null: nullpx
Refugiados

Cierran programas de ayuda a refugiados en EEUU ante el recorte de fondos durante el gobierno de Trump

Se espera que este año apenas 20,000 refugiados puedan ingresar a Estados Unidos, comparado con los más de 100,000 que lo hicieron en años pasados. Como resultado, la administración de Trump está recortando fondos a grupos sin fines de lucro que ayudan a acogerlos.
24 Abr 2018 – 02:50 PM EDT
Comparte
Migrantes centroamericanos, muchos de ellos mujeres y niños, formaron parte de una caravana en abril para buscar refugio en México y Estados Unidos. Crédito: Felix Marquez/AP

La política de la administración Trump para reducir el flujo de refugiados a Estados Unidos está causando que los centros de reasentamiento de refugiados en todo el país cierren sus puertas o recorten personal debido a la falta de clientes y fondos federales, señalan los grupos.

Church World Service, una de las nueve agencias responsables del reasentamiento de refugiados, ha cerrado 10 de sus centros en todo el país, mientras que la Iglesia Católica de Estados Unidos ha tenido que despedir personal en sus 75 centros. El Comité Internacional de Rescate (IRC, por sus siglas en inglés), que administra una red nacional de 28 oficinas de reasentamiento, ya cerró un centro en Midland, Texas, y cerrará dos más este verano en Miami y Garden City, Kansas.

Florida ha cerrado 12 de sus 25 oficinas de reasentamiento de refugiados en los últimos meses, según el Departamento de Niños y Familias (DCF, por sus siglas en inglés), que supervisa el reasentamiento de refugiados en coordinación con el Departamento de Estado y grupos privados sin fines de lucro.

Como resultado, algunos estados que durante décadas recibieron refugiados, ahora temen que se pierda la infraestructura vital de servicios sociales construída durante décadas, y que sea difícil reconstruirla si se recupera el número de refugiados.

Los efectos en las oficinas del estado para ayudar a los refugiados que llegaron por medio de un asilo vinieron después de la decisión del año pasado del presidente Trump de limitar los ingresos anuales a 45,000 dólares, el más bajo desde 1980. Con la administración del presidente Barack Obama, el tope anual fue de 110,000.

" El programa de refugiados es una mera sombra de lo que era", dijo Cheryl Little, directora de Americans for Immigrant Justice (AIJ), un grupo de defensa de inmigrantes de larga data en Miami. "Estados Unidos le está dando la espalda a personas desesperadamente necesitadas de nuestra protección, bajo pretextos de seguridad nacional", agregó.

"Es muy desalentador", dijo William Canny, director de Migración y Servicios para Refugiados en la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, quien teme que los servicios puedan reducirse aún más cuando la administración Trump anuncie su límite de refugiados para el año fiscal 2019, a partir del 1 de octubre.

"Esperamos otros 45,000. Entendemos que esa será la cifra como máximo, pero podría ser aún más baja", dijo.

Solo 10,000 refugiados hasta el momento en 2018

Los defensores de los refugiados acusan a la administración de hacer que el sistema de admisiones sea tan difícil que se espera que se procesen unos 20,000 casos, la mitad del número asignado, antes de que acabe el año fiscal 2018 (30 de septiembre).

"En un momento de gran necesidad, Estados Unidos se está retirando precipitadamente de los principios y prácticas que durante tanto tiempo lo han convertido en un modelo global", escribió David Miliband, presidente y director ejecutivo del IRC, en un artículo de opinión publicado por The Washington Post esta semana. "No es exagerado decir que, si las tendencias actuales continúan, el gobierno de Estados Unidos no tendrá un programa de reasentamiento de refugiados al final de esta administración", agregó.

La web del Programa de Admisión de Refugiados del Departamento de Estado de Estados Unidos dice: "Estados Unidos está orgulloso de su historia de recibir a inmigrantes y refugiados". Y continúa: "El programa de reasentamiento de refugiados de Estados Unidos refleja los más altos valores y aspiraciones de Estados Unidos de compasión, generosidad y liderazgo".

Las oficinas, administradas por agencias sin fines de lucro principalmente religiosas que tienen contrato con el gobierno de Estados Unidos, brindan una variedad de servicios a los refugiados, ayudándolos a encontrar vivienda y empleos, y a elegir los servicios de salud y educación.

El programa se redujo drásticamente después de que la administración Trump buscara el año pasado prohibir los viajes a los refugiados de los países musulmanes, así como reducir la cuota anual de admisiones. El gobierno dijo que el programa no había sido adecuadamente revisado y que abría la puerta a posibles terroristas.

El Departamento de Estado no respondió de inmediato a una solicitud para conocer su opinión.

Cargando Video...
Animación: la compleja guerra de Siria explicada en tres minutos a través de los ojos de una niña

"Hemos tenido una excelente colaboración público-privada durante décadas que se ha roto repentinamente", agregó, y señaló que no hay evidencia de refugiados que hayan recibido asistencia que cometan actos de terrorismo en Estados Unidos.

Después de que Trump condenara las "caravanas" en México, los migrantes dicen que solo buscan seguridad. Canny observó que la Oficina de Población, Refugiados y Migración del Departamento de Estado ha visto una serie de bajas de personal de alto nivel desde que Trump asumió el cargo, que no han sido reemplazadas. " Tenemos un vacío de liderazgo que ciertamente está contribuyendo a la incertidumbre", dijo.

En una declaración enviada por correo electrónico, una vocera del Departamento de Estado dijo que los recortes están diseñados para "mejorar la eficiencia" de acuerdo con la cantidad de refugiados. Era "demasiado pronto para determinar" cuáles serán los números finales de admisión de refugiados para este año fiscal, continuó la vocera, señalando que se necesitaban procedimientos de investigación adicionales para proteger "la seguridad del pueblo estadounidense ... (y) ... para identificar amenazas a la seguridad pública y la seguridad nacional".

"El techo de admisiones para refugiados de 45,000 no es una cuota, pero representa un límite superior de admisiones de refugiados para este año fiscal", agregó.

54% de caída

La Iglesia Católica de los Estados Unidos dice que su carga de trabajo ha disminuido en un 54% en los últimos dos años. En 2016, las agencias de Caridades Católicas reasentaron a 21,008 refugiados o el 25% de los 84,994 refugiados totales admitidos. Hasta el mes de marzo de 2018, el número ha disminuido a 3,501 refugiados o el 33% de los 10,548 refugiados admitidos.

Como ejemplo de la reducción en los totales de refugiados para países individuales en 2017, 6,996 refugiados llegaron de Iraq. La cifra para la primera mitad del año fiscal que finaliza el 30 de septiembre es 107. Las cifras comparables para Irán son 2,577 y 31. Cuarenta y cuatro sirios vulnerables han encontrado seguridad aquí, en comparación con 6,557 el año pasado (45% eran niños menores de 14 años).

"Esa es realmente una abdicación vergonzosa de nuestras responsabilidades de cuidar a los refugiados en todo el mundo", dijo Erol Kekic, director del Programa Internacional para los International Refugee Program at Church World Service.

" Es muy probable que la infraestructura (de reasentamiento de refugiados) se pierda en algunas comunidades. No es algo que se puede encender y apagar", señaló, agregando que CWS ha reducido sus operaciones a 22 centros en 19 estados.

IRC abrió su oficina en Miami en 1960, principalmente para ayudar a los refugiados que huyen de la revolución en Cuba, así como a las víctimas de la trata de personas y los desastres provocados por los huracanes en los últimos años.

"Ha sido una oficina emblemática para el IRC y brindó servicios a miles de personas durante décadas", dijo el IRC en un comunicado.

Miami ha visto una gran caída en el número de inmigrantes después de que el gobierno de Obama pusiera fin a una política de larga data de tratamiento especial para cubanos que huyen de la isla comunista (la llamada "pies secos, pies mojados") en uno de sus últimos actos antes dejando la oficina en enero de 2017.

Loading
Cargando galería
Comparte
RELACIONADOS:RefugiadosRefugiados Sirios

Más contenido de tu interés