null: nullpx

Los niños ya cambiaron una vez la historia: los adolescentes de Parkland buscan hacer lo mismo

Era 1963 y la lucha por los derechos civiles de los negros estaba dejando de ser un tema central en EEUU, hasta que los niños protagonizaron una cruzada que sacudió a la propia Casa Blanca. Ahora, con los adolescentes de Parkland, los niños vuelven a ser el centro de un movimiento para cambiar la historia.
21 Feb 2018 – 03:16 PM EST
Comparte
Policías conducen a un grupo de niños negros a la cárcel por protestar contra la discriminación racial cerca de Birmingham, Alabama, el 4 de mayo de 1963. Crédito: AP Photo / Bill Hudson

En 1963, la foto de una fila de niños siendo arrestados por la policía y conducidos hacia la cárcel logró acaparar la atención a nivel nacional de una protesta que, hasta esos momentos estaba decayendo a nivel estatal. Eran menores afroestadounidenses, algunos hasta de 6 años, que protestaban en las calles de Birmingham, Alabama, en contra de la segregación en las escuelas.

El primer día de aquella protesta en mayo de ese año, cientos de niños fueron arrestados. Al día siguiente, lejos de bajar las tensiones, la autoridad de la ciudad ordenó a la policía rociar a los adolescentes con agua a presión, aporrearlos y amenazarlos con perros policías. Bajo el mando del comisionado de Seguridad Pública, Bull O'Connor, se calcula que cientos de niños fueron encarcelados acusados de protestar sin el permiso correspondiente.

Las imágenes de menores encarcelados o siendo reprimidos fueron tan brutales que llegaron a los periódicos nacionales y al mismo tiempo, a la Casa Blanca. Fueron un campanazo para el presidente John F. Kennedy que estaba siguiendo los eventos.

Esa cruzada llevada a cabo mayoritariamente por niños se transformó en noticia nacional en 1963 y muchos la señalan como uno de los puntos álgidos de la lucha por derechos civiles, un momento que cambió la historia.

Ahora, 55 años más tarde, un movimiento encabezado otra vez por niños, en este caso los estudiantes de la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas High de Parkland, Florida, busca también hacer historia.

Desde el tiroteo masivo del pasado 14 de febrero en el que murieron 17 personas en esa escuela, los jóvenes están organizando protestas, hablando casi a diario con los medios y parándose frente al Capitolio estatal en Tallahassee para exigirle a los legisladores que hagan algo para frenar las matanzas escolares.

"Mientras menos actúen, menos merecen estar al frente de una oficina en el Congreso. Soy un estudiante de secundaria, no sé exactamente qué se debe hacer, pero sé que no quiero ver a más gente morir por esto", dijo este miércoles Ryan Deitsch, uno de los adolescentes que sobrevivió a la masacre.


Este movimiento agrupado bajo el lema #NeverAgain (Nunca más) está inspirando protestas en varios puntos del país incluso en la capital, Washington DC, en donde esta semana cientos de estudiantes se acostaron frente a la Casa Blanca para pedir acción.

Amenazas

Pero algunos de los que buscan seguir la línea del movimiento de los sobrevivientes de Parkland encuentran resistencias, en este caso no con mangueras o detenciones policiales como en 1963, sino con amenazas de supensiones si intentan movilizarse.

Es el caso de los estudiantes del Distrito Escolar de Needville (en el suroeste de Houston), Texas, que se encontraron esta semana con un mensaje claro del superintendente Curtis Rhodes: el que se se involucre en cualquier tipo de demostración política relacionada con el tiroteo que cobró la vida de 17 personas en una escuela de Parkland, Florida, podrá ser sancionado.

“El distrito de Needville es muy sensible al tema de violencia en las escuelas (...) y nos compadecemos con quienes resultan impactados", comienza el comunicado, aunque añade en seguida: “ Needville no permitirá demostraciones durante el horario escolar para cualquier protesta. Los alumnos que decidan hacerlo serán suspendidos por tres días y enfrentarán todas las consecuencias que eso conlleva… Disciplinaremos a los alumnos, no importa si es 1, 50 o 500 los que se involucren. Todos serán suspendidos y las notas de excusa de los padres no mejorarán la sanción”, dijo el superintendente en un mensaje vía Facebook.

El mensaje continúa advirtiendo sobre “un movimiento” que intenta organizar interrupciones en escuelas a través de las redes sociales y que eso no será tolerado.

Apoyo

Otro cachetazo temprano recibido por el movimiento #NeverAgain fue cuando apenas días después de la masacre de Parkland, los legisladores estatales votaron mayoritariamente por no debatir una prohibición para la venta de rifles semiautomáticos como el AR-15, el usado en la matanza de Florida y el más elegido por los atacantes para llevar a cabo tiroteos masivos.

Muchos estudiantes estuvieron tratando de llegar a las oficinas de varios políticos del Capitolio de Tallahassee para preguntarles porqué no accionan tras la masacre, pero les dijeron que no serían recibidos sin una cita previa.

Además, en los en los últimos días comenzó una campaña de descrédito contra los jóvenes de Parkland, en los que los acusan entre otras cosas de ser actores pagados, de no ser verdaderos estudiantes de la escuela, o hasta que uno de los jóvenes es hijo de un funcionario del FBI y que esta campaña para impulsar más control en la venta de armas busca tapar la responsabilidad de la agencia al no detener anticipadamente a Nikolas Cruz, el responsable de la masacre.


Aún así, el #NeverAgain quiere crecer, avanzar y los niños buscan ser escuchados. El mensaje a los políticos que deben legislar para acabar con la violencia armada es claro: " Ustedes son directamente responsables por cada persona que muere en una comunidad por la violencia de las armas y tienen el poder de cambiar esto", dijo Florence Yared, una sobreviviente del tiroteo de 17 años. "Si ustedes no lo hacen, entonces nosotros los cambiaremos a ustedes", dijo a los políticos estatales al recordarles que pronto tendrán edad para votar.

Este movimiento de niños ya está recibiendo apoyos adultos. En menos de una semana, figuras como Oprah Winfrey y George Clooney ya han donado cientos de miles de dólares al #NeverAgain.

Los organizadores de la masiva Women's March (La Marcha de las Mujeres) están convocando a una caminata durante 17 minutos a las 10 am en todas las zonas horarias para el próximo 14 de marzo, cuando se cumpla un mes de la masacre de Parkland. También buscan pedir acción para "para exigir que el Congreso apruebe legislación que nos mantenga a salvo de la violencia con armas de fuego en nuestras escuelas, en nuestras calles y en nuestros hogares y lugares de culto".

Además, para el 24 de marzo, la Marcha por Nuestras Vidas está convocando a "niños y familias a tomar las calles de Washington DC para exigir que sus vidas y su seguridad se conviertan en una prioridad" y para pedir el fin de "la violencia armada y los tiroteos masivos en nuestras escuelas hoy mismo".

Los niños de ayer y hoy

Más allá de los vientos en contra, del descrédito y de las amenazas, los jóvenes de hoy buscan cambiar el país y muchos ven reminiscencias de aquella cruzada de los niños de Alabama.

En 1963, el movimiento en Alabama, central en la lucha por la igualdad de los afroestadounidenses, estaba decayendo. El paso al frente de los niños en la lucha fue una estrategia recomendada por un consejero del líder del movimiento, el reverendo Martin Luther King, James Bevel un consejero de King.

Si bien en principio hubo dudas temiendo por la seguridad de los menores, finalmente la estrategia se puso en marcha. Tras las detenciones y represiones en Birmingham, jóvenes manifestantes salieron a las calles en masa en decenas de ciudades para dar apoyo a la Cruzada de los Niños, como se llamó a esa manifestación.

Luego de aquellas desgarradoras imágenes de esos niños, el presidente JFK y su hermano, el fiscal general Robert F. Kennedy, comenzaron a delinear un camino hacia una legislación de derechos civiles.

Es por eso que el poder de los niños, con una posición moral limpia y sin intereses políticos ulteriores, pueden ser un poderoso ejército para desafiar a la clase gobernante.

Muchos ven en este movimiento nacido de la masacre de Parkland reminiscencias de aquella Cruzada de Alabama. Claro que los tiempos son otros, pero estos adolescentes de Florida se muestran decididos a que, esta vez, de verdad algo cambie.

Dicen estar enojados, tristes, y les recuerdan a los adultos que luego de haber sobrevivido a la masacre y haber perdido a sus amigos, ellos tienen autoridad para hablar y ser escuchados.

"Todos deben recordar que somos solo niños. Mucha gente piensa que eso nos descalifica incluso para tener una opinión sobre este tipo de asunto. Porque no tenemos la experiencia de un evento traumático. Bueno, este no es el caso. Nosotros más que nadie entiende la violencia que viene con las armas", recordó Alfonso Calderón, uno de los niños sobrevivientes de Parkland.

Loading
Cargando galería
Comparte

TELEVISIÓN DE PRIMERA SIN LÍMITES, GRATIS Y EN ESPAÑOL

Más contenido de tu interés