null: nullpx

Promotor del embargo a Cuba es nombrado en el equipo de transición de Trump

Mauricio Claver-Carone fue nombrado como parte del equipo asignado al Departamento del Tesoro, que maneja la ejecución de los embargos comerciales.
22 Nov 2016 – 9:03 PM EST

Una de las voces más críticas del deshielo en las relaciones del gobierno estadounidense con Cuba, Mauricio Claver-Carone, fue nombrado este lunes como miembro del equipo de transición del presidente electo Donald Trump, algo que celebran los líderes cubanoamericanos conservadores en Miami.

Claver-Carone, un cabildero y director ejecutivo del grupo de lobby US-Cuba Democracy PAC, es un fuerte defensor del embargo a Cuba y su nombramiento es una señal de que Trump es serio sobre su promesa de campaña de revertir la política de acercamiento con la isla comunista iniciada por el presidente Barack Obama en diciembre de 2014.

"Espero que se deshaga de todo lo que Obama hizo", dijo Remedios Díaz-Oliver, dueña de una empresa de envíos y parte del comité ejecutivo del US-Cuba Democracy PAC. "Obama nunca recibió nada a cambio. Esa no es la manera de negociar", afirmó.

"Muy orgulloso de mi amigo, patriota y luchador por la libertad Mauricio Claver Carone. Él ayudará a hacer a Estados Unidos grandioso de nuevo", tuiteó Justin Sayfie, un exasesor del gobernador de Florida Jeb Bush.

El US-Democracy PAC se describe a sí mismo como "el más grande y único comité de política exterior en Estados Unidos" y ha contribuido con millones de dólares a miembros del Congreso en la última década para prevenir el levantamiento del embargo.

Obama reestableció las relaciones diplomáticas con Cuba en el verano de 2015 y flexibilizó las restricciones comerciales para hacer negocios en la isla, así como la prohibición para los estadounidenses de viajar a Cuba.

A cambio de esto, el gobierno cubano liberó docenas de disidentes de la cárcel y permitió a una línea de cruceros de Estados Unidos así como a varias aerolíneas iniciar operaciones en la isla. Pero las libertades políticas y económicas en Cuba se mantienen restringidas por el gobernante Partido Comunista.

Claver-Carone, abogado nacido en Florida y exasesor del Departamento del Tesoro bajo la administración de George W Bush, fue nombrado como parte de un equipo enviado para organizar la transición en el Departamento del Tesoro, la rama ejecutiva encargada de hacer cumplir las regulaciones financieras, incluyendo los embargos comerciales, según The Hill.

Él fue uno de los 12 colaboradores de campaña, exfuncionarios y académicos nombrados el lunes para servir en el llamado "equipo de aterrizaje" de las agencias federales financieras clave.

Al llegar solo tres días después de la designación del senador por Alabama Jeff Sessions como fiscal general, los defensores del acercamiento con Cuba suenan pesimistas. "Sessions y Claver-Carone son una combinación letal para la política con Cuba", dijo uno de los cubanoamericanos que apoyan las políticas establecidas por Obama.

"Absolutamente todo (lo que Obama hizo con Cuba) está ahora a un trazo de una maño pequeña de desaparecer", añadió.

Algunos cubano-americanos críticos de las políticas de Obama dicen que Trump pudo haberse sentido en deuda con el fuerte apoyo que tuvo del exilio cubano en Miami para obtener su victoria en Florida. Sin embargo, otros dicen que el voto cubano estuvo dividido por partes iguales y el tirunfo de Trump en Florida tuvo más que ver con el fuerte número de votantes blancos de clase trabajadora en los suburbios.

En un artículo de opinión publicado la semana pasada en The Miami Herald, Claver-Carone aseguró que "el nuevo curso tomado por Obama en relación a Cuba ha empeorado una situación que ya era mala".

"La represión política en Cuba está en niveles históricos, la migración se ha elevado a niveles no vistos desde el éxodo de los balseros de 1994, las violaciones a la libertad de religión se han incrementado hasta 10 veces y la tasa de crecimiento del llamado 'sector privado emergente' ('cuentapropistas') se ha vuelto negativa", añadió.

En la columna de opinión hizo un llamado a la eliminación del tope de los $100 en la importación del ron y tabacos cubanos para consumo personal, argumentando que las fábricas locales cubanas fueron robadas por el gobierno de Cuba a sus dueños privados luego de la revolución de 1959. "La ley estadounidense y las administraciones anteriores nunca han legitimado un robo así de propiedad privada, tráfico en propiedad robada o apoyado los monopolios estatales cubanos", escribió.

Además, criticó el levantamiento de la prohibición de compañías estadounidenses de hacer negocios con monopolios estatales de Cuba y "funcionarios del regimen", especialmente aquellos involucrados en la represión de los disidentes políticos en la isla.

Sin embargo, se abstuvo de pedir la ruptura de las relaciones diplomáticas.


Lea también:


Más contenido de tu interés