null: nullpx
Partido Demócrata

La lucha de los candidatos demócratas por ganar el voto femenino de las minorías

Un grupo de candidatos demócratas participaron en un foro dedicado exclusivamente a los problemas de las mujeres de color. El encuentro, realizado en Texas, pone de manifiesto el interés por las minorías y los cambios demográficos y políticos del estado de la estrella solitaria.
25 Abr 2019 – 8:18 AM EDT

HOUSTON, Texas.- Fue el primero en la historia: un foro de precandidatos presidenciales dedicado exclusivamente al voto de las mujeres de color. Ocho aspirantes a la nominación demócrata llegaron a Texas Southern University este miércoles, algunos con promesas inesperadas y otros para enaltecer lo que han hecho por las minorías.

“Nuestros votos cuentan”: con estas palabras los anfitriones del foro 'She the people' abrieron el evento en el auditorio principal de la universidad. Una frase que un público de más de 1,000 personas gritó y repitió al unísono marcando la energía y expectativas para el futuro nominado demócrata.

Sin ataques personales, ni menos tuits agresivos Cory Booker, Julián Castro, Tulsy Gabbard, Kamala Harris, Beto O’Rourke, Amy Klobuchar, Bernie Sanders y Elizabeth Warren expusieron su trabajo y propuestas para ganar el voto de las mujeres de color, quienes constituyen cerca de un 20% de los votantes que participan en las primarias.

El gran fantasma fue Joe Biden, quien según confirmaron fuentes demócratas a Univisión Noticias decidió postergar el lanzamiento de su campaña para este jueves, para no coincidir con el mismo día del foro y no dar pie a otro desastre comunicacional más, que lo enemiste con las mujeres.


“Esperamos que al hacer un evento como este, exista presión sobre los candidatos para que entreguen o trabajen en detalles en temas prioritarios para las comunidades de color como inmigración, salud, educación y trabajos”, explicó a Univisión Noticias Mary Moreno, vocera de Texas Organizing Project.

“Hay barreras exclusivas de la gente de color en este país. ¿Qué van a hacer para igualar el terreno? Trump ha levantado muchas de las protecciones para nuestras comunidades. Necesitamos a alguien que reinstale esas protecciones, pero que también haga más”, agregó.

¿Qué hay de las mujeres de color?

Los candidatos más populares del foro, quienes lograron ovaciones del público fueron Bernie Sanders, Beto O’Rourke y Kamala Harris. El senador de Vermont, sin embargo, tuvo un camino difícil. “¿Qué hay de las mujeres de color?”, preguntaba el público insistentemente interrumpiendo sus repuestas. Sanders incluso les tuvo que recordar que marchó junto a Martin Luther King en Selma y que apoyó la campaña de Jesse Jackson en 1988 cuando casi ningún legislador blanco estaba a bordo.

“Miren mi pasado y los temas sobre los que he hecho campaña. El acceso a salud para todos no era una idea popular hace cuatro años, lo mismo con la reforma a la justicia criminal y con la legalización de la marihuana. Estas ideas ahora son aceptadas por la mayoría de los votantes estadounidenses. La gente se reía de mí cuando dije que la mayor crisis de seguridad nacional en el país era el cambio climático. Hemos recorrido un largo camino”, dijo ganándose la ovación popular.

Sanders reiteró su llamado para aprobar una reforma migratoria y dar protección inmediata a los dreamers. Al hablar sobre racismo e igualdad de derechos destacó su apoyo a la enmienda de derechos igualitarios (ERA) “la Constitución estadounidense debe reconocer la igualdad entre hombres y mujeres”, comentó.



O’Rourke dedicó gran parte de su tiempo a hablar de la pregunta de ciudadanía incluida en el censo, en pleno debate en la Corte Suprema. El candidato dijo que en una futura presidencia nominará a un secretario de comercio “que se asegure que todas las personas del país sean contadas” y afirmó que, si la Corte Suprema permite que la pregunta esté incluida en el censo , “entonces presentarán un desafío legal” para eliminarla.

El excongresista reiteró su llamado para legalizar inmediatamente a los dreamers y sacar a sus padres de las sombras. El congresista dijo que debía haber consecuencias para personas que negaran el asilo de inmigrantes de manera injusta.

A diferencia de otros candidatos, cuando le preguntaron por qué las mujeres de color debieran votar por él, O’Rourke, quien ha sido criticado por una vida y situación económica privilegiada, dijo que esperaba ser merecedor de voto “con trabajo y escuchándolas”.

Harris, quien ha cultivado el voto de afroestadounidenses en Texas y logró un evento con más de 2,400 asistentes en la misma Texas Southern University el mes pasado, logró una ovación cuando se centró en el área de justicia criminal.

La senadora dijo que “absolutamente” le daría un perdón a las personas que han cometido delitos menores por drogas. “Debemos tener el coraje de reconocer que hay muchas personas que han sido encarceladas que no debieran estar tras las rejas y que todavía están en prisión porque fueron condenados por leyes draconianas”, comentó en el foro.


Vivienda

Precandidatos como Julián Castro y Elizabeth Warren pusieron el área de vivienda en el centro del debate cuando se habla de igualdad de oportunidades para personas de color.

“Durante las próximas semanas vamos a presentar planes relacionados con educación, vivienda, todavía no tenemos fecha. No hemos invertido lo suficiente en vivienda en las últimas cuatro décadas. Necesitamos invertir más, buscar formas para aumentar el número de propietarios”, explicó Castro a Univisión Noticias.

“Los latinos son una gran parte del mercado emergente de propietarios y queremos reforzar la aplicación de leyes antidiscriminación para que tengan mejor acceso”, agregó.

En la misma línea Warren reiteró su promesa de construir tres millones de casas y departamentos gubernamentales en áreas urbanas y rurales, además de hacer más igualitarios los subsidios federales.

“Actualmente el sistema discrimina entre personas blancas y de color a la hora de dar subsidios”, aseguró.

Prioridades de campaña

Aunque Booker partió hablando de contaminación y pobreza e insistió en que era un problema urgente para las comunidades de color, dijo que no lo declararía una emergencia nacional, así como Donald Trump lo hizo con la inmigración indocumentada en la frontera.

El senador fue más allá y al hablar de su trayectoria y por qué merece el voto de las mujeres de color: prometió que si gana la nominación tendrá a una mujer en la boleta electoral como compañera de fórmula.

Tulsy Gabbard fue la primera de las mujeres candidatas en salir al escenario. La congresista reconoció a Univisión Noticias que “ser una mujer candidata es más complicado, porque todavía es un mundo dominado por los hombres, así como las Fuerzas Armadas”, donde también tuvo una experiencia similar.

Previamente la candidata fue criticada por una posición ambigua sobre derechos de la comunidad LGBTQ en las Fuerzas Armadas, pero durante el evento aclaró que, de llegar a la presidencia, eliminará la prohibición impuesta por Trump a las personas transgénero.


También criticó las guerras de cambio de régimen en el Medio Oriente y enfatizó que Estados Unidos debía dejar de ser el policía del mundo.

Durante su turno Klobuchar recibió preguntas los abusos de policías a personas de color y específicamente le mencionaron el caso de Philando Castile en Minnesota, su estado, quien murió a manos de un oficial.

“Se necesita reforzar la responsabilidad. La investigación no debe ser hecha por el departamento de policía de los oficiales involucrados. Debe existir un proceso justo”, aseguró la senadora.

Hace tan sólo cinco años atrás nadie habría apostado por Texas como el centro de un foro presidencial para mujeres de color, pero la demografía y perfil político del estado está cambiando y los demócratas ya han comenzado a perfilar al estado de la estrella solitaria como un objetivo para elecciones futuras, donde esperan cambiar su color de un tradicional rojo a un cambiante púrpura. Un camino largo e incierto, pero cada vez más real en un estado donde la agenda progresista está ganando un lugar.

Más contenido de tu interés