Legisladores de Georgia castigan a Delta con un impuesto luego de que la empresa eliminara descuentos a la NRA

Esta semana la aerolínea se sumó a una decena de empresas que cortaron lazos con la Asociación Nacional del Rifle. Como reprimenda, los legisladores aprobaron este jueves la reinstauración de un impuesto millonario que había sido eliminado.

En una muestra de fuerza política, los legisladores de Georgia eliminaron este jueves un recorte de impuestos a las ventas de combustible para aviones como castigo a la aerolínea Delta, que rompió lazos con la Asociación Nacional del Rifle (NRA) tras el tiroteo ocurrido en la secundaria de Parkland, en Florida.

Al aprobar la legislación con una votación de 44 a 10 –donde los votos en contra son solo de demócratas–, cumplen con la amenaza que fue hecha esta semana a la aerolínea por el vicegobernador republicano del estado, Casey Cagle, además miembro de la NRA: "Eliminaré cualquier legislación de impuesto que beneficie a @Delta a menos de que la compañía retroceda en su posición y restablezca completamente su relación con la @NRA. Las corporaciones no pueden atacar a los conservadores y esperar que no reaccionemos", escribió en su cuenta de Twitter.


Los impuestos a los que se refiere el vicegobernador son equivalentes a unos 50 millones de dólares de exenciones en gastos de combustible para los aviones y Delta, que es una de las mayores empleadoras del estado, era una de las más beneficiadas por esa medida.

"Obviamente el ambiente político se vuelve irritable en algunos momentos, pero al final lo importante es el producto", dijo Cagle al celebrar la votación. "Y el producto que alcanzamos es algo de lo que todos podemos sentirnos orgullosos", agregó.

Delta fue una de las compañías que anunciaron la eliminación de beneficios a miembros de la NRA, luego del tiroteo en el que murieron 17 personas, en su mayoría adolescentes, y que la NRA se mostrara opuesta a mayores medidas para el control de armas. La aerolínea, por ejemplo, puso fin a los descuentos a miembros de la Asociación que hagan viajes grupales.


Con este anuncio de Delta, un grupo de legisladores republicanos se unieron al gobernador y dieron marcha atrás a la exención de impuesto.

Pero la aerolínea aseguró que con su decisión "no estamos tomando una postura" en el debate de las armas, dijo el director ejecutivo, Ed Bastian, este viernes en un comunicado, quien además aseguró ser un defensor de la Segunda Enmienda y de la Constitución. "Nuestros valores no están a la venta. Estamos en un proceso de revisión para acabar con los descuentos para aquellos grupos de naturaleza política divisiva".

Según un reporte de USA Today, la aerolínea informó que solo 13 pasajeros han comprado boletos con Delta utilizando el descuento que daban a miembros de la NRA.


Además de Delta, otras empresas anunciaron su corte de relaciones con la NRA esta semana. Las aseguradoras MetLife y Chubb, por ejemplo, finalizaron un programa de descuentos; lo mismo hicieron United Airlines, las compañías de alquiler de autos Hertz y Enterprise, y las cadenas hoteleras Best Western y Wyndham Hotels.

En su reacción, la NRA criticó a estas corporaciones al decir que participaban en un "penoso juego de cobardía política y cívica". Al desacreditar a sus exsocios comerciales, la Asociación dijo que la eliminación de los descuentos "no nos distraerá de nuestra misión".

Para los senadores demócratas del estado que votaron en contra de eliminar la exención a las aerolíneas estaba Nikema Williams. Junto a otros de sus colegas aplaudió no solo a Delta, sino a todas las empresas que se distanciaron de la NRA y a otras como Walmart y DICK'S Sporting Goods, que esta semana anunciaron que aumentarían la edad para poder comprar armas de 18 a 21 años.

"Los pequeños pasos que Delta y DICK'S Sporting Goods están dando para decir que suficiente es suficiente es lo que todos debemos hacer como adultos", dijo la senadora. "Somos los líderes de este estado y necesitamos unirnos para encontrar soluciones, no acosar a las corporaciones que están haciendo lo que es correcto".

Tras la amenaza de Cagle, varios gobernadores como el de Nueva York y Virginia ofrecieron a Delta mover su centro de operaciones a sus estados. Por ahora, la aerolínea no ha manifestado su intención de mudarse de Georgia.