publicidad
Rueda de prensa de Angela Merkel y Donald Trump

"Por lo menos tenemos algo en común": Trump insiste frente a Merkel en que fue espiado por Obama

"Por lo menos tenemos algo en común": Trump insiste frente a Merkel en que fue espiado por Obama

La canciller alemana fue objeto de espionaje de Estados Unidos durante años como sus predecesores, según documentos filtrados por el exespía Snowden. La tensión se notó en la primera visita de Merkel a la Casa Blanca de Trump.

Los incómodos momentos entre Trump y Merkel durante la visita de la canciller alemana a EEUU Univision

El presidente Donald Trump se negó a retractarse este viernes de sus acusaciones sin pruebas de que el presidente Barack Obama ordenó intervenirle el teléfono, pese a que las agencias de inteligencia y los miembros de su propio partido han asegurado que no hay ninguna indicación de que fuera así. Trump aprovechó la presencia de la canciller Angela Merkel en la Casa Blanca para esquivar las explicaciones.

Cuando un reportero alemán le preguntó en la rueda de prensa si no se arrepentía de los tuits y seguía defendiendo algo sobre lo que no tenía ninguna prueba, Trump dijo mirando a Merkel: "Sobre los pinchazos de la pasada Administración, por lo menos tenemos algo en común, quizás".

publicidad

Merkel fue objeto de espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional (no del presidente, que no tiene esa autoridad), según documentos filtrados por el exespia Edward Snowden. Esos documentos indicaban que la agencia había grabado conversaciones de los cancilleres alemanes al menos desde los años 90.

La canciller primero observó con aire sorprendido a Trump, luego bajó la cabeza y esbozó una media sonrisa. No mencionó el asunto en su respuesta al periodista.

Trump no se arrepiente de sus acusaciones de espionaje y le dice a Merkel: "Por lo menos tenemos algo en común" Univision


Trump dijo que "raramente" se arrepiente de sus tuits y que gracias a ellos ha ganado la Presidencia.

Merkel se esforzó por señalar la importancia de las conversaciones y del diálogo, pero la rueda de prensa no fue tan cordial como la de Trump con otros líderes, como la británica Theresa May. La canciller no ocultó las divisiones, pero intentó hablar en todo positivo. "Es mejor hablar el uno con el otro que el uno sobre el otro", dijo.

Aun así, quedó claro que la tensión que sigue existiendo. Interrogados sobre comercio, Trump dijo una y otra que vez que algunos países se habían aprovechado de Estados Unidos y que ahora tenrán que acostumbrarse a un Estados Unidos "más fuerte". Merkel, intentando reconducir la conversación, contestaba que lo bueno de un acuerdo comercial es "cuando ganan las dos partes" y que, en cualquier caso, los acuerdos comerciales los negocia la Unión Europea.

El uno sobre la otra

La conservadora alemana se ha convertido en la referencia de la democracia liberal en Occidente y es blanco de críticas desde hace meses del republicano, que ha descrito su política de acogida de refugiados como “un error catastrófico”.

Cuando la revista Time eligió a Merkel el personaje de año a finales de 2015, Trump tuiteó que estaba "arruinando Alemania".

A Trump le caía mejor Merkel antes de ser candidato. En 2013, la alabó por la recuperación de la economía alemana.

Personalidades opuestas

Más allá de las políticas concretas, Merkel y Trump tienen personalidades opuestas. Merkel, hija de un pastor luterano y una profesora polaca, creció en Berlín Oriental y tiene un estilo de vida austero en un apartamento, según ella, mal iluminado. Trump, hijo de un constructor, está acostumbrado a presumir de su riqueza y le gusta estar rodeado de cosas doradas.

Su relación pública ha empezado este viernes con una escena incómoda ante las cámaras. Antes de la rueda de prensa, durante el tradicional posado en el despacho oval de la Casa Blanca, los dos líderes estuvieron silenciosos. Los fotógrafos pidieron un apretón de manos y cuando Merkel se lo pidió a Trump, él no contestó, tal vez distraído (ver video).

Relacionado
En video: el incómodo momento cuando Trump no le da la mano a Merkel
El momento en el que Donald Trump no le da la mano a Angela Merkel
El presidente estadounidense y la canciller alemana no se dieron las manos en un encuentro con los periodistas pese a las solicitudes de los reporteros.

Para Merkel, es esencial mantener la alianza con Estados Unidos en comercio, seguridad e incluso la lucha contra el cambio climático, un área donde espera convencer a Trump.

En julio será la anfitriona del G-20 en Hamburgo y quiere que Trump no cree polémicas.

Por eso este viernes, la canciller alemana se centró en los negocios. Merkel estaba rodeada de empresarios de su país, entre ellos los consejeros delegados de BMW y Siemens.

A la reunión de trabajo también asistió Ivanka Trump, que no tiene un cargo en la Administración, pero que el presidente utiliza para dar una imagen más amable.

Relacionado
Angela Merkel durante una reunión en Berlín esta semana.
El viaje más difícil de Merkel: cómo defender la democracia y ser aliada de Trump
La visita de la canciller alemana a la Casa Blanca este viernes está rodeada de tensión. Su experiencia en forjar acuerdos y tratar con líderes difíciles como el ruso Vladimir Putin puede servirle de guía.

Los republicanos prefieren a Putin

Al menos en la rueda de prensa, Trump pareció serio y malhumorado. Ironizó sobre una periodista alemana y le dijo que estaba leyendo "noticias falsas". Y no hizo ningún gesto de cordialidad hacia Merkel.

En cualquier caso, a ninguno de los dos líderes le interesa especialmente ante sus votantes tener una relación muy cordial.

En Alemania, donde se celebran elecciones en septiembre, menos de un cuarto de la población cree ahora que Estados Unidos sea un país de fiar. Merkel fue elogiada por sus palabras contundentes tras la victoria de Trump pidiendo un compromiso con la libertad, la tolerancia y la diversidad de raza y de género.

Entre los republicanos de Estados Unidos, sólo un 22% tiene una opinión favorable de Merkel, menos que de Vladimir Putin, según una encuesta del Pew Research Center de este enero. En cambio, al 38% de los demócratas les gusta la conservadora alemana.

En fotos: El primer encuentro entre Ángela Merkel y Donald Trump
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad