null: nullpx

¿Por qué Trump tomó la decisión extrema de despedir al hombre que investiga los lazos de su entorno con Rusia?

El presidente sacó a James Comey de la jefatura del FBI, mientras se investigan los posibles contactos entre su campaña y la inteligencia rusa que interfirió en las elecciones presidenciales. Los recuerdos del Watergate y Richard Nixon han regresado al debate.
10 May 2017 – 8:45 PM EDT

Donald Trump despidió al investigador que lo investigaba y trajo de vuelta a la memoria de muchos las acciones de otro presidente republicano bajo la lupa del Buró Federal de Investigaciones (FBI): Richard Nixon.

Esa es la lectura que hacen muchos del despido de James Comey como director FBI, independientemente de las razones presentadas por la Casa Blanca y el Departamento de Justicia para explicar la abrupta salida de un funcionario cuyo cargo vencía en 2023.

El despido se produce mientras el FBI estudia los supuestos vínculos entre la campaña electoral de Donald Trump y agentes de inteligencia de Rusia, como el mismo Comey anunció en marzo pasado.

Desde que en 2015 se abrió la investigación por los correos electrónicos de Hillary Clinton cuando era secretaria de Estado, Comey se convirtió en un factor incómodo para los políticos a ambos lados del espectro.

Los demócratas, con Clinton a la cabeza, le achacan la responsabilidad de la derrota electoral. Los republicanos, que empezando por Trump alabaron las acciones del FBI contra Clinton, ahora desconfían de las pesquisas al círculo de la campaña presidencial.

Como resultado, Comey desde hace tiempo es uno de los hombres menos populares en círculos políticos de Washington DC.

Hay quienes se preguntan ¿por qué ahora, nueve meses después de haber cometido el error que se le achaca y que ya en aquel entonces fue señalado por muchos? ¿Por qué no fue despedido cuando Trump llegó a la Casa Blanca?


Trump bajo la lupa

En la carta en la que Trump comunica a Comey su despido escribe que le agradece haberle “informado en tres ocasiones que no estoy bajo investigación”. No se sabe exactamente a qué ocasiones se refiere el mandatario.

Lo cierto es que el círculo político del entonces candidato es objeto de una investigación por parte del FBI. El 19 de marzo, Comey había dicho al Congreso que su buró investigaba las posibles conexiones entre la campaña republicana y la intervención de Rusia en las elecciones presidenciales.

"He sido autorizado por el Departamento de Justicia para confirmar que el FBI, como parte de nuestra misión de contrainteligencia, está investigando los esfuerzos del gobierno ruso para interferir en la elección presidencial de 2016, y eso incluye investigar la naturaleza de cualquier conexión entre individuos asociados con la campaña de Trump y el gobierno ruso", aseguró.

La semana pasada Comey dijo a un comité del Senado que no podía descartar de sus pesquisas a ninguna persona de la campaña, incluyendo al presidente.

El lunes pasado, el ex director de Inteligencia James Clapper, en un comparecencia ante el senado conjuntamente con la ex fiscal general Sally Yates, dejó entrever que hay puede haber una investigación que involucra negocios de Trump con factores en Rusia.


Pecados del 2016

La Casa Blanca esgrime la presentación que hizo Comey en julio de 2016 sobre los hallazgos de su oficina tras un año estudiando los correos electrónicos que envió usando un servidor privado la candidata demócrata Hillary Clinton en sus tiempos como secretaria de Estado.

En aquel momento muchos demócratas criticaron que Comey se saltara los procedimientos oficiales y presentara a la prensa los resultados de esa investigación, recomendando al mismo tiempo al departamento no procesar a la candidata criminalmente, pese a que consideró que la exsecretaria había sido “negligente” en el manejo de sus comunicaciones.

En un memorándum dirigido a su jefe, Jeff Sessions, el vicefiscal general Rod Rosenstein indica que es un “ejemplo de libro de lo que agentes e investigadores federales se les enseña a no hacer”.

En enero, en los últimos días del presidente Barack Obama, el Departamento de Justicia anunció que examinará las acciones del FBI previas a las elecciones y si la agencia siguió los procedimientos apropiados y si algunas decisiones pudieron haber estado basadas en "consideraciones inadecuadas".

El Departamento de Justicia indicó en ese momento que la investigación se activó en respuesta a las quejas de los miembros del Congreso y del público sobre las acciones del FBI y del Departamento de Justicia durante la campaña.

Pero hay una irregularidad en el procedimiento del despido, si consideramos que el fiscal general Jeffe Sessions se había inhibido de actuar en cualquier materia relacionada con el llamado 'Rusiagate', una vez se supo que había escatimado información al Senado sobre sus contactos con el embajador ruso en Washington.

Si bien el FBI depende de la oficina de Sessions, el buró es el que dirige la investigación sobre los vínculos de la campaña republicana con los rusos y su despido descabeza al líder de las averiguaciones.

La masacre de Nixon

En la historia del FBI, solo un director ha sido despedido por un presidente. En enero de 1993, recién llegado a la Casa Blanca, Bill Clinton despidió a William Sessions, un nombramiento hecho en tiempos del republicano Ronald Reagan, en los tiempos del escándalo Irán-Contras, cuando en 1986 el gobierno de EEUU vendió armas al gobierno iraní en plena guerra Irán-Irak y con esas ganancias financió al movimiento Contra nicaragüense.

Sin embargo, el episodio de Comey recuerda a muchos lo que pasó el sábado 20 de octubre de 1973 cuando Richard Nixon, en medio del escándalo del Watergate que finalmente le costó la presidencia, despidió a su secretario de Justicia y al fiscal especial que llevaba la investigación del caso de espionaje político contra el Partido Demócrata.

En las primeras reacciones se ha dicho que la movida de la Casa Blanca de Trump es "nixoniana", aunque la verdad es que Nixon no despidió a un jefe del FBI.

Algunos recuerdan también que la medida de Nixon, conocida como la Masacre de la Noche del Sábado, que buscaba debilitar la marcha de las investigaciones, al final aceleró los eventos que lo convirtieron en el primer presidente forzado a renunciar a su cargo en la historia del país.


Los 10 momentos que llevaron a la abrupta salida de James Comey del FBI

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:PolíticaFBIDonald Trump

Más contenido de tu interés