null: nullpx

Conoce al vendedor de autos usados que Trump pone como ejemplo de su gente

Gene Huber esperó 14 horas para escuchar al presidente, pero para su sorpresa acabó subido al escenario junto a él. "Ven aquí, ven aquí... Déjenlo subir, déjenlo subir. No estoy preocupado por él. Solo estoy preocupado por si me va a dar un beso", dijo Trump al invitarle a subir.
18 Feb 2017 – 6:28 PM EST

MELBOURNE, Florida. Donald Trump encontró este sábado al símbolo perfecto del tipo de votante de su "movimiento": Gene Huber un entusiasta vendedor de autos usados residente en Boynton Beach, en el sur de Florida, que había hecho fila durante 14 horas para escucharle en su primer mitin como presidente.

Desde su mansión de Mar-a-Lago, Trump había visto a Huber entrevistado en televisión mientras hacía fila para el evento en el aeropuerto Orlando-Melbourne.

Cuando subió al podio lo identificó entre la multitud y Trump le invitó a subir.

"Vi a este hombre en televisión justo ahora, usted. Le vi en televisión. Dijo 'amo a Trump. Dejen a Trump hacer lo que tenga que hacer'", dijo Trump. "Ese es mi tipo, ahí mismo. Es verdad. Ven aquí, ven aquí... Déjenlo subir, déjenlo subir. No estoy preocupado por él. Solo estoy preocupado por si me va a dar un beso".

Ataviado con una camiseta negra con la foto de Trump, Huber parecía el hombre más feliz de EEUU. Abrazó al presidente y éste le cedió el micrófono por unos segundos:

"Señor presidente, gracias señor", dijo Huber al micrófono. "Nosotros el pueblo, nuestro movimiento, somos la razón por la que nuestro presidente de EEUU está de pie aquí enfrente de nosotros hoy. Cuando el presidente Trump durante la elección prometió todas las cosas que iba a hacer por nosotros, sabía que iba a hacerlo por nosotros".

Después de su breve intervención, Trump le devolvió los elogios: "Ha nacido una estrella".

Así, el presidente enfrentado a la élite consiguió la foto que necesitaba para seguir presentándose a los suyos como un hombre del pueblo. El misterio de cómo el multimillonario Trump convenció en campaña a millones de votantes que viven en un universo paralelo al suyo aún sigue deslumbrando a quienes analizan la campaña presidencial 2016.

En campaña Trump solía invitar al escenario a algunos de sus simpatizantes – basta recordar a la colombiana Myriam Witcher que proclamó su amor por Trump– pero ahora que habita la Casa Blanca y está en la ciudad por excelencia del establishment político, Trump busca con estos mítines acercarse al país que le encumbró, en la misma línea populista de la campaña. En su discurso de este sábado recordó estas ideas.

"La llamada élite global mejoró su posición pero dejó a las familias trabajadoras con salarios cada vez más reducidos. Realmente se están encogiendo. Hace 18 años, muchos de ustedes en esta sala ganaban más dinero trabajando con un empleo que el que están haciendo ahora con dos y tres empleos".

Univision Noticias había hablado con Huber antes del evento. "Me dije que tenía que ser el primero en la línea para el mitin de Trump. Estoy en la fila desde las 4:00 de la mañana (...) 13 horas antes", afirmó.

"Mi misión era ser el primero, para mí es un honor decir que fui el primero en un mitin de Donald J. Trump", decía con patente felicidad. Añadía que había fracasado en dos intentos anteriores en mítines de Trump durante la campaña. En una ocasión llegó el tercero y en otra el sexto. Le entrevistaron varias cadenas de televisión y sus compañeros en la fila, testigos de su popularidad, le correspondieron con aplausos y cierta sorna: "Gene para nuestro próximo presidente", gritó uno.


En fotos: Así transcurren los primeros 100 días de Donald Trump en la Casa Blanca

En fotos: Así transcurrieron los primeros 100 días de Donald Trump en la Casa Blanca

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:PolíticaDonald Trump

Más contenido de tu interés