Pelosi le retira oficialmente la invitación a Trump a dar su discurso en el pleno de la Cámara Baja, ¿qué significa?

La presidenta de la Cámara de Representantes redobló una vez más en su enfrentamiento al presidente. ¿Qué significa esto para las negociaciones para reabrir el gobierno? ¿Cómo afecta al panorama político actual, tan partidario y polarizado, más allá del cierre?
23 Ene 2019 – 6:46 PM EST

La presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi le retiró oficialmente la invitación al presidente Donald Trump a dar su discurso del Estado de la Unión en el pleno de la Cámara Baja el próximo martes.

Este nuevo contraataque de la congresista puede leerse como una demostración de poder, de una rama del gobierno a otra, y dejar claro que las tres ramas, la judicial (las cortes), la ejecutiva (el presidente) y la legislativa (el Congreso) comparten el poder por igual.

La tensión entre los dos líderes continuaba aumentando desde el comienzo del cierre de gobierno el 22 de diciembre. Había llegado a un punto álgido luego de una fallida reunión de negociación entre Pelosi, Trump, Chuck Schumer –lider de la minoría demócrata en el Senado– y el vicepresidente Mike Pence. Luego Pelosi le sugirió al presidente que esperara para dar su discurso hasta después de que abriera el gobierno, pero Trump insistía en que daría su discurso, fuera como fuera.

Nada de esto era oficial hasta este miércoles, cuando Trump le envió una carta a Pelosi, basicamente forzándola a retirarle la invitación. Así lo hizo la congresista en una carta.


"Le escribo para informarle que la Cámara de Representantes no considerará una resolución concurrente para autorizar el discurso del presidente del Estado de la Unión en el pleno de la Cámara Baja hasta que el gobierno haya abierto de nuevo", escribió Pelosi.


En respuesta, el presidente dijo que "No me sorprende. Realmente es una pena lo que está pasando con los demócratas. Se han radicalizado“.


Más tarde Trump le dijo a un grupo de reporteros en la Casa Blanca que "Nancy no quiere oír la verdad... esto es una mancha en nuestro país que tanto amamos".

Pero, ¿cuál era la intención de Pelosi al retirar oficialmente la invitación? La presidenta de la Cámara Baja habló de la estrategia detrás de sus posiciones este miércoles.

"Hay una preocupación seria y justificada de que este presidente cierre el gobierno cada vez que no se salga con las suyas legislativamente. Por eso debemos mantenernos firmes y mantener la raya en este cierre", dijo.


"Ella está mostrando su poder e influencia política para hacerle frente a la de él", dijo Robert Erikson, profesor de ciencias políticas de la Universidad de Columbia a Univision Noticias.

Pelosi también se enfrentó al presidente para "indicar la seriedad de este cierre", dice el profesor, experto en comportamiento político estadounidense.

Otra posible lectura es que si Pelosi estaba usando el Estado de la Unión para presionar a Trump (sugiriendo que podía dar el discurso solo luego de que reabriera el gobierno), eso significaría que la congresista habría perdido su palanca en este pulso, ya que ahora Trump puede hablar desde donde considere, sin importar qué diga Pelosi. Pero Erikson dice que retirar la invitación al presidente es más grande que el pulso sobre el discurso.

"No se trata de palancas", dijo, "es una demostración de poder de ambas partes".

Así, Pelosi dejó claro que en este nuevo Congreso en el que los demócratas tienen la mayoría, la palabra del presidente no es la última. Según un análisis de The Washington Post, aunque Trump exagera y amaga constantemente, "rara vez le han dejado en evidencia tan fuerte y rápidamente como lo hizo (Pelosi) el miércoles".

¿Qué pasa ahora con el discurso?

Si Trump cumple su promesa y sigue adelante con el discurso, este probablemente se parezca a uno de sus mitines, dijo Erikson, en el que los republicanos del Congreso estén en primera fila e incluso hasta participen. El discurso no se ha dado normalmente a un grupo pequeño de personas con un tinte tan partidario, agregó el profesor.

"Sería muy diferente, sería difícil imaginar cómo sería", dijo Erikson.


Fuentes familiarizadas con la planeación del discurso le dijeron a ABC News este martes que la administración estaba planeando dos versiones: un discurso más tradicional al Congreso en el pleno de la Cámara o algún otro lugar en la capital y otra versión "en un mitin político fuera de Washington, DC, que aún no se ha determinado", dice ABC.

Los republicanos de hecho estaban alentando a Trump a obligar a Pelosi a retirarle oficialmente la invitación, no solo como una sugerencia, según le dijeron a ABC fuentes republicanas involucradas en las discusiones. Si eso ocurría y se le retirara la invitación al presidente, el senador Rand Paul había sugerido que Trump diera el discurso en el pleno del Senado.

¿Cómo afecta esto a las negociaciones del cierre?

Es difícil predecirlo, pero uno de los posibles escenarios, dijo Erikson, es que esto fuerce a Mitch McConnell, el líder de los republicanos en el Senado, a salir al frente de las negociaciones con los demócratas, ya que hasta ahora ha mantenido un bajo perfil.

¿No será más difícil ahora continuar con las negociaciones, tras una juegada tan atrevida como la de los demócratas?

"No lo veo como un esfuerzo por escalar las tensiones", dijo Erikson. "Pero creo que sí fue muy osado".

Museos cerrados y parques repletos de basura: las consecuencias del cierre parcial del gobierno en imágenes

Loading
Cargando galería
Publicidad