null: nullpx

Galón de leche a 8 dólares y otros efectos que sufriría la economía sin trabajadores indocumentados

Las protestas de este 1 de Mayo quieren resaltar que los trabajadores más invisibles del país son necesarios. Sin mano de obra indocumentada, los efectos negativos se expandirían por varios sectores de la economía, como la producción agraria, la construcción y el servicio doméstico.
30 Abr 2017 – 6:43 PM EDT

Este lunes Álex Vásquez, originario de Oaxaca, llegó a la granja donde trabaja en Wisconsin a las 5:00 a.m. para alimentar junto con otro compañero inmigrante unas 5,300 vacas. Como cada día.

Pero, cumplida su misión laboral, tiene previsto viajar una hora y media hasta Milwaukee para sumarse a las protestas del 1 de mayo y reivindicar la importancia de los inmigrantes para Estados Unidos.

Dice que en su trabajo una abrumadora mayoría de trabajadores es inmigrante. A Vásquez, le preocupa sobre todo la mano dura que el actual gobierno promete contra los inmigrantes indocumentados.

En algunas industrias, especialmente en puestos de bajo salario y cualificación, los inmigrantes sin papeles tienen una función primordial. Sin ellos, algunos negocios se tambalearían.


Los negocios con más trabajadores inmigrantes
Estas son las industrias con más inmigrantes trabajando. Cerca de la mitad de ellos suelen ser indocumentados.
% trabajadores inmigrantes
% trabajadores indocumentados
FUENTE: Pew Research, 2014 | UNIVISION

La leche

Si las redadas en búsqueda de indocumentados afectan a las granjas de producción láctea, el precio del galón de leche en las tiendas de Estados Unidos se dispararía hasta los 8 dólares de media. Eso lo aseguró a finales de abril el lobista Jaime Castaneda, vicepresidente de la federación de productores de leche, en una conferencia en Washington DC.

Ahora el galón de leche cuesta de promedio menos de 3.50 dólares. Y es que, sean o no indocumentados, la mano de obra inmigrante es indispensable para esta industria: el 79% de la leche que se vende en Estados Unidos se produjo en una granja con trabajadores extranjeros, según un estudio de 2015 de Texas A&M University.


Aunque bajo la presidencia de Trump no han crecido las deportaciones, sí han aumentado las detenciones y sí parece haber incrementado el miedo de la comunidad inmigrante, donde conviven personas con y sin documentos. De hecho, en Wisconsin, uno de los epicentros de la industria láctea, los productores están teniendo problemas para encontrar a trabajadores por culpa de la incertidumbre y están subiendo los salarios para convencerlos, según cuenta la radio pública del estado.

Las frutas y verduras

Centenares de trabajadores en Immokalee, Florida, recogen tomates durante meses y meses en la zona y luego viajan a las Carolinas, a Georgia y más al norte para las cosechas de verano. Algunos de ellos dicen que este año no lo harán para evitar exponerse a las autoridades de tráfico y migratorias en su periplo veraniego.


En el estado de Washington también están preocupados. "Muchos rancheros dicen que va a haber un problema en la cosecha de este año", dice Edgar Franks, activista que organiza a los campesinos. Creen que faltarán inmigrantes dispuestos a trabajar en la recogida de fresas, arándano y frambuesa a partir de junio y julio.

No es para menos. El Departamento de Trabajo calculaba en 2016 que la mitad de los trabajadores agrícolas del país son indocumentados. Y la escasez de trabajadores viene de antes del cambio de política migratoria. Sin embargo, el temor a las redadas en el ámbito laboral podría aumentar todavía más esa falta de mano de obra y el Congreso, por ahora, no ha avanzado en la necesidad de incrementar las visas temporales H-2B, que muchas empresas del campo usan para contratar de forma legal.

Los trabajadores domésticos

Tan común es que inmigrantes indocumentados, especialmente mujeres, trabajen en casas particulares limpiando, cocinando o cuidando a niños y ancianos que Donald Trump tuvo que prescindir de su primer candidato a secretario de Trabajo este año. Y en el pasado otras carreras políticas estatales y nacionales acabaron por lo mismo.

Habían contratado a trabajadores domésticos sin papeles. Andrew Puzder, quien finalmente no fue secretario de Trabajo, admitió que había tenido una empleada doméstica sin papeles aunque dijo que desconocía que era indocumentada.

Estos trabajadores también hacen de jardineros, cuidadores, limpiadores de oficinas y operarios de mantenimiento. Según un estudio de United Workers United, el 85% de las trabajadoras domésticas no se queja de sus malas condiciones laborales por miedo que su estatus migratorio sea usado en su contra.

Las viviendas

La construcción es otra de las industrias que sufriría un temblor con un declive de la población indocumentada. En pleno boom económico de Texas, en 2013, un estudio calculó que la mitad de los empleados de la construcción del estado no tenía autorización legal para trabajar. Eran unos 400,000, según los datos de Workers Defense Project y University of Texas.


Sin embargo, el estudio alertaba que estos trabajadores solían cobrar menos que el resto y tenían más riesgo de accidentalidad porque estaban menos protegidos. De hecho, algunos grupos que sí creen que, sin trabajadores indocumentados, los salarios en sectores como la construcción mejorarían.

El centro Pew calcula que un cuarto de los trabajadores nacionales de la construcción son inmigrantes y, de estos, la mitad son indocumentados.

Los fabricantes de comida

De cada 100 trabajadores de la industria alimentaria, 29 son inmigrantes según el centro Pew. Los indocumentados concretamente representan a 13 de cada 100 empleados fabricando la comida que llega a supermercados y restaurantes.

Para Kathleen Schwartzman, autora del libro 'The Chicken Trail' sobre la industria del pollo y la inmigración, algunos negocios alimentarios deberían replantear sus procesos y sus precios sin inmigrantes.

"Los empleados representan un largo porcentaje de sus costos de producción", explica Schwartzman a Univision Noticias. Sin embargo, esta autora y profesora es muy crítica sobre por qué la industria del pollo tiene a tantos inmigrantes, con y sin papeles, trabajando.

Considera que en los años 90 la industria, afectada por peores ganancias y más sindicalización de la población afroamericana, sustituyó deliberadamente a estos trabajadores por inmigrantes. Era el boom de la migración mexicana y algunas grandes empresas fueron a buscar al vecino del sur esa mano de obra.


Lo que cuentan las manos de los campesinos indocumentados en #UnDíaSinInmigrantes

Loading
Cargando galería

...
Si eres trabajador inmigrante, envía tu opinión o experiencia sobre el 1 de mayo al autor de esta historia a través del email dbonmati@univision.net o por Twitter.



RELACIONADOS:PolíticaEconomíaHispanosProtestas

Más contenido de tu interés