null: nullpx
Corea del Norte

Ni la estrategia de Trump, ni la de Obama: Biden traza su propia política hacia Corea del Norte, un punto medio entre ambas

La nueva administración se ha distanciado de la búsqueda de un gran acuerdo con Pyongyang que perseguía Trump, pero también de la conocida política de "paciencia estratégica" de Obama, de la que participó Biden como vicepresidente. La nueva política apunta a ser un punto intermedio entre ambas.
1 May 2021 – 12:17 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

Tras meses de conversaciones y evaluaciones a puertas cerradas, el gobierno de Joe Biden finalmente ha comenzado a trazar su propia política respecto a Corea del Norte, que toma distancia de los enfoques tanto de Donald Trump como de Barack Obama y parece ubicarse en un punto medio entre ambos, según funcionarios estadounidenses.

Aunque aún se desconocen detalles, el nuevo enfoque de Estados Unidos hacia Corea del Norte buscará un acuerdo por fases con el objetivo de lograr la desnuclearización total, desmarcándose así del "todo o nada" de Trump o de la llamada "paciencia estratégica" de la era Obama, de la que Biden formó parte como vicepresidente.

Esta revisión de la política hacia Corea del Norte por parte de la nueva administración era esperada por las potencias aliadas en esa región, como Corea del Sur y Japón, que actualmente están revisando la propuesta y que jugarían un papel importante ya que serían consultadas "a cada paso del camino".

Un "enfoque calibrado y práctico"

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo este viernes que el Gobierno desplegará un "enfoque práctico y calibrado que esté abierto a la diplomacia con la República Popular de Corea (RPDC)". Ello deja deja una puerta abierta a una posible reunión entre Biden y Kim Jong Un, como ocurrió con Trump, pero sin abordar la exigencia de una desnuclearización total a cambio de eliminar todas las sanciones, una apuesta que no dio resultado en el pasado.

Sin embargo, Biden ha enfatizado que tal reunión con el líder norcoreano se daría solo después de que los negociadores logren un acuerdo previo, reportó ABC News.

Un funcionario estadounidense dijo al diario The Washington Post que los nuevos lineamientos son "un enfoque diplomático cuidadoso y modulado, preparado para ofrecer alivio en determinados pasos" con un "objetivo final de desnuclearización".

Ello difiere también de la visión que puso en práctica Obama, que hizo a un lado la diplomacia y se basó en esperar a que las sanciones asfixiaran a Pyongyang al punto de que tuviera que optar por la desnuclearización, algo que tampoco resultó.

"Si la administración Trump fue todo por todo, la de Obama fue nada por nada", dijo el funcionario al Post. "Esto es algo intermedio", agregó.

De esta forma, la apuesta de Biden parece abordar un enfoque por fases, que incluiría un alivio de sanciones parciales a cambio de una desnuclearización parcial, con el desafío de lograr la desmantelación total del programa nuclear de ese país asiático.

La situación actual con Corea del Norte

Con los primeros trazos de esta nueva política hacia Corea del Norte, funcionarios estadounidenses dijeron a The Washington Post que planeaban transmitirla a sus pares norcoreanos, aunque reconocieron que "no es probable que cambie a corto plazo el cálculo del régimen con respecto a las provocaciones nucleares".

“No creemos que lo que estamos contemplando prevenga la provocación del Norte”, dijo un alto funcionario citado por ese diario. "Tenemos la plena intención de mantener la presión de las sanciones mientras esto se desarrolle", añadió.

Kim Jong Un ha instado a Estados Unidos a dejar de presionar por la desnuclearización de su país, que el pasado mes de marzo lanzó dos misiles de corto alcance en la que fuera la primera provocación norcoreana a la nueva administración estadounidense. Unos días después, disparó otros dos misiles balísticos que según Japón podrían tratarse de misiles prohibidos por las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

Ante estas maniobras, Biden respondió que "habrá respuesta si optan por una escalada", aunque también puntualizó: "Estoy dispuesto a la diplomacia en cierta forma, pero tiene que estar condicionada a que concluya en la desnuclearización”.

Un reporte de la agencia Reuters del mes de marzo dio a conocer que funcionarios de la administración de Biden habían estado intentando contactar con las autoridades norcoreanas por distintos canales desde mediados de febrero, pero Pyongyang no había respondido.


La administración Biden ha demostrado la importancia de mantener estrechos vínculos con sus aliados estratégicos en Asia Oriental, como Japón y Corea del Sur. De hecho, la primera visita oficial de un líder extranjero del mandato de Biden fue la del primer ministro japonés, Yoshihide Suga, quien estuvo en Washington el 16 de abril. A esta visita seguirá la del presidente surcoreano, Moon Jae-in, el próximo 21 de mayo.

También el secretario de Estado, Antony Blinken, ha priorizado la región y sus primeros viajes al extranjero fueron a Japón y Corea del Sur, lo que ilustra la inclinación por mantener un vínculo estrecho con sus socios, no solo para enfrentar la amenaza norcoreana sino también, especialmente, para abordar las relaciones con China.

Mira también:

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés