null: nullpx

Trump nombra a un 'halcón' para manejar la oficina para refugiados y le cae una ola de críticas

El presidente propone a Ronald Mortensen para secretario asistente para Población, Refugiados e Inmigración, un hombre de línea dura que promueve una política migratoria restrictiva y pertenece a grupos calificados por algunos como de odio.
25 May 2018 – 06:21 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

La propuesta del presidente Donald Trump de encargar a un ‘halcón’ en política migratoria para dirigir la oficina del Departamento de Estado que lidia con refugiados y asilados ha generado un revuelo entre organizaciones de defensa de derechos de los inmigrantes.

La Casa Blanca someterá a consideración del Senado la nominación de Ronald Mortesen para secretario asistente para Población, Refugiados e Inmigración, la oficina del Departamento de Estado que maneja los casos de quienes solicitan asilo y refugio en EEUU.

Mortensen es un diplomático de carrera que ha trabajado con la Agencia Internacional para el Desarrollo del gobierno estadounidense y ha estado en misiones en Francia, Australia, Canadá y varios países de África.

En el comunicado con el que anunció la postulación, la Casa Blanca destaca que Mortensen ha trabajado en “respuestas humanitarias que han salvado vidas y aliviado el sufrimiento de millones de personas en Irak, Siria, Mali, Libia, Haití, Etiopía, Líbano, Paquistán, Sudan, la República Democrática del Congo y muchos otros países de África Occidental”.

Pero su nombramiento no ha caído bien entre grupos de defensa de los derechos de los inmigrantes, que cuestionan la línea dura que consideran que ha mostrado Mortensen como miembro del Centro de Estudios de Inmigración, una organización calificada como grupo de odio por algunos, que promueve una política migratoria más restrictiva que controle la llegada de indocumentados y reduzca al mismo tiempo la inmigración legal.

De ser ratificado por el Senado, Mortensen administrará la política de Trump para refugio y asilo, un programa que se ha reducido notablemente desde que empezó el gobierno republicano en enero de 2017.


Grupos de defensa de los refugiados acusan a la administración de hacer que el sistema de admisiones sea tan difícil que esperan que este año se procesen unos 20,000 casos, la mitad del número asignado y una cuarta parte de lo que Washington aceptaban bajo la presidencia de Barack Obama.

Aunque la política restrictiva de Trump ha sido desafiada en cortes y ha visto varios reveses, el gobierno ha logrado enlentecer el sistema de admisiones mediante recortes presupuestarios y el aumento de las exigencias a quienes aspiran obtener algún tipo de protección en EEUU.

Hombre de línea dura

Poco después del anuncio, la Coalición para los Derechos Humanos de los Inmigrantes (Chirla, por sus siglas en inglés) emitió un comunicado pidiendo al Senado no confirmar al candidato del presidente a quien compararon con un “lobo encargado de cuidar un rebaño de ovejas”.

“Nominar a Donald Mortensen para trabajar con los vulnerables entre los más vulnerables inmigrantes como los solicitantes de asilo y de refugio es como poner a un lobo rabioso a cuidar un rebaño de ovejas”, dijo la directora ejecutiva de Chirla, Angélica Salas.

Chirla considera que con su selección, el presidente Trump sigue avanzando su “agenda antinmigrante” y pide al Congreso detener el sufrimiento de ver más familias inmigrantes divididas rechazando la postulación.

Para Frank Sharry, director ejecutivo de America´s Voice, una organización que promueve los “valores americanos”, la selección es un insulto a “los objetivos y la misión, y todo el concepto de asistencia internacional” del Departamento de Estado.

“Es como si (el supremacista blanco) Richard Spencer fuera nombrado jefe de la unidad de derechos civiles del Departamento de Justicia. No es el zorro cuidando el gallinero. Es un monstruo a cargo del gallinero”.


Desde el Centro de Estudios de Inmigración y la Coalición de Utah para la Inmigración Ilegal, grupo del que es fundador, Mortensen ha expresado opiniones radicales sobre los indocumentados en general y los dreamers en particular.

En un artículo que publicó en el sitio web The Hill en marzo del año pasado, el postulado de Trump rechaza los estudios que indican que los inmigrantes indocumentados cometen menos crímenes que el resto de la población, una tesis que también rechaza el presidente.

“La vasta mayoría de inmigrantes ilegales usa números de Seguridad Social fraudulentamente obtenidos. Poseen licencias de conducir falsas, falsas “green cards”, certificados de nacimiento fraudulentos y otros documentos que ciudadanos estadounidenses y residentes legales tienen”.

Mortensen también es un duro crítico de DACA, el programa para dar permisos de trabajo a inmigrantes que llegaron a EEUU traídos por sus padres siendo menores de edad y en otro escrito acusó a sus beneficiarios de “destruir el fututo de niños estadounidenses inocentes”.

Comparte
RELACIONADOS:PolíticaRefugiadosInmigración

Más contenido de tu interés