Cómo Trump usa Twitter para ventilar viejos conflictos personales y de negocios

La red social le permite al presidente regresar a rencillas del pasado (y generar algunas nuevas) con personas u organizaciones que han afectado su reputación y hasta sus negocios.
2 Dic 2017 – 1:57 PM EST

La periodista Marie Brenner estaba disfrutando de una cena cuando sintió húmeda su espalda, era una copa de vino tinto en su chaqueta. Miró a su alrededor y vio la cara de Donald Trump esperando su reacción. Dos años antes, en 1990, había escrito un perfil de él y al magnate no le gustó

“Fue una maniobra sigilosa. Vino de atrás. Era una chaqueta negra, así que todavía estoy esperando que la reemplace", dijo la periodista en un reportaje, para describir la 'venganza', el ejemplo más claro para ella de que Trump no perdona, ni olvida.

El episodio parece haber quedado corrroborado por el propio empresario, quien dijo que “había quedado a mano con Brenner, porque derramó vino en su vestido” en un perfil que escribió el periodista de New Yorker, Mark Singer,

Hay otras peleas que Trump está lejos de considerar cerradas y que involucran desde empresas y medios de comunicación hasta figuras televisivas y deportistas, sin dejar fuera por supuesto a políticos. Hay de todo cuando se habla de los 'enemigos' de Trump.

“Desde que llegó a la Casa Blanca (Trump) ha demostrado que no es capaz de abandonar su perfil de figura narcisista de los reality shows”, aseguró a Univisión Noticias Mark Jones, analista político y profesor de Rice University.


Ahora el mandatario tiene conflictos explosivos en varios frentes y nadie en su gobierno parece capaz de contenerlo, ni siquiera su jefe de gabinete John Kelly, quien muchos pensaban (o aspiraban) que controlara el frenesí tuitero.

NBC

Apenas se supo del despido del animador de NBC Matt Laurer, tras acusaciones de acoso sexual, el mandatario criticó a los jefes de la cadena televisiva diciendo: “¿Cuándo los practicantes de noticias falsas de NBC despedirán a Phil Griffin?” escribió, refiriéndose al presidente de MSNBC, el canal de información de tendencia liberal que es de los más duros críticos del gobierno.

En octubre Trump sugirió en su cuenta de Twitter quitarle la licencia a NBC, que son renovadas por la Comisión Federal de Comunicaciones, luego que la cadena difundiera una historia donde aparecía la potencial renuncia del secretario de estado Rex Tillerson, quien habría llamado “tonto” a Trump.

La relación entre NBC y Trump tiene raíces fuertes, ya que ahí partió y se desarrolló el programa ' The Apprentice', donde Trump alcanzó la fama como estrella de reality shows. Con 15 temporadas en su récord, de las cuáles Trump fue la estrella en 14.

La relación entre Trump y la cadena se hizo problemática con los años, cuando él comenzó a tomar posiciones políticas, como la promoción de la teoría conspitariva de que el presidente Barack Obama no era ciudadano estadounidense.

La temporada 14, fue la última de Trump. Terminó de filmarse en 2014 y salió al aire en 2015, justo el año que el magnate inició su campaña presidencial diciendo que “cuando México envía a su gente, no envía lo mejor. Están enviando gente con montones de problemas. Están trayendo drogas, están trayendo crimen, son violadores y algunos asumo que son buenas personas”.

Tras esto NBC anunció que sacaría de su programación a Miss USA y Miss Universe, ambos producidos por Trump. El magnate respondió que “NBC es débil y trata de ser políticamente correcto con todo el mundo”. Desde entonces la relación ha ido en picada.

CNN

Las disputas entre Trump y la cadena CNN son tantas que es imposible nombrarlas todas. Esta semana CNN dijo que nadie en su personal participará de la celebración en la Casa Blanca, en el más reciente capítulo de una historia que empezó a deteriorarse apenas arrancó la campaña y pese a toda la publicidad gratuita de la que disfrutó como candidato por el seguimiento exhaustivo que le hicieron sus periodistas.

“A la luz de los continuos ataques del presidente hacia la libertad de prensa, no sentimos que sea apropiado celebrar con él y sus invitados. Enviaremos un equipo para cubrir el evento”, aseguraron en una declaración a la publicación especializada Politico.


El presidente y su equipo de prensa, encabezado por Sarah Huckabee respondió alegrándose por la ausencia y sugiriendo que debían establecerse un premio de 'fake news' o noticias falsas de las que acusa de promover a la cadena para perjudicarlo.

Tan sólo unos días antes Trump había tuiteado que "Fox News es mucho más importante en Estados Unidos que CNN, pero fuera del país CNN internacional es una fuete mayor de noticias falsas y representan a nuestra nación muy pobremente en el mundo".

El presidente no sólo ha utilizado palabras para criticar a la cadena. A mediados de año promovió un video en su cuenta de Twitter donde se muestra a sí mismo golpeando a una persona cuyo rostro ha sido reemplazado por el logo del canal.

Además, ha hecho lo imposible para clasificar a CNN como generadora de “noticias falsas” y en innumerables discursos ha criticado fuertemente a la cadena.

NFL

Desde septiembre pasado el presidente está enfrascado en una disputa con los jugadores de fútbol americano y la liga toda por la práctica de arrodillarse durante el himno nacional al inicio de cada partido.

Trump llamó “hijo de puta” al jugador Colin Kaepernick, quien hace más de un año impuso este gesto como protesta por la excesiva violencia policial contra los afroaestadounidenses, reflejada por aquellos días en la seguidilla de muertes de negros a manos de oficiales blancos.

El presidente dijo que los dueños de equipos deberían despedir a los jugadores que se arrodillen y alentó a los fanáticos a abandonar los estadios. La NFL respondió diciendo que no tomará represalias contra personas que tienen derecho a la libre expresión.

No es el primer choque de Trump con la liga. Antes de dedicarse a la política o a la televisión, fue dueño de un equipo de fútbol americano en los años 80, actividad que compartió con sus negocios inmobililarios.

En 1984 Trump compró a los New Jersey Generals, equipo de la USFL (United States Football League), una liga de fútbol americano que inició en 1983 y realizaba sus partidos en la primavera, mientras la NFL competía en otoño.

Trump presionó para la que la USFL empezara a jugar también en otoño en pos de mayores beneficios económicos, aunque sus equipos no podían competir con los grandes del deporte, o forzar una fusión entre las ligas.

Impulsado por la visión de Trump, la USFL demandó a la NFL por prácticas monopólicas por $1.200 millones de dólares en daños y aunque ganaron el caso solo se les indemizó con $3 dólares. Poco después la USFL cerró sin que se produjera la fusión ansiada.

En 2014 Trump trató de comprar el equipo Buffalo Bills, pero fracasó.

En diversos tuits el presidente ha calificado los juegos de la NFL como “aburridos” y “demasiado suaves” por los controles preventivos que se han establecido para evitar lesiones serias entre los jugadores, particularmente cerebrales.

Rosie O'Donnell

Este miércoles Rosie O'Donnell -actriz, animadora, comediante y una de las celebridades televisivas más conocidas y polémicas de Estados Unidos- publicó en su cuenta de Twitter el mensaje de Trump criticando Laurer y escribió “violador de niños” encima.

Es un nuevo asalto de la pelea entre O'Donnell y el presidente que lleva décadas en desarrollo.

Cuando Trump quiere hacer un comentario negativo de una mujer, usualmente la compara con O’Donnell.

En 2006 cuando Trump decidió no despedir a Tara Conner Miss USA después que saliera a la luz su adicción a las drogas y diversas actividades sexuales, O'Donnel - que en ese momento estaba en The View-, criticó la decisión asegurando que el magnate estaba explotando el escándalo para promover e espectáculo, del cual era dueño.

Además, O’Donnell aseguró que Trump había caído en bancarrota (acusación que él siempre ha negado) y dijo que era un hombre que “no se ha hecho a sí mismo”, en referencia a su condición de heredero. También criticó sus matrimonios, divorcios y amoríos como para demostrar que no tenía estatura moral.

Trump respondió diciendo que la actriz era “una perdedora” y aunque amenazó con demandarla (una reacción refleja en muchas situaciones que involucran al presidente) nunca lo hizo, pero se dedicó a atacarla incesantemente en medios de comunicación.

De vez en cuando la animadora emerge en los tuits del mandatario, usualmente para recordarle al público que es “cruel, ruda, tonta y molesta”. También cada vez que hay noticias respecto a la carrera de O'Donnell, Trump lanza comentarios. La actriz en general le responde y así la pelea continúa.

Elizabeth Warren

Esta semana en un homenaje en la Casa Blanca a tres veteranos nativos americanos que trabajaron en la codificación de mensajes durante la Segunda Guerra Mundial, Trump mencionó a “Pocahontas” para burlarse de la senadora Elizabeth Warren, con un nombre que muchos les parece un término despectivo y racista.

“Es una pena que el presidente de Estados Unidos no pueda completar ni una ceremonia honrando a héroes sin tener que hacer un comentario racista. Se cree que así me va a callar. No le ha surtido efecto y no lo hará en el futuro”, aseguró Warren en respuesta a la más reciente referencia presidencial.

Esta semana, el presidente del Congreso Nacional de Indios Americanos, Jefferson Keel, lamentó que el mandatario “use el nombre de Pocahontas para insultar a un adversario político”, ratificando lo que dijeron la primera vez que lo usó contra Warren de que “no debe usarse como una calumnia, y es inapropiado que alguien use su nombre de una manera despreciativa".


Pocahontas era una joven india de la actual Virginia que fue secuestrada por los primeros colonos ingleses y se convirtió al catolicismo. Su historia ha sido romantizada por algunos como ejemplo del efecto “civilizador” de la colonia y presentada por otros como muestra de los destrozos que causó en la sociedad indígena la llegada de los colonos.

Trump llama a Warrern Pocahontas desde la campaña electoral recordando un episodio 2012 cuando la hoy senadora compitió con el republicano Scott Brown por su escaño en la cámara alta y éste la acusó de registrarse “deshonestamente como nativa americana", mientras trabajaba en las universidades de Pensilvania y Harvard.

Warren, quien es rubia de piel blanca y ojos azules, dijo que estaba orgullosa de su herencia indígena, de la que conoce por las historias que ha sabido de su familia. Sin embargo, nunca se ha aportado evidencia científica que respalde ese lazo cherokee que la senadora dice tener.

Los 15 momentos que revelan la personalidad de Donald Trump desde que fue elegido presidente

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Casa BlancaDonald Trump