Herencias políticas: esos modos 'monárquicos' que se ocultan en el Capitolio de Washington

El país se ufana de ser la "mayor democracia" del mundo, aunque en el Congreso de Washington a veces se opera como en las viejas noblezas, donde se heredan títulos y cargos, en este caso escaños parlamentarios.
17 Dic 2017 – 9:40 AM EST

Cuando a finales de noviembre el congresista demócrata de Illinois Luis Gutiérrez anunció su retiro, m uy cerca de él lo observaba Jesús "Chuy" García, a quien Gutiérrez presentó como su sucesor. Hace más de 20 años atrás, fue él el 'ungido' cuando el ex alcalde de Chicago Harold Washington le dio su apoyo disparando una carrera que eventualmente le llevó al Congreso. Ahora él está haciendo lo mismo.

Los herederos políticos están lejos de ser algo del pasado, al contrario. Muchos de los políticos que han ocupado sus cargos por largo tiempo, no se limitan sólo a esperar el resultado de la primaria de su partido, para dar su respaldo a un candidato, algo que puede inclinar la balanza indebidamente hacia el elegido.

“La mayoría siente como parte de su legado, la obligación de dejar un sucesor. En cierta medida aseguran de esta manera la continuidad de su trabajo. Una tendencia que ha aumentado con el tiempo en la política estadounidense”, aseguró a Univisión Noticias Brandon Rottinghaus, analista político y profesor de la Universidad de Houston.

No muy lejos de la oficina de Gutiérrez, está el despacho del 'decano' del Capitolio, el demócrata John Conyers, el legislador con más tiempo en el Congreso. La carrera que empezó en 1965 se vio abruptamente cortada luego de que salieran a la luz acusaciones de acoso sexual.

Justo una semana despúes del anuncio de Gutiérrez, Conyers informó su retiro y de paso nombró a su hijo John Conyers III, como el heredero natural de su escaño.

“Mi legado no puede comprometerse o ser disminuido de ninguna forma por lo que está ocurriendo ahora. Esto, también pasará, y quiero que sepan que mi legado continuará a través de mis hijos. Tengo una excelente familia acá y especialmente mi hijo mayor, John Conyers III, a quien doy mi apoyo para que me reemplace en mi escaño en el Congreso”, dijo Conyers.

¿Herencia vacía?

Aunque tanto Gutiérrez como Conyers cumplían con un ritual muy acostumbrado en círculos políticos estadounidenses, sus espaldarazos pueden tener efectos diferentes en los 'herederos'.

En el caso de Conyers, más que ayudar, sus palabras podrían perjudicar las oportunidades de su hijo en las elecciones de 2018. A pesar de su extenso historial en la lucha por derechos civiles y laborales, Conyers sale del Congreso desprestigiado, en un momento en que la opinión pública está inmersa en un ambiente particularmente sensible, con el movimiento “#metoo”.


“Si alguien se va del Capitolio con una buena reputación, su respaldo no dañará a su sucesor, pero el impacto positivo es relativamente bajo. Al contrario, si alguien se va en medio de un escándalo puede ser muy dañino y probablemente el candidato no quiera el apoyo”, explicó a Univision Noticias Dennis Goldford, profesor de política y gobierno en Drake University.

Y es que cuando una persona recibe el respaldo de un legislador, en alguna medida está absorbiendo su herencia política.

En buen ejemplo es el caso del miembro de la asamblea de Nueva York, Keith Wright, en 2016, y su patrocinio por parte del congresista demócrata Charles Rangel, quien lo seleccionó para sucederlo en el escaño.

Rangel, quien representaba al distrito 13 de Nueva York, vio hundirse su carrera después de haber sido censurado por el Congreso por violaciones éticas y tributarias, en 2008. Perdió su cargo como presidente del Comité de Medios y Arbitrios en 2010. En las elecciones de 2012 y 2014 enfrentó una competencia fuerte en primarias que lo llevó a anunciar su retiro en 2016.

Fue entonces cuando apadrinó a Wright, lo presentó como su sucesor, su aliado político por décadas y su protegido.

Rangel fue una figura central en la campaña de Wright y atacó con fuerza a sus opositores, pero Adriano Espaillat, quien había competido con Rangel antes por el cargo, logró ganar la primaria por una diferencia de un poco más de mil votos. El récord de Rangel no ayudó al su protegido y Espalliat se convirtió en el primer legislador de origen dominicano en llegar al Congreso.

Resultados exitosos

Nevada es cuna de una de las herencias políticas más exitosas y notorias en la última década. El senador demócrata Harry Reid ocupó su escaño en el Senado por 30 años. En ese tiempo, llegó a ser líder de la mayoría demócrata en la Cámara Alta.

A tan sólo horas de anunciar su retiro en 2016, Reid mencionó a la ex fiscal general de Nevada, Catherine Cortez Masto, como su elegida. “Será la primera latina en el Senado en Estados Unidos”, dijo el legislador con confianza.

Cortéz Masto enfrentó una primaria fácil y luego se impuso contra el congresista republicano Joe Heck. Para lograrlo usó fuertemente la infraestructura política e influencia que Reid había construido con años de carrera.

“Aunque el legislador que se retira no puede traspasar directamente el escaño a su sucesor, ya que las elecciones son representativas, en la mayoría de los casos -sobre todo cuando se han mantenido varios años en el Congreso- traspasan su red de poder, los presentan a sus donantes, empujan al partido para que los ayude. El apoyo es mucho más que un discurso en público”, explicó Rottinghaus.

En el caso de las elecciones de 2018 sólo los votos dirán cuánta influencia realmente tiene Gutiérrez en su distrito y el daño real que sufrió la imagen de Conyers en el público estadounidense. Sólo las urnas pueden aclarar si una de las tradiciones más viejas de Washington, aún puede sobrevivir.

Trump, Moore, Franken, Weiner y otros nueve casos de acoso sexual que sacudieron la política en EEUU

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:EleccionesCongreso de EE.UU