null: nullpx

Qué cosas aclaró y qué incógnitas dejó el maratónico interrogatorio de Mark Zuckerberg en el Congreso

La mayoría de los legisladores que entrevistaron a Zuckerberg están de acuerdo con que hay que regular Facebook para proteger los datos de sus usuarios. Pero primero tienen que entender qué es y cómo funciona la red social.
14 Abr 2018 – 01:55 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

Esta semana fue intensa para el CEO y fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, quien estuvo sometido a interrogatorios de tres comités de ambas cámaras en dos sesiones en el Congreso que sumaron más de 10 horas de cuestionamientos sobre Facebook.

Martes y miércoles, Zuckerberg respondía sobre el papel de su empresa en la masiva filtración de datos de unos 87 millones de usuarios a los que accedió la consultora Cambridge Analytica (CA), empresa que trabajó para la campaña presidencial de Donald Trump en 2016.

Y mientras el empresario hablaba fueron surgiendo aclaraciones, respuestas y nuevos interrogantes sobre la mayor red social del mundo. Para muchos el punto más inquietante de estas sesiones fue lo poco ilustrados que están muchos en el Congreso estadounidense que, precisamente, son los que tienen que darle forma a las regulaciones de esta compañía difícil de definir.

Aquí, 4 puntos sobre lo que dejó el paso de Zuckerberg por Washington:

1- Qué es Facebook (nadie en Washington parece saberlo)


La red social tiene un problema de definición, casi podría decirse que ontológico, que bien puede deberse a la relativa novedad de su existencia pero que tiene implicaciones importantes para el modelo de negocios y la manera en la que se regula o se busca regular su funcionamiento.

En las varias ocasiones que los congresistas le preguntaron a Zuckerberg qué tipo de empresa era la suya, el CEO no dudó en responder que se trataba de una compañía de tecnología, emparentada con sus similares de Silicon Valley.

“Considero que somos una compañía tecnológica porque la cosa primaria que hacemos es tener ingenieros que escriben códigos y construyen productos y servicios para otra gente”, dijo Zuckerberg este miércoles.

“Sí pagamos para ayudar a producir contenido. Fabricamos software empresariales para (manejar) el contenido que la gente comparte en Facebook”, afirmó.

Por otro lado, también admitió que Facebook es "responsable del contenido de su plataforma", algo que parece posicionar a la red social como algo mucho más grande que un mero vehículo para el contenido de los usuarios.

Pero la definición no es trivial, si la red social fuera caracterizada como un medio de comunicación enfrentaría regulaciones más severas, particularmente en el manejo de espacios publicitarios, como sucede con televisión, radio, medios impresos y otros.

Una empresa de tecnología, un medio de comunicación, una compañía de telecomunicaciones, una tienda virtual... ¿qué es Facebook? La empresa no cabe en ninguna de esas definiciones y bien puede ser un poco de todas.

Hay quienes señalan que para Facebook -y otras plataformas sociales- ha sido conveniente no definirse hasta el momento porque esta situación aparentemente 'amorfa' les pudo haber ayudado a sortear diversas regulaciones.

2- El tema de las regulaciones


Justamente, eso de las normas para su eventual regulación, es uno de los temas más complejos que enfrentan las redes sociales.

El escándalo de CA y la penetración de trolles rusos que trataron de perturbar el debate político en redes durante la campaña presidencial de 2016 han puesto de manifiesto para algunos la necesidad de supervisar el trabajo de las redes como Facebook.

Hasta ahora, estas nuevas plataformas se han autoregulado y aunque por tendencia general las empresas, particularmente las tecnológicas, no ven con mucho entusiasmo en que se les establezcan nuevos controles desde instancias gubernamentales, Zuckerberg se mostró abierto a la posibilidad.

“Mi posición no es que no debería haber regulación. La cuestión es, a medida que internet se hace cada vez más importante para la vida de las personas, cuál es la regulación correcta, no si debe haber o no”, dijo el CEO.

Lo cierto es que el empresario no ahondó en detalles pero, como hizo varias veces en los dos días que estuvo respondiendo en el Capitolio, ofreció poner a "su equipo" en contacto con los congresistas para ayudar a coordinar la redacción de esas normas.

De hecho, Zuckerberg alabó lo establecido en la Regulación General de Protección de Datos, la ley europea que entrará en vigencia el próximo mes que permitirá que los usuarios tengan la posibilidad de solicitar un reporte de quién tiene sus datos personales y solicitar que sean borrados si así lo desean.

Aunque en el Congreso se ha presentado varios proyectos para la protección de datos hasta ahora no ha habido acuerdo para sancionar una ley.

El escándalo de CA y este modelo europeo podrían ayudar a que los congresistas decidan de una vez sancionar un código de regulación que proteja a los usuarios y nos los deje a merced de la voluntad y el sentido de responsabilidad de las compañías que manejan esa información.

3- Cómo regularán algo que no entienden


Otra de las cosas que quedaron manifiestas en los interrogatorios a Zuckerberg es que muchos de los políticos que serán los encargados de labrar las normas para regular estas plataformas sociales ignoran los vericuetos del fenómeno que tendrán que reglamentar.

Fueron varios los senadores y congresistas que parecían perplejos y preguntaban, justamente, cómo es que funciona la compañía: desde si Facebook vende los datos de sus usuarios hasta cómo puede ser sostenible económicamente si el servicio es gratis.

"Si (Facebook siempre será gratuito), ¿cómo mantiene un modelo de negocios en el que los usuarios no pagan por su servicio?", preguntó Orrin Hatch, senador republicano por Utah.

"Senador, vendemos avisos publicitarios", repondió con Mark Zuckerberg, entre socarrón e incrédulo.


En audiencias que buscan respuestas sobre la mayor filtración de datos de la historia de las redes sociales los legisladores peguntaron cosas como: si Facebook era un monopolio, o por qué aparecen de pronto anuncios de tal chocolate, o si la red social espía las conversaciones o videollamadas.

Este tipo de cuestionamientos abundaron en las 10 horas de interrogatorio. Muchos señalaron que los legisladores entrevistaron a Zuckerberg sin tener el conocimiento necesario sobre temas como la privacidad de datos o algunas de las prácticas comerciales de la compañía.

Hay quienes creen que ponerle límites a Facebook será complicao si los responsables de la formulación de políticas no entienden qué hace Facebook.

Expertos señalan que el fuerte lobby que ejercen en Washington empresas como Facebook y otras gigantes de Silicon Valley convierte en poco probable que el Capitolio favorezca regulaciones demasiado rígidas sobre estas empresas. Solo en 2017, Facebook gastó más de 11 millones de dólares en lobby federal.

Otros, en cambio, creen que la intromisión rusa en la campaña presidencial estadounidense de 2016 (que se sirvió fundamentalmente de redes sociales para su fin) y este escándalo de CA pueden forzar y acelerar legislaciones al respecto.

Zuckerberg, tibio, dijo que era 'inevitable' que haya más regulaciones y se mostró dispuesto a colaborar con Washington, pero ningún planteo certero ha salido hasta el momento.

4- Zuckerberg ganó dinero mientras testificaba

Hay un mayoritario consenso en que Zuckerberg lo hizo bien en la primera audiencia de su vida en el Capitolio, un escenario por lo general intimidante.

Defendió correctamente a su empresa, se escudó en varias ocasiones en aquello de que el exponencial crecimiento de Facebook en tan pocos años hacen esperable que la compañía cometa errores. Pidió disculpas decenas de veces por esos errores y mostró buena predisposición para trabajar en pos de evitar descalabros similares en el futuro.

Zuckerberg escuchó algunas preguntas desafiantes, pero su paso por el Congreso no tuvo grandes tropiezos. Proyectó confianza, y eso se vio reflejado en el mercado bursátil.

Mientras testificaba, las acciones de su empresa aumentaron en un 5.7% en los dos días. Aunque cayeron un poco el jueves por la mañana, la semana terminó en saldo positivo: las acciones de Facebook ganaron cerca de un 4,5% desde el inicio de las operaciones el martes por la mañana.

El propio CEO aumentó su fortuna personal en unos 3,000 millones de dólares en los últimos días. Sin embargo, la acción de la empresa había perdido terreno en un 7% este año, en especial desde que en marzo estallara el escándalo de CA.

Estas noticias son buenas para Zuckerberg pero el rebote en el precio de las acciones, signo de mejora de la salud financiera de la empresa, también parece un indicador de que ni Facebook ni el Congreso han recibido lo suficientemente fuerte el mensaje de la necesidad de un cambio radical.

Analistas señalaron a CNN que esto se percibe como que la red social podría enfrentar algunos pedidos de más regulación, pero en el fondo pocos creen que Facebook y otras redes sociales serán fuertemente reguladas en el futuro cercano.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés