null: nullpx
Donald Trump

El Pentágono rectifica: 11 soldados estadounidenses fueron lesionados en el ataque iraní con misiles

Aunque no se produjeron víctimas mortales ante la represalia de Irán por el asesinato del general Soleimani, al menos 11 efectivos estadounidenses de la base aérea de Al-Asad han tenido que ser atendidos por síntomas de conmoción cerebral y han sido trasladados a centros médicos en Alemania y Kuwait, donde están siendo evaluados.
17 Ene 2020 – 10:40 PM EST

11 miembros de las fuerzas armadas estadounidenses requirieron atención médica tras el ataque iraní con misiles la pasada semana contra la base aérea de Al-Asad en Irak, a pesar de que el Pentágono dijo inicialmente que no se habían producido víctimas y el presidente Trump tuiteó al día siguiente que "ningún estadounidense resultó herido".

"Si bien ningún miembro del servicio estadounidense murió en el ataque iraní del 8 de enero a la base aérea de Al Asad, varios fueron tratados por síntomas de conmoción cerebral debido a la explosión y todavía están siendo evaluados", dijo en un comunicado el portavoz del Comando Central de la Marina, Bill Urban, citado por la agencia AFP.

Este jueves, el medio especializado Defense One informó que el personal afectado fue trasladado por avión a Kuwait y Alemania para su correcta evaluación y posible tratamiento, de ser necesario.

Según las declaraciones de Urban, "en los días posteriores al ataque, por precaución, algunos miembros del servicio fueron trasladados desde la base aérea de Al Asad", especificando que ocho soldados habían sido enviados al Centro Médico Regional Landstuhl, en Alemania, y otros tres al Campamento Arifjan, en Kuwait.

"Cuando se consideren aptos para el servicio, se espera que los miembros del servicio regresen a Irak", dijo Urban.


En el momento del ataque, la mayoría de los 1,500 soldados estadounidenses en la base habían sido evacuados o escondidos en búnkers por la advertencia de sus superiores.

La cadena CNN preguntó a Jonathan Hoffman, el principal portavoz del Pentágono, sobre la aparente discrepancia con la información que se dio la semana pasada y este señaló que "esa fue la evaluación del comandante en ese momento. Los síntomas surgieron días después del hecho, y fueron tratados con mucha precaución".

"Aproximadamente una semana después del ataque, algunos miembros del servicio todavía experimentaban algunos síntomas de conmoción cerebral" , explicó el funcionario, y agregó: "Solo nos enteramos de esto en las últimas 24 horas".

"Corregimos el registro hoy", dijo. "La Oficina del secretario de Defensa se enteró de estas lesiones hoy y preparó un comunicado para que salga de inmediato", añadió Hoffman.

En la publicación se dice que " por protocolo todo el personal que se encuentra en cercanía a una explosión es reconocido para diagnosticar si ha sufrido alguna lesión cerebral y, si se considera apropiado, son trasladados a un nivel superior de atención médica".

El ataque iraní se dio en represalia por el ataque estadounidense con drones cerca del aeropuerto de Bagdad, que cobró la vida de un alto comandante iraní, el general Qassem Soleimani, el 3 de enero.

La base aérea en la provincia de Anbar, en el oeste de Irak, es un enorme complejo a unos 180 kilómetros (110 millas) al oeste de Bagdad que es compartido con las fuerzas militares iraquíes y en el que viven aproximadamente 1,500 elementos del ejército estadounidense y de la coalición encabezada por Estados Unidos que lucha contra el grupo Estado Islámico.

El 8 de enero, además de la gran base de Al-Asad en Irak, los misiles iraníes también se dirigieron a una base en Erbil, que albergaba a tropas estadounidenses y extranjeras desplegadas como parte de la coalición internacional liderada por Washington para luchar contra Estado Islámico.

El ataque iraní con misiles del 8 de enero, la ofensiva más directa de Irán hacia Estados Unidos desde la toma de la Embajada estadounidense en Teherán en 1979, causó temores de un conflicto más extenso, si bien ambas partes han indicado desde entonces que no buscarán más represalias, al menos a corto plazo.

Hangares y dormitorios en ruinas: así quedó la base militar estadounidense en Irak atacada por misiles iraníes

Loading
Cargando galería
Publicidad