Un pequeño error en unos documentos reveló el punto más grave del ‘Rusiagate’ conocido hasta ahora

"Esto es lo más cercano que hemos visto a la colusión", dijo un experto sobre las reuniones de Paul Manafort con un espía ruso que se conocieron por una equivocación de la defensa del exdirector de la campaña de Trump.
13 Ene 2019 – 3:53 PM EST

Por accidente, esta semana el equipo legal de Paul Manafort, exjefe de campaña del presidente Donald Trump, hizo público un expediente judicial mal editado que reveló datos hasta ahora desconocidos de la investigación del fiscal especial Robert Mueller y que parecen explicar varias cosas que hasta ahora no se sabían en torno a la investigación sobre la posible cooperación entre la campaña presidencial de Trump y Rusia.

Datos que tienen gran relevancia porque ahora se sabe por qué Mueller abruptamente anunció a finales de noviembre que Manafort mintió en la investigación y que el acuerdo de cooperación a cambio de información quedaba roto.

¿Qué pasó y qué significan estas novedades para el llamado ' Rusiagate'? Lo contamos en cinco claves:

Qué pasó

Los abogados de Manafort hicieron público un texto que salió mal editado y que reveló información que no debería haber salido a la luz: los detalles de las supuestas mentiras de Manafort a los investigadores y por qué Mueller decidió romper el acuerdo para que Manafort cooperara.

En agosto de 2018, Manafort fue declarado culpable en un tribunal de Washington DC por varios cargos, entre ellos fraude financiero, bancario e impositivo. Aceptó un acuerdo de culpabilidad sobre otros cargos antes de que se inicara el segundo juicio en su contra a cambio de cooperar con la investigación de Mueller. El equipo de Mueller lo acusó en noviembre de romper ese trato al mentir a los investigadores.

Los abogados de Manafort han argumentado que proporcionó información veraz lo mejor que pudo en ese momento y que no tuvo intención de mentir.

Parte de los textos que no debían verse tienen que ver con Manafort y sus contactos con un ruso, Konstantin Kilimnik, alguien señalado por sus vínculos con los servicios de inteligencia de Moscú.

Kilimnik, un asociado de Manafort en los tiempos en que este trabajó para políticos prorrusos en Ucrania, por muchos años estuvo haciendo lobby en Europa del Este, relacionándose con oligarcas y políticos ucranianos y rusos. Ya ha sido acusado por Mueller por presunta manipulación y presión de testigos.

Qué dicen los textos

Este apellido, Kilimnik, es una pieza clave en la maraña de contactos entre la campaña de Trump y emisarios rusos en plena campaña presidencial en 2016.

"Si hay alguien que pueda dar una conexión entre la campaña y el gobierno ruso, podría ser Kilimnik", señaló Nick Akerman, ex asistente especial en el caso Watergate, el escándalo político que provocó en 1974 la renuncia del entonces presidente republicano, Richard Nixon.

Los abogados de Manafort argumentan que en las presentaciones no rompió su acuerdo porque nunca tuvo la intención de engañar a nadie.

El documento conocido esta semana dice en un pasaje: "Es cierto que después de que el fiscal especial compartió las pruebas sobre las reuniones y comunicaciones del Sr. Manafort con Konstantin Kilimnik, el Sr. Manafort recordó que tuvo (o pudo haber tenido) algunas reuniones o comunicaciones adicionales con el Sr. Kilimnik que inicialmente no había recordado. El Gobierno concluye de esto que las respuestas iniciales del Sr. Manafort a las consultas sobre sus reuniones e interacciones con Kilimnik fueron mentiras".

Todo el texto que sigue debería haber estado redactado de modo que no fuera visible:


Otra parte del texto que no debería haberse hecho visible revela que Manafort habría compartido datos de la campaña de Trump nada menos que con Kilimnik (recordemos: un hombre que EEUU considera relacionado con la inteligencia rusa):


Qué revela esta nueva información

Desde noviembre se sabía que Mueller rompió el acuerdo con Manafort porque consideraba que no dijo la verdad sobre contactos con Kilimnik y otros asuntos, pero no se sabía a qué se refería.

Ahora, con estos textos erróneamente editados, se supo que los abogados de Manafort trataron de convencer a la justicia de que Manafort no había mentido en estas cosas puntuales: en sus reuniones en Madrid con Kilimnik, en sus discusiones sobre lograr 'un plan de paz' en Ucrania y el hecho de que haya compartido datos de encuestas de la campaña de Trump.

Estas revelaciones plantean nuevos y graves escenarios:


  • Sitúa al jefe de la campaña presidencial republicana hablando con un hombre vinculado a la inteligencia rusa sobre planes y política ucraniana en pleno proceso electoral estadounidense.
  • Sitúa a Manafort compartiendo información de la campaña republicana con un presunto agente ruso.
  • Todo esto, ocurriendo al mismo momento en que una granja de trolls rusos estaban llevando adelante un enorme operativo para influir en las elecciones en favor de Trump, según determinó la inteligencia estadounidense.

Por qué es tan significativo para la investigación

Se trata de un nuevo lazo, hasta ahora desconocido, que potencialmente conecta a la campaña de Trump con el gobierno ruso en plena carrera presidencial 2016, justamente el meollo de toda la trama rusa.

Hasta ahora se sabía de contactos y reuniones, como la de la Torre Trump en junio de 2016, en la que el hijo del presidente, Donald Trump Jr., el yerno, Jared Kushner y Manafort se reunieron con emisarios rusos para obtener datos 'sucios' sobre la oponente electoral, Hillary Clinton.

También se sabía de contactos no informados de funcionarios de la campaña y equipo de trancisión de Trump con el entonces embajador ruso en Washington, Sergei Kislyak.


Pero esta revelación llevaría esos contactos un paso más allá.

Clint Watts, analista del Instituto de Investigación de Política Exterior dijo sobre esta revelación a The New York Times: "Esto es lo más cercano que hemos visto a la colusión". Pero la pregunta que se hace inmediatamente luesgo es: "Ahora, ¿el presidente lo sabía?".

Esta semana, un periodista de ABC le preguntó al presidente si sabía que Manafort estaba compartiendo datos de su campaña con los rusos. "No. No sabía nada de eso", respondió.

Y ahora qué

Informes anteriores revelaron que Manafort le debía dinero al oligarca ruso Oleg Deripaska, vinculado con el presidente de ese país, Vladimir Putin. Reportes han indicado que el exjefe de campaña de Trump posiblemente buscó sacar provecho de su posición para reestablecer su relación con Deripaska y que las reuniones con Kilimnik pudieron haber tenido ese objetivo.

Por ello no se puede dilucidar aún si Manafort y sus reuniones con el presunto agente ruso fueron por sus negocios personales o tienen que ver con una posible colusión de la campaña con los rusos.

Según los documentos, Manafort no solicitará una audiencia para rebatir las acusaciones de que ha mentido. El equipo legal trató de convencer a la justicia de que Manafort trató de cooperar y que no mintió. Si finalmente se se determina que Manafort mintió intencionalmente al FBI, el gobierno podría buscar una sentencia más dura contra él.

Los rostros del ‘Rusiagate’, la investigación que incomoda al presidente Trump (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés