte Suprema debe dictaminar si la ley es o no constitucional, lo que podría poner en riesgo a millones que obtienen cobertura a través de los mercados de salud.

A partir de data federal, los investigadores analizaron tres indicadores de acceso a la salud para distintos grupos raciales y étnicos: no tener seguro, relegar tratamientos necesarios debido al costo y disponer de un servicio regular de atención médica. Mediante comparaciones pudieron determinar si la disparidad se ha reducido desde que Ley de Cuidados de Salud Asequible (Affordable Care Act) entró en efecto.

Y sí ha habido notables avances. La cantidad de hispanos con edades comprendidas entre 19 y 54 años sin seguro médico bajó de 40.2% a casi 25% entre 2013 y 2018, aunque la cifra se ha estancado desde 2016. Lo mismo -pero en menor proporción- ocurre con los afroestadounidenses para los que el porcentaje de personas sin cobertura pasó de 24.4% a 14.4%

La brecha de disparidad de ambos grupos en comparación con blancos se ha reducido en 9.4% y 4.1% respectivamente, pero esos logros se han detenido y hasta reducido desde 2016, año en que Donald Trump ganó la presidencia.


La diferencia entre la tasa de no asegurados de los grupos minoritarios y los blancos fue menor en aquellos estados que expandieron Medicaid, que en aquellos que no lo hicieron. Es decir: sigue habiendo menos blancos sin seguro médico que hispanos, pero la brecha se ha hecho menor: de 23% se redujo a casi un 13%.

En el caso de los afroestadounidenses el progreso ha sido tal que, a cinco años de la implementación de Obamacare, los adultos de raza negra que viven en estados que expandieron Medicaid tienen cobertura igual o mejor que los blancos que viven en estados que no expandieron Medicaid.

Pero amenazas como los requisitos de trabajo para recibir Medicaid, la normativa de carga pública (que aunque bloqueada por las cortes inhibe a las personas de usar beneficios públicos), la reducción del financiamiento para promover Obamacare, la ampliación de los escuetos planes de salud de corto plazo y la eliminación del Mandato Individual están erosionando y hasta podrían revertir todo ese progreso. Eso sin contar que la existencia misma de la ley de salud se disputa ahora en las cortes.

“No podemos permitir que ese progreso se desvanezca”


La gran advertencia que se deriva de este reporte es que el estancamiento de estos indicadores termine por revertir la tendencia. Ya hay indicios como el hecho de que en 2018 aumentó la cantidad de estadounidenses sin seguro médico, algo que no ocurría desde que Obamacare entró en efecto.

“Es alentador ver que la disparidad en el acceso a la salud para los afroamericanos y los hispanos se ha reducido con el paso del tiempo, pero no podemos permitir que ese progreso se desvanezca. Hacer mejoras en el marco del ACA y expandir Medicaid en todos los estados será vital”, dijo David Blumenthal, presidente del Commonwealth Fund.

En vista de que la data analizada por el estudio llega hasta 2018 ¿sería correcto asumir que el estancamiento del avance en el acceso a la salud para grupos minoritarios es aun mayor del que se presenta? Sara Collins, vicepresidenta de Cobertura de Salud, Acceso y Seguimiento del Commonwealth Fund, explica a Univision Noticias que ya hay evidencia de que las políticas migratorias de Trump están teniendo un efecto “atemorizante” en los esfuerzos de las familias para solicitar beneficios públicos para los que pueden ser elegibles, incluyendo Medicaid y el seguro médico para niños, CHIP.

Entre las recomendaciones que enumera el reporte están expandir Medicaid sin restricciones en los 15 estados que aun no lo han hecho, que el Congreso otorgue subsidios para la gente que está por encima del 100% del nivel federal de pobreza, que ahora ganan demasiado para recibir Medicaid, pero no lo suficiente para recibir ayuda financiera con los planes de Obamacare, permitir que los indocumentados puedan adquirir cobertura en los mercados de Obamacare y otros.

Según Collins, los indocumentados representan un 20% de la población de personas sin seguro médico.

En fotos: La incertidumbre sobre el futuro de la ley de salud angustia a quienes se han beneficiado

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Seguro MédicoObamacare
Publicidad