null: nullpx

Las duras palabras que dijo Bourdain en su última entrevista sobre Trump, Obama, los Clinton y Harvey Weinstein

El célebre chef que se suicidó en junio había dado en febrero una entrevista al sitio Popula, que la publicó este domingo. Al expresidente Bill Clinton dedicó descalificaciones y reproches en abundancia, y además compartió una fantasía sobre una trágica muerte del exproductor de Hollywood.
17 Jul 2018 – 5:41 AM EDT

No se anduvo con rodeos ni se guardó ningún comentario el chef Anthony Bourdain, fallecido a los 61 años en un hotel francés en junio, en su última y larga entrevista publicada este domingo en el sitio Popula. Desde imaginarse en detalle la muerte de Harvey Weinstein, hasta llamar "pedazo de basura" al expresidente Bill Clinton.

La conversación con el célebre chef y trotamundos, que sufría una profunda y silenciosa depresión, fue en febrero. Aparte de política y actualidad, Bourdain también habló sobre sus escritores favoritos, su vida amorosa, su hija, y reveló había vuelto a fumar cigarrillos con cierto arrepentimiento.

Acá reproducimos las partes más reveladoras de esa entrevista.

Bill Clinton: encantador, magnético y “pedazo de basura”

Bourdain dedicó una gruesa crítica tanto a Bill como a Hillary Clinton, por su manejo del affaire con la exbecaria Monica Lewinsky en los 90, y otros supuestos casos de acoso sexual que se le endosan.

Sobre el expresidente, Bourdain dice: “Es un hombre encantador, lo conocí, es magnético”. Y sobre Hillary: “Cuando estás con ella crees que es muy cálida, simpática y divertida. Pero la manera en que desmantelaron, destruyeron y desacreditaron descaradamente a estas mujeres por decir su verdad es imperdonable”.

Llamó al exmandatario "pedazo de basura”. “Bill Clinton, mira, fue jodidamente monstruoso. Eso no habría pasado hoy. Una mierda ¡Con título, violador, agarrador, repugnante!, y la forma en que él, y ella, destruyeron a estas mujeres, y la forma en que todos fueron y están ciegos con esto. La grotesca hipocresía y la venalidad. Cómo puedes, por un lado, aullar a la luna sobre todos estos otros depredadores y al menos no mirar hacia atrás. Bueno, digamos que todo fue consensuado: hombres poderosos, mujeres deslumbrantes, está bien, acéptelo en su interpretación más caritativa”.

Aún así, Bourdain dijo que no creía que el escándalo de Lewinsky fuera suficiente para sacar a Clinton de su cargo. “Nunca, bajo ninguna circunstancia, votaría por Bill Clinton hoy. Pero creo que culpar al hombre por (el caso) Lewinsky fue ridículo. Particularmente hoy. Fue la vergüenza, el descrédito y el menosprecio de las mujeres lo que los hizo inadecuados para futuros emprendimientos. No creo que deberían haberlo sacado del gobierno”.

Entendiendo a los votantes de Trump

En un momento de la entrevista, emerge inevitablemente el nombre de Donald Trump.

Y Bourdain dice: “Creo que Trump va por el dinero. La colusión (de Rusia en la campaña) es difícil de probar, es el dinero. Y una vez que se acerquen demasiado (con la investigación del fiscal especial), en mi opinión él declarará la victoria, se felicitará por el fantástico trabajo que ha hecho y renunciará, diciendo que el trabajo es demasiado pequeño para él. ¡Justo lo que hizo en Atlantic City! Obtuve lo mío, gran éxito para mí y dejo atrás un caos”.

Sobre los votantes que lo llevaron a la Casa Blanca, afirma: “¡Hablé con ellos! Dije que sabes que este tipo no se preocupa por ti, ¿verdad? Está cagando en un inodoro dorado, es neoyorquino, nunca ha cambiado un neumático en su vida y tú votaste por él”.


Y abunda en el tema: “Acabo de pasar unos diez días en Virginia Occidental. Me gustan. Me gustaron los votantes de Trump. Agradecen cada comida. El carbón se ha ido.Y cualquiera puede entender cuán importante es, incluso, la promesa de un ligero aumento en la cantidad de trabajos de carbón, cuán importante es para su tejido social, su autoimagen, todo”.

“El desprecio y el ridículo se ha acumulado en lugares como Virginia Occidental, que es el corazón demográfico del territorio enemigo, en lo que concierne a los liberales de Nueva York, como nosotros. Esto es algo que dañamos en los años sesenta. Luchamos contra policías y trabajadores de la construcción ... ¡policías y trabajadores de la construcción eran exactamente lo que necesitábamos! Ellos fueron los primeros en morir en Vietnam!”.

Bourdain afirma que Bernie Sanders habría sido un oponente de ensueño para Trump en las elecciones de 2016. “Vivimos en una sociedad profundamente racista. Odiamos a los intelectuales, judíos”, aduce como razón para que el demócrata liberal no hubiese ganado.

“Encuentro a sus partidarios en gran parte -sus partidarios más vociferantes- en gran medida insufribles. A pesar de que estoy de acuerdo con él en casi todo”, añade.


Obama: decisiones lamentables


En cuando al expresidente Barack Obama, el finado chef dijo en esa entrevista: “Lo encontré muy poco convincente en público, la mayor parte del tiempo. Siempre quise un poco más de pasión, dejar de pararse, el discurso vacilante y cuidadoso. En persona, es absolutamente más gracioso, real, divertido, sin sentido del cálculo, honesto. Por él votaría de nuevo, en cualquier momento”.

Sin embargo, afirma que Obama “sinceramente tomó decisiones lamentables, pero calculadas”, aunque “nunca verás un ser humano mejor en la Casa Blanca”.

“Lo encontré muy frustrante. No es algo que yo gritaría”, añadió.


La muerte imaginaria de Weinstein en una bañera

Bourdain, que en el momento de su muerte estaba saliendo con la actriz italiana Asia Argento, una de las mujeres que acusaba al exproductor de Hollywood Harvey Weinstein de acoso y agresión sexual, compartió en la entrevista una fantasía detallada sobre cómo se imagina la muerte del magnate caído en desgracia.

"Mi teoría de cómo va es que se lava los dientes en un baño, está desnudo en su famosa bata de baño, que se está abriendo, sostiene su teléfono celular en una mano porque nunca se sabe quién de los suyos lo ha traicionado recientemente", narra.

"De repente le da un derrame masivo, se tropieza con sus pies y cae hacia atrás, con su túnica abierta y los pies sobresaliendo de la bañera, y en sus últimos momentos de conciencia se desplaza a través de su lista de contactos tratando de averiguar a quién puede llamar.. y muere así, sabiendo que nadie lo ayudará y que no se ve muy bien en el momento de la muerte", describe el chef la imaginaria escena.

Anthony Bourdain y otros famosos que se han suicidado

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés