null: nullpx

Ataques racistas contra hispanos se disparan en EEUU al ritmo de un discurso político cada vez más agresivo

Los incidentes de odio subieron en 2017 un 17%, según un informe del FBI, mientras que los delitos raciales reportados contra hispanos aumentaron en poco más del 24%.
13 Nov 2018 – 5:01 PM EST

Ataques por el color de la piel, por origen étnico, por religión u orientación sexual... los incidentes de odio en EEUU aumentaron por tercer año consecutivo según el más reciente informe del FBI presentado este martes.

En 2017, los delitos de este tipo crecieron 17%, sumando un total de 7,175 en el último año calendario en comparación con 6,121 de 2016 según el FBI. Pero, tal vez, el dato más alarmante es que organizaciones independientes especializadas en incidentes de odio tienen sus propios reportes que señalan números muchísimo más altos que los oficiales.


Si bien casi todas las categorías de delitos de odio (por motivos raciales, religiosos, etc) mostraron un incremento en 2017, en el caso de ataques a la comunidad hispana, los delitos reportados también aumentaron en poco más del 24% indica el reporte.

La enorme mayoría de los incidentes tuvo que ver con temas raciales, étnicos o de ascendencia en el último año:


El mayor aumento de ataques se produjo contra la comunidad judía, que escalaron más de 37%. Estos datos del FBI llegan apenas semanas después del peor ataque antisemita de la historia de EEUU en una sinagoga de Pittsburgh en la que un hombre mató a 11 judíos e hirió a varios más.

Cabe destacar que el informe solo mide los delitos denunciados al FBI, por ello advierten que no necesariamente es un incremento en los crímenes de odio en EEUU ya que podría tratarse de un incremento solo de las denuncias de esos delitos. El FBI señaló que más agencias en 2017 comenzaron a reportar datos para este informe que se realiza anualmente.

El reporte contabiliza tanto ataques contra la propiedad como contra la gente: de los más de 7,100 incidentes en 2017, más de 4,000 fueron contra personas, incluidas amenazas, intimidaciones, agresiones y asesinatos. Más de 3,000 fueron contra la propiedad (robos, vandalismo, incendios, etc)

Miles y miles de incidentes de odio

Este informe del FBI es el análisis que provee un organismo oficial, pero muchas veces los datos contrastan con los de agencias privadas u organizaciones especializadas en el tema que indican que los incidentes de odio son, por lejos, muchos más de los que refleja este reporte.

Por ejemplo, el Southern Poverty Law Center (SPLC), centro especializado en racismo y crímenes de odio, calcula en cientos de miles más las víctimas de este tipo de delitos en EEUU.
 
"El nuevo informe del FBI muestra un inquietante repunte en los delitos de odio denunciados", señaló a Univision Noticias Heidi Beirich, directora del Proyecto de Inteligencia de SPLC.


La agrupación especializada en prevención incientes de odio y antisemitismo Anti-Defamation League (ADL) señala que existe una brecha entre los informes del FBI debido a que "al menos 91 ciudades con poblaciones que superan las 100,000 personas, o bien no informaron datos al FBI o dicen tener una tasa de cero crímenes", algo presumiblemente inverosímil.


Pero incluso si los números resultan más bajos que los reales, estos aumentos refljados en el reporte del FBI resultan alarmantes y pueden ser una foto de lo que está sucediendo en EEUU.

¿Por qué aumenta el odio?

Los análisis en general ven un vínculo entre el lenguaje belicoso y antiinmigrante del presidente Donald Trump y estos eventos violentos.

Datos de diferentes organizaciones junto con los del FBI muestran una indiscutible tendencia en ascenso del número de incidentes y formación de grupos que promueven el odio que coinciden temporalmente con la llegada del presidente Trump a la política estadounidense.
 



Ya sea en tuits o en eventos de campaña, Trump ha sido repetidamente criticado por no condenar actos de racismo y su retórica incendiaria especialmente contra inmigrantes.

" Cuando se permite la retórica antisemita, especialmente por parte de nuestros líderes, se da luz verde a los antisemitas y a los que los odian para que sigan haciéndolo y actúen en consecuencia. Incumbe a todos los líderes, federales, estatales y locales, sin importar su partido, ideología o industria, condenar el antisemitismo y el odio cuando esto ocurra", señala Greenblatt.


En agosto de 2017, por ejemplo, un grupo de neonazis y supremacistas blancos se manifestaron en Charlottesville, Virginia, terminó en un choque violento con una protesta antirracista que acabó con una joven muerta.

Trump en ese momento pareció equiparar moralmente a ambos bandos al decir que había buenos y malos de los dos lados, en lugar de condenar al grupo de neonazis.

La Casa Blanca y el propio mandatario niegan que su retórica esté relacionada al incremento de los crímenes de odio.

Pero por comentarios como los que Trump hizo luego del fatal incidente en Virginia, expertos señalan que aunque no se puede medir a ciencia cierta la incidencia de las palabras del presidente en el incremento de los delitos, parece haber una relación bastante directa.

“El SPLC ha monitoreado cómo la retórica de odio lanzada por el presidente Trump durante su campaña y su presidencia se tradujo en violencia en el mundo real contra las comunidades a las que se dirigió (...) Con una retórica como esta, no es sorprendente que continuemos viendo un aumento en los crímenes de odio", concluyó Heidi Beirich.

En fotos: Pittsburgh protesta por la visita de Trump a la sinagoga donde murieron acribilladas 11 personas

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés