null: nullpx
Relaciones Internacionales

Una delegación estadounidense entra a Corea del Norte para preparar la cumbre Trump-Kim

Este domingo un grupo de funcionarios llegó al país comunista para verse con la viceministra de Relaciones Exteriores del régimen de Kim Jong Un pese a que oficialmente el encuentro entre los dos mandatarios sigue cancelado. Las reuniones continuarán hasta el martes.
27 May 2018 – 10:13 AM EDT
Comparte
Cargando Video...

Una delegación de diplomáticos estadounidenses cruzó la frontera de Corea del Norte para avanzar en los preparativos de la cumbre entre el presidente Donald Trump y Kim Jong Un, pese a la incertidumbre que aún rodea el encuentro que fue cancelado hace tres días por el mandatario estadounidense.

En dicha delegación se encuentra Sung Kim, exembajador estadounidense en Corea del Sur y exnegociador nuclear con Pyongyang, informó el diario The Washington Post.

Según el periódico, Kim entró a Corea del Norte para reunirse con Choe Son Hue, viceministra de
Exteriores y quien la pasada semana afirmó que Pyongyang estaba "reconsiderando" el encuentro con Trump.

Las reuniones continuarán este lunes y martes.

Esta información se conoce luego que se supiera que el líder norcoreano no da por perdida la cumbre con Trump, según dijo este domingo el mandatario surcoreano Moon Jae-in. Además, Kim está dispuesto a avanzar en la "completa desnuclearización", según Moon, un tema espinoso en las negociaciones.

Washington exige una "desnuclearización completa, verificable e irreversible", mientras que el país comunista ha subrayado en el pasado que no renunciará a su capacidad nuclear mientras vea una amenaza en Estados Unidos, que realiza ejercicios militares junto con Corea del Sur en los que han llegado a participar tres portaaviones.

La nueva disposición de Kim se conoció pocas horas después de que este se reuniera con su homólogo surcoreano en una cita no anunciada en la Zona Desmilitarizada que divide la península coreana, según anunció el gobierno de Seúl.

Cita sorpresa

Ambos líderes se entrevistaron durante unas dos horas en Panmunjom. Es la segunda vez que los mandatarios se ven en un mes. En esta ocasión, analizaron los compromisos de paz que alcanzaron en su primera cumbre el pasado mes de abril y la posible reunión de Kim con el presidente estadounidense.

"Intercambiaron opiniones y debatieron maneras de aplicar la declaración de Panmunjom y de garantizar el éxito de la cumbre entre Estados Unidos y Corea del Norte", informaron las autoridades de Seúl a la prensa.

"Kim Jong Un agradeció a Moon Jae-in por sus esfuerzos en [la organización] de la cumbre" de Corea del Norte y Estados Unidos, "programada para el 12 de junio" y "expresó su determinación" de celebrar esa cumbre "histórica", apuntó la agencia de prensa norcoreana KCNA.

El encuentro ocurrió un día después de que el presidente Trump, anunciara que suspendía su encuentro con Kim previsto para el 12 de junio en Singapur, aunque luego dijo que aún podría realizarse.

Sin embargo, este sábado, el presidente Trump -como ya hizo el viernes- se mostró abierto a la celebración de la cumbre en el mismo lugar y en la misma fecha que se habían establecido inicialmente.

El tema "se está moviendo muy bien", dijo Trump, quien confirmó que su objetivo de acudir el 12 de junio a Singapur "no ha cambiado". De hecho, Washington va a enviar un equipo al país asiático para la preparación del encuentro, aunque aún no hay certeza de que se celebre.

Por esto Seúl expresó cauteloso alivio ante la posibilidad de que efectivamente se lleven a cabo las conversaciones. En todo caso, Moon se mostró cauteloso ante los periodistas, anque sí subrayó que la cumbre supondría una oportunidad histórica "para poner fin a una era de confrontaciones".

Para el próximo viernes está programada la nueva fase de los diálogos intercoreanos "de alto nivel", según recogió la agencia KCNA.


Corea del Sur, uno de los países que más promovió conversaciones entre Washington y Pyongyang, fue tomada por sorpresa por la abrupta cancelación de Trump. Moon Jae-in dijo que la decisión del mandatario estadounidense lo dejó “perplejo” y exhortó a ambos gobiernos a “un diálogo más directo y más cercano entre sus líderes”.

Por ello, este sábado Seúl expresó esperanzas. “Consideramos afortunado que las brasas del diálogo entre Corea del Norte y Estados Unidos no se apagaran del todo y estén reanimándose de nuevo”, dijo Kim Eui-kyeom, portavoz presidencial de Seúl, en un comunicado citado por la agencia AP.

Moon y Kim sostuvieron una cumbre histórica en abril de la que se desprendió que buscarán la paz permanente en la Península y la desnuclearización. Muchos vieron esta reunión como una preparación del terreno para el mitin entre Kim y Trump. Estos vaivenes diplomáticos de los últimos días encendieron el temor de que fracasaran todos los puentes diplomáticos.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés