El abogado de Trump se queda sin defensa y esto puede meter en problemas al presidente

Michael Cohen está bajo investigación federal. Ahora, su equipo legal no lo defenderá más y hay versiones de prensa que indican que él está a punto de colaborar con los investigadores ante la amenaza real de cargos criminales en su contra.

El equipo legal de Michael Cohen, el abogado personal de larga data del presidente Donald Trump, dejará de representarlo en la investigación criminal sobre sus negocios, informaron este miércoles varios medios.

Se espera que los abogados de Cohen, Stephen Ryan y Todd Harrison, completen una revisión de los documentos incautados por fiscales federales en un allanamiento en abril en la vivienda y la oficina de Cohen.

El tribunal a cargo del juez Kimba Wood del Distrito Sur de Nueva York, puso como fecha límite para completar la revisión el próximo viernes.

Se trata de cerca de 3.7 millones de documentos incautados el pasado 9 de abril de las propiedades de Cohen. Luego del fin de la revisión de esos documentos, ambos abogados que vienen representando a Cohen desde junio de 2017, dejarán de hacerlo.

Cohen está bajo investigación federal por temas vinculados a sus operaciones comerciales.

Además, un reporte de la cadena ABC detalla que están bajo escrutinio los tratos secretos que Cohen ha hecho con supuestas amantes de Trump y posiblemente de otros republicanos y su desempeño en la campaña presidencial de 2016 del ahora mandatario.

Por otra parte, ABC indica que es factible que Cohen comience "a cooperar con los investigadores federales" de Nueva York. Este punto, indican observadores, puede ser el más inquietante para Trump.


En los allanamientos de abril se incautaron documentos que, según medios, incluían las comunicaciones entre Cohen y su cliente. Trump, en su momento se pronunció vía Twitter "¡El privilegio abogado cliente está muerto!", tuiteó el mandatario y tildó de vergonzosa la investigación.

La investigación criminal de los negocios de Cohen llegó por parte de Robert Mueller, el fiscal especial que investiga la posible colusión de Rusia con la campaña de Trump para influir en las elecciones presidenciales.

El Kremlin ha negado cualquier interferencia, mientras que Trump insiste constantemente en que la investigación es una "caza de bujas".

Cohen pasó a estar en el centro de las noticias especialmente por su rol en el caso de la actriz porno Stormy Daniels.

La mujer asegura haber tenido relaciones sexuales con Trump en 2006. Cohen admitió que realizó un pago de 130,000 dólares a Daniels poco antes de las elecciones de 2016 para que no contara públicamente su aventura con Trump.

El presidente niega haber tenido un vínculo con Daniels. Y tras meses de desconocer el pago a la actriz y de vaivenes sobre de dónde salió el dinero, Trump admitió que le pagó a Daniels algando supuestas extorsiones por parte de Daniels.

Cohen, una amenaza para Trump


Si alguien tiene información confidencial sobre Trump, ese es Michael Cohen.

Cohen comenzó a trabajar para el presidente Trump como su abogado personal hace más de una década. Durante todo este tiempo fue empleado de la Organización Trump.

Además de haber gestionado el pago a Stormy Daniels, Cohen tiene implicancias en muchos otros aspectos sensibles para el presidente.

Fue mencionado en el dossier compilado por el exagente de inteligencia británico Christopher Steele como un actor enlazado a actores rusos y la campaña.

Y Mueller está investigando -según The Washington Post- un viaje de Cohen a Praga en 2016, que parece conectarse con lo que se detalla en el dossier.

Además, el abogado de Trump tiene información privilegiada de movimientos inmbiliarios y financieros del presidente (incluidos sus negocios para la contrucción de una Torre Trump en Moscú).

No por nada Cohen fue señalado como el fixer (el solucionador de problemas) de Trump.

Tal vez intentando tomar distancia del escándalo que generó el allanamiento a Cohen, el presidente dijo en una entrevista con Fox que las pesquisas sobre Cohen no tenían que ver con él sino con los negocios hechos por el abogado.

Cohen ha expresado su preocupación sobre la carga financiera que supone su defensa legal, indicó Reuters citando gente cercana al abogado.

Esa misma fuente dijo a la agencia que Cohen se queja porque que no cree estar recibiendo suficiente apoyo de Trump para lidiar con esta situación.

Hay quienes señalan que Cohen es una de las personas que más podría perjudicar a Trump si comenzara a cooperar con las autoridades.


Si bien aún no ha sido acusado de ningún crimen, Cohen está algo acorralado porque todo indica que habrá cargos criminales en su contra.

Por ello, los investigadores podrían ofrecerle beneficios a cambio de su cooperación.

Hasta el momento no se ha identificado a ningún abogado para el reemplazo de los defensores salientes aunque Reuters detalló que Cohen contratará a alguien con más conocimiento directo con la fiscalía de Manhattan.

RELACIONADOS:RusiagateDonald Trump