FBI allana la oficina del abogado personal de Trump, Michael Cohen, y el presidente lo califica como un "ataque al país"

Este lunes las autoridades federales ingresaron a las oficinas de Cohen, quien dijo haber pagado 130,000 dólares de su bolsillo a la actriz porno, Stormy Daniels, para que mantuviera en silencio su romance con Donald Trump.

El FBI allanó este lunes las oficinas y la habitación de hotel del abogado personal del presidente Donald Trump, Michael Cohen, en busca de distintos documentos, entre ellos los relacionados con el pago que hizo a la actriz porno Stormy Daniels para que mantuviera en silencio su presunto romance con el mandatario, reportan distintos medios.

Los fiscales federales de Manhattan obtuvieron la orden por referencia del fiscal especial del 'Rusiagate', Robert Mueller, según dijeron los abogados de Cohen. Para ellos, el procedimiento es "completamente inapropiado e innecesario". Sin embargo, la búsqueda no parece estar relacionada directamente con la investigación sobre la posible colusión rusa en las elecciones presidenciales de 2016.


"Hoy la Oficina del Fiscal del Distrito Sur de Nueva York ejecutó una serie de órdenes de cateo e interceptó las comunicaciones entre mi cliente Michael Cohen y sus clientes", dijo Stephen Ryan, abogado de Cohen. "He sido informado por los fiscales federales de que la acción en Nueva York es, en parte, una solicitud de la Oficina del Fiscal Especial, Robert Mueller", agregó.

Una persona familiarizada con la requisa dijo al diario The Washington Post que Cohen es investigado por posible fraude bancario y violaciones a las leyes de financiamiento de campañas.

Según Ryan, Cohen ha colaborado con las autoridades al otorgarle a los comités del Congreso que investigan la posible interferencia rusa en las presidenciales cientos de documentos que han sido solicitados.

El presidente Donald Trump dijo a los periodistas en la Casa Blanca que la revisión a la oficina de Cohen y que en parte viene referida por el fiscal Mueller es "una cacería de brujas constantemente en proceso", "un ataque contra nuestro país" y una "situación vergonzosa".

Este martes, el mandatario siguió insistiendo en esa supuesta "cacería total de brujas" en Twitter. Además, dijo que el "derecho del secreto profesional entre abogado-cliente está muerto".

Sin embargo, para obtener una orden de cateo los fiscales deben cumplir una serie de pasos, entre ellos, convencer al juez de que existe una posible causa criminal y que con el procedimiento hallarán evidencia para soportar una acusación. Una orden de este tipo necesita la aprobación de distintos niveles en el Departamento de Justicia y las pautas del FBI requieren pasos adicionales cuando quien será revisado es un abogado. En este caso, Mueller optó por referirle el asunto a un grupo de fiscales de Manhattan que no trabajan en su oficina.

Cohen puede ser una persona de interés para Mueller en su investigación del 'Rusiagate' por ser el defensor personal del presidente y por haber sido mencionado en documentos por sus posibles nexos con funcionarios rusos. Sin embargo, no ha sido entrevistado o señalado de alguna falta por la Oficina del Fiscal Especial.

Su nombre apareció en las páginas de los medios cuando el 12 de enero pasado el diario The Wall Street Journal reveló que él le había pagado a la actriz porno Stormy Daniels 130,000 dólares para que no revelara una supuesta "relación íntima" en 2006 con Trump. Poco después de conocerse la noticia, Cohen dijo que había pagado ese monto a Daniels de su propio bolsillo, aunque luego se supo que todos los arreglos con la actriz los hizo usando el correo electrónico de la Organización trump. No obstante, el mandatario dijo que no sabía del acuerdo ni de dónde había provenido el dinero con el que su abogado silenció a Daniels.

La actriz, cuyo nombre real es Stephanie Clifford, dijo que cuando en los días finales de la campaña presidencial 2016 Cohen el ofreció un acuerdo ella aceptó "porque estaba preocupada por mi familia y mi seguridad".

Daniels, por su parte, demandó al mandatario republicano al argumentar que ese acuerdo de confidencialidad es nulo puesto que Trump nunca lo firmó. Además demandó al propio Cohen por difamarla al insinuar que ella mintió sobre su amorío.

Este pago es uno de los asuntos por los que se realizó la requisa este lunes en la oficina del abogado, dijeron al Times personas con conocimiento del tema. El FBI se llevó además correos electrónicos, documentos de sus impuestos y de los negocios del defensor, así como de sus comunicaciones con sus clientes, incluidas las intercambiadas con el presidente. Los espacios revisados por el FBI este lunes incluyen la oficina del abogado en el Rockefeller Center y la habitación en el hotel Loews Regency, en la concurrida Park Avenue, donde se hospeda mientras concluye unas reparaciones en su casa.

La requisa ocurre el mismo día que el abogado de Stormy Daniels, Michael Avenatti, solicita a la justicia nuevamente que tanto Trump como Cohen sean interrogados.

RELACIONADOS:Donald TrumpRusiagateEEUU