null: nullpx

Trump felicita a China por el Año Nuevo (con retraso) y ahora le ofrece una relación "constructiva"

En la campaña Trump fue muy duro con Pekín, al que acusó de ser la causa de la destrucción de empleos en EEUU y manipular su moneda. Esa retórica parece haber cambiado con una carta que envió anoche la Casa Blanca al gobierno chino.
9 Feb 2017 – 6:35 AM EST

La cooperación entre Washington y Pekín es la "única opción" para ambos países, aseguró este jueves el ministerio de Asuntos Exteriores después de que el presidente de EEUU, Donald Trump, enviara una carta a su homólogo chino, Xi Jinping, planteándole una "relación constructiva".

Lo Casa Blanca informó el miércoles a última hora del envío de la misiva en la que el presidente Trump planteó a su homólogo chino, Xi Jinping, "una relación constructiva que beneficie tanto a Estados Unidos como a China".

El portavoz de la cancillería china Lu Kang confirmó en rueda de prensa la recepción de la misiva, en la que Trump felicitó a la nación (con retraso) por el Año Nuevo chino, que empezó el pasado 27 de febrero.

Se trata del primer gesto de Trump hacia China desde que llegó a la Casa Blanca hace casi tres semanas y responde a una felicitación que le envió el líder chino con ocasión de su investidura el pasado 20 de enero.


Fotos: Desfilan en las calles de NY para celebrar el Año Nuevo Chino

Loading
Cargando galería

"No confrontación"

"China otorga gran importancia al desarrollo de las relaciones entre China y EEUU (...) La cooperación es la única y mejor opción para ambos países", señaló Lu en declaraciones recogidas por la Agencia Efe.

El portavoz reiteró que Pekín trabajará para garantizar el crecimiento de los lazos entre ambos países, siempre sobre la base "de la no confrontación y el respeto mutuo".


La comunidad internacional está pendiente de los próximos del futuro de la relación de ambas potencias mundiales, después de que durante su campaña Trump haya culpado a China (además de México) del déficit comercial de Estados Unidos y de la pérdida de puestos de trabajo debido a las deslocalizaciones, una tendencia que ha prometido invertir con mano dura frente a Pekín.

En su ronda de contactos con líderes mundiales desde que asumió su cargo, Trump todavía no ha hablado directamente con Xi por teléfono y hasta ahora no había felicitado personalmente al régimen chino por el Año Nuevo, un gesto habitual entre ambas naciones.

El portavoz rehusó responder a si habrá una llamada entre ambos mandatarios y se limitó a reiterar que, desde su llegada al poder, ambas potencias han mantenido "una estrecha interacción".

Fuentes diplomáticas en Beijing citadas por la agencia Reuters señalaron que hay cierto temor en China a que Xi se sienta humillado en caso de que haya una conversación telefónia con Trump y no vaya bien (como pasó con el primper ministro de Australia) y los detalles se filtren a los medios de comunicación estadounidenses.

La relación no empezó con buen pie después de la llamada de Trump con la presidenta taiwanesa, Tsai Ing-wen, rompiendo con una tradición diplomática de cuatro décadas, que propició una queja formal de China, que reivindicó que "sólo existe una China y que Taiwán es parte inalienable del territorio chino".

De momento, el presidente de EEUU no ha llevado a cabo sus amenazas comerciales contra China, por lo que en el país asiático sigue la incertidumbre.

Sistema antimisiles

La única pista que, hasta ahora, ha dado Trump es en materia de seguridad, uno de los puntos de fricción entre ambas potencias, a través de la visita del nuevo jefe del Pentágono, el general James Mattis, a Seúl y Tokio este mes.

Mattis ratificó el compromiso de Washington con el despliegue del sistema antimisiles THAAD en Corea del Sur y con la defensa de las islas Diaoyu (Senkaku para los japoneses), disputadas entre Tokio y Pekín, lo que generó críticas por parte del régimen chino.

El Gobierno chino urgió a Estados Unidos que se abstenga de desplegar el THAAD y pidió que no se entrometa en la disputa
territorial que mantiene con el Ejecutivo japonés respecto a las Diaoyu, que actualmente son gestionadas por Tokio.


Más contenido de tu interés