null: nullpx
Donald Trump

Nuevo desafío a normas éticas: Trump organizará la Cumbre del G7 en su club de golf en Miami

El presidente había deslizado anteriormente su plan de acoger a los mandatarios en su propiedad entre el 10 y el 12 de junio del próximo año. Este jueves lo formalizó su jefe de gabinete, Mick Mulvaney, en conferencia de prensa.
17 Oct 2019 – 1:23 PM EDT

En una decisión que despertará duras críticas, la Casa Blanca confirmó este jueves que el presidente Donald Trump decidió que la próxima cumbre del G7 se llevará a cabo en su resort Trump National Doral, en el sur de Florida, como había sugerido en el pasado.

La polémica idea, que ya había adelantado hace semanas, ha sido cuestionada pues, con ella, existe un obvio conflicto de interés ya que significa que se produciría un contrato que dejaría ingentes ingresos a su resort, cuyas ganancias se han desplomado un 70% desde que asumió el poder, de acuerdo con el diario The Washington Post.

El jefe de gabinete, Mick Mulvaney, sin embargo, buscó defender la decisión asegurando que utilizaron los mismos criterios que el gobierno usó en el pasado.


El resort de Doral "es por lejos la mejor instalación física para esta cumbre", dijo Mulvaney. Trump no se beneficiará económicamente "de manera o forma alguna", afirmó.

"Simplemente les pediría que consideren la posibilidad de que la marca Donald Trump ya es bastante sólida", por lo que el resort no obtendrá réditos por la publicidad que atrae el hecho de que la cumbre sea realizada allí, agregó.

Ese argumento fue debatido por Walter Shaub, exdirector de la Oficina de Ética del Gobierno de la Casa Blanca, para quien sí existe un conflicto de interés dado que Trump se beneficiará de la celebración de la cumbre en Doral.

"Existe un conflicto de interés porque el resultado de esto lo beneficiará. De hecho, si él fuese un empleado federal (no el presidente) sería un crimen que se involucre en esta actividad. Él está exento de la ley criminal de conflicto de interés, pero ello no fue pensado como un beneficio de su cargo, y se espera que actúe como si estuviese cubierto por esa ley", consideró Shaub en declaraciones a CNN en agosto, cuando se analizó la posibilidad de que la cumbre fuese hecha en una propiedad privada del presidente.

La cumbre de los siete países más industrializados del mundo ha sido celebrada en Estados Unidos en dos ocasiones. El expresidente Barack Obama recibió a los líderes en Camp David, Maryland, y el exgobernante George W. Bush lo hizo en 2004 en el resort Sea Island en Georgia.

Ya Trump fue criticado en el pasado por recibir a líderes en alguna de sus propiedades. Ese fue el caso de su encuentro en su club de golf Mar-a-Lago, también localizado en Florida, con el presidente de China, Xi Jinping.

La incómoda reunión del G-7 en Canadá (entre los aranceles y las declaraciones de Trump)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés