null: nullpx

Menos sedentarismo y más caminatas al aire libre: cómo Pokémon Go está ayudando a mejorar la salud

Han pasado pocos días desde su lanzamiento y ya el popular juego de Nintendo comienza a perfilarse como una alternativa para hacer ejercicio y reducir el sedentarismo que acompaña a los videojuegos convencionales. ¿Llegará a serlo realmente?
14 Jul 2016 – 6:48 PM EDT

Para jugar la más reciente creación de Nintendo, no basta con la pantalla del dispositivo: los sedentarios gamers ahora deben levantarse del sofá, salir de sus casas y —con ayuda del GPS y la tecnología de realidad aumentada— buscar pokémones y capturarlos. Los recorridos ocurren en calles, museos y hasta en mercados al aire libre, en cualquier sitio puede estar una de las ansiadas criaturas. Pero para encontrarlas, hace falta caminar, correr e incluso saltar. En otras palabras, moverse y ejercitarse.

El hecho de que miles de personas en el mundo estén jugando Pokémon Go podría traducirse en que hay miles de personas de diferentes edades haciendo algo bueno por su salud. La actividad física regular no solo quema calorías (ideal para quienes quieran bajar de peso o mantenerlo), también reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo 2, según los CDC.

Los beneficios van aún más allá: ejercitarse regularmente reduce los riesgos de sufrir un accidente cerebrovascular, varios tipos de cáncer y osteoporosis y disminuye los dolores por causados por artritis. Incluso la salud mental mejora, ya que el ejercicio, así sea moderado, es una buena herramieta para contrarrestar los síntomas de la depresión y la ansiedad.

En ese sentido, Brandon Ballinger uno de los fundadores de Cardiogram, la aplicación de Apple Watch, ha dado a conocer sus curiosos hallazgos recientes: la actividad de sus usuarios ha aumentado desde el lanzamiento del juego. Los datos de frecuencia cardíaca y pasos de 35,000 usuarios del app, repuntaron a partir del día del lanzamiento del juego.

Antes de esta fecha, entre el 37% y 46% de los usuarios presentaban un nivel recomendado de ejercicio (la aplicación sugiere hacer al menos 30 minutos de actividad física al día); dos días después de la existencia de Pokémon Go, la cifra subió a 50%. Esta semana alcanzó el 53%.

Aunque el análisis de Ballinger no es exacto, pues no está comprobado que todos sean jugadores, en redes sociales cada vez hay más reportes de usuarios de otros dispositivos que miden la actividad física, como FitBit o Jawbone, relacionando sus avances a Pokémon Go. Otros simplemente reconocen que se están moviendo más.

El también parece haber creado una epidemia de "piernas hinchadas" a causa el ejercicio, según lo reporta Gizmodo. Muchos incluso consideran que podría ayudar a combatir la obesidad, aunque aún es imposible saber si tendrá un impacto en la salud de los jugadores en el largo plazo.

Pese a los aparentes beneficios para la salud, el psicólogo Richard Freed prefiere ser cauteloso. Al ser consultado por Univision Noticias, dijo que este es un fenómeno que apenas comienza y que ya le ha generado algunas preocupaciones, especialmente relacionadas a los niños.

“No estoy seguro de que llevar un videojuego al entorno natural sea la respuesta a largo plazo para que nuestros hijos se vuelvan menos sedentarios. Pronto podríamos conseguir niños en el sofá, cuando se cansen del juego. Incluso podríamos tener aún más problemas para motivarlos a hacer ejercicio, si no es con un juego de video”, explicó.


Otras de sus inquietudes sobre Pokémon Go tiene que ver con el aumento de la adicción a los juegos en los pequeños, un grave problema actual. “Creo que si se extiende el mundo del juego al mundo real, habrá más niños en riesgo de adicción”, agregó.

El especialista tiene tiempo estudiando la importancia de mantener una infancia saludable en la era de los dispositivos y ha trabajado con cientos de familias afectadas porque sus hijos tienen problemas por uso excesivo de tecnología. Parte de sus investigaciones las publicó en el libro Wired Child: Reclaiming Childhood in a Digital Age.

Más que un 'exergame'

La nueva versión del juego de Nintendo podría pertenecer a la categoría exergame: videojuegos interactivos que obligan a los usuarios a ejercitarse, como los que se practican en el Balance Board de Wii o el Kinect de Xbox. Estos ofrecen simulaciones de deportes, la consola es capaz de advertir al jugador que no se está esforzando lo suficiente y varios investigadores han intentado determinar sus beneficios.

En 2013 en la Universidad de Australia Occidental estudiaron los efectos de hacer ejercicio físico mediante exergames en niños. "Nuestra investigación apoya la idea creciente de que la actividad de alta intensidad es buena para los niños y plantea la posibilidad de incluir exergames intensos en las recomendaciones para mejorar la salud en los niños", dijo la doctora Louise Naylor, autora principal del estudio, a manera de conclusión.


Pero en mayo de este año investigadores de la Universidad Colegio de Londres dieron a conocer un estudio cuyos resultados no fueron tan claros. Los autores evaluaron factores como actividad física, habilidades motoras y salud física en niños que practicaban exergames e indicaron que aún no hay pruebas suficientes que sugieran recomendarlos como intervenciones de salud eficaces dentro de las escuelas, por ejemplo. Agregaron que se necesitan investigaciones más profundas sobre el tema.

El caso de Pokémon Go sería diferente, pues incluye actividades reales, como largas caminatas. Además, estas actividades suelen ser al aire libre, otro factor que aportaría al bienestar de los jugadores.

Con Pokémon Go se estaría cubriendo ese requerimiento de actividad física regular que recomiendan los CDC, sin embargo, como dice le psicólogo Richard Freed, puede que aún sea muy pronto para saber su verdadero impacto en la salud de los jugadores.

Publicidad