null: nullpx

Países musulmanes vetados por el decreto de Trump advierten de que se estimulará el extremismo mundial

El ministerio de Exteriores de Yemen lamentó la medida que, en su opinión, "fortalecerá a los extremistas". Irán señala que ha sido "un gran regalo" para los radicales islámicos y, al igual que Irak, aplicará medidas en reciprocidad contra ciudadanos estadounidenses.
30 Ene 2017 – 10:56 AM EST
Comparte
El manifestante Gregory Saint-Jean sostiene un cartel que lee "De pie con los musulmanes en contra de la islamofobia y el racismo" durante una manifestación contra un decreto del presidente Donald Trump a fin de frenar la inmigración de musulmanes, el jueves 22 de enero de 2017 en Miami. (AP Foto/Alan Díaz) Crédito: The Associated Press

El gobierno de Yemen, uno de los siete países de la península arábiga de mayoría musulmana vetados por el decreto de Donald Trump manifestó este lunes que la medida que prohibición de entrada a sus ciudadanos podría estimular el extremismo mundial.

Trump firmó el viernes un decreto que prohíbe durante tres meses la entrada en Estados Unidos de ciudadanos de Irak, Irán, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen. Se exceptúan las personas en poder de visas diplomáticas y oficiales y aquellas que trabajen para organismos internacionales.

"Yemen expresa su desacuerdo después de la orden de prohibición, incluso por tiempo limitado, de entrada a Estados Unidos de personas que tienen el pasaporte yemení", dijo el vocero del Ministerio de Exteriores, citado por la agencia AFP.

"Esta decisión probablemente fortalecerá la posición de los extremistas", destacó el portavoz del gobierno yemení, agregando que "la única manera de lograr una victoria frente al terrorismo es el diálogo, no creando barreras".


Yemen está sumido en una guerra civil que enfrenta a los rebeldes hutíes y su principal aliado, el expresidente Ali Abadalá Saleh, a las milicias leales al presidente Abdo Rabu Mansur Hadi, -reconocido internacionalmente-, que cuenta con el apoyo de una alianza árabe encabezada por Arabia Saudita y respaldada por EEUU.

Pero tanto el gobierno oficial como el de los rebeldes hutíes han condenado la medida de Trump contra los ciudadanos yemeníes.

En un comunicado, el Ministerio de Asuntos Exteriores de los rebeldes indicó que "constituye una ilegalidad y una ilegitimidad" que esa medida "catalogue al Yemen o a sus ciudadanos como posible fuente de terrorismo y extremismo".

La nota ministerial rechazó que sus ciudadanos sean calificados como "peligrosos" por profesar el islam y añadió que "el Yemen no ha sido ni será una fuente del terrorismo para EEUU, y ni ha enviado ni enviará refugiados a Estados Unidos".

Loading
Cargando galería

Herramienta de reclutamiento para ISIS

El Stuart Shapiro, profesor y director del Programa de Políticas Públicas de la Escuela Bloustein de la Universidad Rutgers tampoco comparte el sentido ni el contenido del controversial decreto. "Esto (la prohibición) está dando una muy buena herramienta de reclutamiento a grupo Estado Islámico (EI o ISIS en inglés)", advirtió Shapiro, citado por el sitio USA Today.

Antes la lluvia de críticas por la medida y numerosas protestas en Estados Unidos, este domingo la Casa Blanca emitió un comunicado en defensa del decreto del presidente Trump

"Para ser claro, esto no es una prohibición contra los musulmanes, como los medios han informado de manera falsa", afirmó el presidente en un comunicado emitido por la Casa Blanca.

"Esto no es sobre la religión. Esto es sobre el terrorismo y para mantener seguro nuestro país", subrayó el magnate neoyorquino.

Trump se justifica en una política "similar a lo que el presidente (Barak) Obama Obama hizo en 2011 cuando prohibió los visados para refugiados de Irak durante seis meses".

Pero el gobierno anterior no dio el paso de prohibir el ingreso a ciudadanos de países concretos, con base en sus religiones.

Cargando Video...
Cómo la orden ejecutiva de Trump convirtió a los aeropuertos en centros de resistencia


Al igual que el profersor Shapiro, el gobierno de Irán, país incluído en la lista, advierte los efectos contraproducentes que puede causar el decreto.

El decreto Trump "pasará a la historia como un gran regalo para los extremistas y sus protectores", afirmó el domingo el ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohamad Javad Zarif, en un tuit.

Zarif agregó, en un segundo tuit, que "esta discriminación colectiva ayuda a los terroristas a reclutar ampliando la fractura iniciada por los demagogos extremistas".

Teherán anunció el sábado que aplicaría la reciprocidad a ciudadanos estadounidenses.

Igualmente, el comité de Asuntos Exteriores del parlamento iraquí se plantea tomar medidas en reciprocidad.

Indonesia, una país de 255 millones de habitantes en donde el 85% profesa el islam como religión, pero que no está incluido en la lista, lamentó "profundamente" la decisión estadounidense en un comunicado del ministerio de Relaciones Exteriores.

Comparte