null: nullpx
Política

Termina abruptamente la cumbre entre Donald Trump y Kim Jong Un sin acuerdo sobre desnuclearización

El presidente dijo que la reunión con el líder norcoreano fue "muy amistosa", pero "a veces tienes que irte" al final de una negociación. Previamente, ambos mandatarios consideraron positiva la idea de abrir oficinas de enlace en Washington y Pyongyang.
28 Feb 2019 – 2:03 AM EST

Las conversaciones cara a cara en Vietnam entre el presidente de EEUU, Donald Trump, y el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, parecían dirigirse a buen puerto pero terminaron la mañana de este jueves rompiendo el guión preestablecido por ambas delegaciones, que se levantaron de la mesa sin un acuerdo conjunto.

El abrupto e inesperado final de la cumbre, la segunda que protagonizan ambos mandatarios, fue anunciada por la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, en una escueta declaración a los medios: "En este momento no se llegó a ningún acuerdo, pero sus respectivos equipos esperan reunirse en el futuro".

Con la mesa arreglada para lo que pretendía ser un almuerzo conjunto, las delegaciones de ambos países abandonaron el Sofitel Legend Metropole del centro de Hanoi, donde se realizaron las reuniones, en convoyes separados.

En una rueda de prensa en solitario, el presidente Trump dijo: "A veces tienes que irte" de las negociaciones.

Trump explicó lo que fue el punto de quiebre de las conversaciones: Kim pedía el levantamiento de todas las sanciones a Corea del Norte y el mandatario estadounidense no aceptó.

"Ellos estaban dispuestos a llevar a cabo una desnuclearización (...) básicamente ellos querían el levantamiento de todas las sanciones y nosotros no podíamos hacerlo", declaró Donald Trump.

Agregó a los periodistas que no "quiere hablar de aumentar las sanciones" y añadió: "Son fuertes, hay mucha gente estupenda en Corea del Norte que también tiene que vivir".

A pesar del precipitado final del encuentro en Hanoi, el presidente señaló que su reunión con Kim "fue muy amistosa".

"Simplemente nos caemos bien. Existe una cordialidad entre nosotros y espero que dure, creo que sí", declaró Trump tras la reunión.

Preguntado sobre si se acordó una tercera reunión con el líder norcoreano, después de las de Singapur y Hanoi, Trump declaró: "No, veremos si sucede".


Oficinas de interés en Washington y Pyongyang

Antes de conocerse el precipitado final de la cumbre, Kim respondió a preguntas de reporteros occidentales (algo que no había hecho hasta ahora), y se refirió al polémico tema que centró las conversaciones: la desnuclearización de la península coreana.

"Si no tuviera voluntad de hacerlo, no estaría aquí ahora", respondió Kim a un periodista, tras implorarle a los representantes de los medios de comunicación: “No levanten la voz, por favor. Esto no es como tratar con Trump".

A la pregunta de otro periodista que inquirió sobre los pasos concretos que está dispuesto a dar para desnuclearizarse, Kim respondió: "Eso es lo que estamos tratando ahora mismo".

Trump recibió las palabras de Kim como música para sus oídos: son "probablemente la mejor respuesta que hayan oído jamás", dijo.

El mandatario estadounidense parecía rebajar deliberadamente parte de la presión sobre Pyongyang declarando que “no hay apuro. Solo queremos lograr el acuerdo correcto”.


Ambos líderes parecieron encontrar además un terreno común momentos más tarde cuando reporteros preguntaron a Kim por una posible apertura de una oficina de enlace estadounidense en el Norte. Trump declaró que "no es una mala idea" y su homólogo señaló que era "bienvenida". Una oficina así supondría que Washington estaría presente por primera vez en el país.

A Trump se le preguntó a su vez sobre una posible declaración sobre el fin de la Guerra de Corea (1950-53) y el presidente de EEUU dijo que "en última instancia tendremos un acuerdo que será muy bueno para el líder Kim y su país".

"No significa que vayamos a acordarlo en un solo día, en una sola reunión, pero de verdad creo que con este gran liderazgo Corea del Norte tendrá mucho éxito" añadió.

Cuando los reporteros le preguntaron a Kim si se estaba hablando sobre la pésima situación de los derechos humanos en Corea del Norte durante la cumbre, Trump tomó la palabra y aseguró que están debatiendo sobre todos los asuntos posibles.

Lo que pasó antes del corte abrupto

Antes, y acompañados solo por traductores, ambos líderes mostraron familiaridad al inicio de las negociaciones de la segunda jornada de la cumbre. Luego de un encuentro privado de 40 minutos, los mandatarios dieron un paseo por los exuberantes jardines del Hotel Metropole, charlando mientras pasaban junto a una piscina antes de que se les unieran sus asesores para continuar al diálogo.

"La relación es muy fuerte y, cuando tienes una buena relación, pasan muchas cosas buenas”, manifestó Trump, agregando que "se presentaron muchas ideas geniales” en su cena de la noche anterior, sin ofrecer más detalles.

"Creo que desde ayer todo el mundo está mirando hacia aquí ahora mismo”, dijo Kim a través de su traductor. "Estoy seguro de que todos ellos estarán viendo el momento en el que nos sentamos juntos como si viesen una película de fantasía”.

Los escépticos han alertado que un eventual acuerdo con Corea del Norte sobre desnuclearización no afectaría a una parte significativa de los misiles nucleares norcoreanos y privaría a Estados Unidos de su ventaja negociadora en el futuro.

Horas antes de su encuentro con Kim, el exabogado personal de Trump, Michael Cohen, ofreció uno explosivo testimonio en el Congreso durante el que afirmó que su antiguo jefe es un "estafador" que mintió sobre sus intereses comerciales con Rusia.

La situación en Washington ha elevado la preocupación porque Trump, ansioso por llegar a un acuerdo, conceda demasiado a Kim a cambio de muy poco. El primer encuentro entre los dos en junio estuvo cargado de imágenes históricas pero fue escaso en cuanto a pactos para que Pyongyang entregue su arsenal nuclear

Kim y Trump en Vietnam: la segunda cumbre entre un líder norcoreano y un presidente de EEUU en ejercicio (fotos)

Loading
Cargando galería

Le dirigeant nord-coréen KimJong Un et le président américain Donald Trump ont quitté jeudi dans des convois séparés le lieu de leur sommet à Hanoï sans cérémonie publique de signature d'un accord.

Des questions se posaient sur le déroulement des entretiens, la Maison Blanche ayant avancé la conférence de presse de Donald Trump à l'heure où était prévue une "cérémonie de signature d'un accord conjoint" après les discussions au Sofitel Legend Metropole, luxueux établissement situé en plein coeur de Hanoï.
Noticia en desarrollo...


Publicidad