null: nullpx

El Senado confirma abrumadoramente a Christopher Wray para sustituir a James Comey al frente del FBI

El nominado por Donald Trump llega a conducir el Buró de investigaciones luego del abrupto despido de Comey en mayo pasado y en pleno avance de la investigación de las conexiones rusas con la campaña del ahora presidente.
1 Ago 2017 – 5:43 PM EDT

El Senado confirmó este martes a Christopher Wray como jefe del FBI, el hombre elegido por el presidente Donald Trump para ocupar el cargo que desempeñaba James Comey hasta que fuera despedido por el presidente en mayo.

Wray fue confirmado en la Cámara Alta con 92 votos a favor y 5 en contra. Cuando asuma, tomará el control de la agencia que lleva la principal investigación federal sobre las presunta colusión entre la campaña presidencial de Trump y funcionarios rusos.

El nuevo jefe del FBI fue funcionario del Departamento de Justicia. Durante su audiencia de confirmación dijo en el Congreso que nunca comprometería su lealtad al presidente, algo que facilitó la aprobación unánime del Comité Judicial del Senado. Esa frase de Wray llegó luego de que Comey dijera que el presidente le había pedido su lealtad.

Hay quienes ven el arribo de Wray a la agencia como un la llegada de un poco de orden al desconcierto que dejó la abrupa salida de Comey quien llevaba adelante la investigación del 'Rusiagate'. Ante el Senado Comey aseguró que fue despedido por el presidente el 9 de mayo pasado para cambiar la marcha de esa investigación.

Incluso senadores demócratas como Sheldon Whitehouse por Rhode Island celebró que Wray llegue al Buró porque se necesita allí "un líder independiente".

Desde el despido de Comey, el FBI es conducido interinamente por Andrew McCabe, hombre cercano a Comey que también fue blanco de ataques de Trump en aquella entrevista con The New York Times en la que el presidente comenzó su seguidilla de ofensivas en contra del fiscal general, Jeff Sessions.

Será Wray quien decida si McCabe seguirá o no como vicedirector de la agencia.

Sobre Wray

Graduado en Yale, trabajó durante años como fiscal federal durante el Gobierno de George W. Bush antes de entrar en el sector privado.

Tiene 50 años y fue ayudante del fiscal general adjunto y posteriormente dirigió la división penal del Departamento de Justicia (2003-2005), donde supervisó casos de fraude corporativo, incluidos algunos relacionados con la energética Enron. Para este cargo fue confirmado por unanimidad en el Senado en 2003.

Trump anunció su elección por sorpresa en un tuit el pasado mes de junio. DIjo que lo consideraba un hombre de "credenciales impecables".

Los 10 momentos que llevaron a la abrupta salida de James Comey del FBI

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés