Trump teme que la entrevista con el fiscal del 'Rusiagate' termine siendo una "trampa"

Tras meses de negociaciones entre el fiscal especial Robert Mueller y su equipo de abogados, el presidente parece estar descartando la posibilidad de sentarse a responder preguntas de los investigadores, según dijo en una entrevista con la agencia Reuters.
21 Ago 2018 – 12:10 PM EDT

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el lunes estar preocupado por la posibilidad de que cualquier declaración bajo juramento que brinde al fiscal especial Robert Mueller se use para presentar cargos de perjurio en su contra como parte de la investigación sobre la interferencia electoral de Rusia.

En una entrevista con la agencia de noticias Reuters, Trump se hizo eco de las preocupaciones de su principal abogado en la investigación, Rudy Giuliani, quien advirtió que cualquier reunión con Mueller podría ser una "trampa de perjurio".

Siguiendo esa misma línea, el presidente expresó su temor a que los investigadores pudieran comparar sus declaraciones con las de otros que han testificado en la investigación, como el exdirector del FBI James Comey, y que cualquier discrepancia sea usada en su contra.

"Así que si digo algo y él (Comey) dice algo, y es mi palabra contra la suya, y él es el mejor amigo de Mueller, entonces Mueller podría decir: 'Bueno, le creo a Comey', e incluso si digo la verdad, eso me hace un mentiroso. Eso no es bueno".

A pesar de sus preocupaciones, Trump no comentó si finalmente aceptaría una entrevista con Mueller, quien, entre otras cosas, está investigando si el equipo de campaña de Trump se tuvo coordinación con los rusos durante las elecciones del 2016 para perjudicar a su contrincante demócrata Hillary Clinton y si el mandatario ha obstruido la investigación.


El presidente también se negó a decir si podría despojar a Mueller de su autorización de seguridad, como hizo la semana pasada con el exdirector de la CIA John Brennan, quien había criticado en repetidas ocasiones su manejo de la política exterior y los problemas de seguridad nacional.

"No lo he pensado mucho", destacó.

Recuerdos de Nixon y el Watergate

En las últimas semanas, el mandatario ha arreciado las críticas que hace a la investigación de Mueller, a quien calificó como una “desgracia” y de estar predispuesto en su contra, a pesar de que el exdirector del FBI es un hombre que goza del respeto de la clase política en Washington (además de que está registrado como republicano).

Durante la entrevista, Trump advirtió que tiene el poder para intervenir la marcha de la investigación, pero que ha decidido no hacerlo por el momento.

“Yo puedo entrar y hacer lo que sea. Puedo detenerla si quiero. Pero he decidido mantenerme fuera. Estoy totalmente autorizado para involucrarme si quisiera”, insistió el mandatario.


Aunque el presidente tiene la autoridad para ordenar la detención de una investigación federal -aún una que se centra en él o asociados suyos, como esta- la tradicional independencia con la que funciona el Departamento de Justicia hace que una medida similar genere una grave tormenta política en Washington.

La supervisión del ‘Rusiagate’ está en manos del vicefiscal Rod Roseinstein, luego de que el fiscal general Jeff Sessions se recusara al demostrarse que no reveló los contactos que tuvo con funcionarios rusos durante la campaña electoral cuando se le preguntó en el proceso de confirmación en el Senado.

Muchos recuerdan la llamada ‘Masacre de la noche del sábado’ del 20 de octubre de 1973, cuando el presidente Richard Nixon tuvo que despedir a su fiscal general y al segundo de este para poder hacer que se detuviera la investigación del Watergate.

Diez meses después, Nixon terminó renunciando a la presidencia, el primero en la historia del país.

Estos son los 8 nombres claves en la investigación sobre el Rusiagate

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés