null: nullpx
Partido Demócrata

Bernie Sanders otra vez por la presidencia: ¿podrá reactivar su 'revolución' entre los demócratas?

En 2016 el senador logró mover hacia la izquierda la agenda demócrata activando la base joven del partido y puso en marcha un movimiento que, paradójicamente, esta vez puede diluir el empuje de un mensaje de trasformación que comparten varios aspirantes de la candidatura demócrata.
19 Feb 2019 – 02:27 PM EST

Cuando en 2015 el entonces no muy conocido senador independiente Bernie Sanders se lanzó a buscar la candidatura presidencial por el Partido Demócrata, rápidamente se desató un fenómeno político que desafiaba la brecha generacional para convertirse en el líder de la rebelión juvenil dentro del partido.

Reducida a solo dos contrincantes, Sanders y Hillary Clinton, aquellas primarias demócratas se convirtieron en un pulso entre el 'establishment' y una insurgencia más liberal, que se autodenominaba “socialista democrática”. Sanders era su campeón. Logró rescatar para el léxico estadounidense una palabra que era impronunciable por aquel que tuviera aspiraciones políticas.

Con ese historial, el veterano senador por Vermont vuelve a postularse para lograr la candidatura demócrata en 2020 y sacar de la Casa Blanca a Trump, “el presidente más peligroso y crear un gobierno que se base en los principios de justicia económica, social, racial y ambiental", explicaba Sanders en un correo enviado a sus simpatizantes después de hacer el anuncio en una entrevista con la Radio Pública de Vermont.


Aunque esa “transformación” a muchos pueda resultar como aspiraciones normales, sus críticos rápidamente advierten que son demostración de veleidades extremistas de los “nuevos demócratas”, la generación que se activó tras 2016 y cuya principal representante es la congresista Alexandria Ocasio-Cortez.

Sanders fue el líder de una rebelión juvenil dentro del Partido Demócrata. De hecho, en las primarias obtuvo más votos entre los menores de 30 años que Clinton y Donald Trump unidos, de acuerdo con un estudio del Centro para Información e Investigación en Aprendizaje Cívico de la Universidad de Tufts.

De acuerdo con esos datos, para junio de 2016, hacia el final de las elecciones primarias, Sanders había sacado 30% más votos entre los jóvenes. Era la expresión numérica de lo que se percibía en sus eventos de campaña, lleno de entusiastas “millenials” que extrañamente seguían a un septuagenario.

No fue suficiente para lograr la nominación y dejó entre muchos seguidores un sentido de frustración (algunos incluso hasta de ‘despojo’, una idea que explotó el presidente Trump en su estrategia por dividir a los demócratas).

2020 no es 2016

Pero eso fue 2016. 2019 muestra un escenario totalmente diferente, en el que hasta ahora 14 demócratas han puesto sus nombres en la competencia por la nominación, de ellos cinco son mujeres. Y algunos de esos nombres representan también esa tendencia de “socialismo democrático”, como la senadora Elizabeth Warren.

Así que Sanders ya no tiene el monopolio de esas ideas progresistas de tendencia socialista que hasta hace pocos años eran inconfesables para un político que aspirara llegar a la Casa Blanca.

La campaña de Sanders destaca que el senador tiene una gran posibilidad de derrotar a Trump, según reflejan muchas encuestas (solo el exvicepresidente Joe Biden tiene mejores números cuando se le enfrenta al mandatario. Solo que Biden no ha dicho aun si se va a postular).

Muchos consideran que, por su perfil atractivo para muchos en la clase trabajadora, Sanders podría ampliar la base de votantes demócratas en estados tradicionalmente conservadores y recuperar aquellos que se abstuvieron de respaldar al partido en 2016, pero que regresaron en las elecciones de mitad de periodo de 2018.

En cuanto a la edad, el senador ha demostrado que tiene la energía para afrontar una nueva campaña electoral.

De ser elegido tendrá 79 años cuando entre a la Casa Blanca, por lo que será el presidente más longevo de la historia de EEUU. Donald Trump, quien actualmente detenta el récord, tiene 72 años.

Una notable diferencia que conseguiría Sanders si lograra la candidatura demócrata es la presencia de Trump, un candidato formidable que logró ganar en terrenos tradicionalmente demócratas, como el llamado Cinturón de Óxido, donde logró capitalizar el descontento de la clase trabajadora golpeada por efecto de la globalización y la mayor eficacia de la producción industrial.

Aunque en las elecciones de mitad de período de 2018 esos votantes volvieron a respaldar a los demócratas para darles la mayor victoria parlamentaria de las últimas décadas y Sanders tiene una buena recepción entre esos votantes, Trump logró una buena conexión con ellos. Basta saber si ese vínculo aguantará los cuatro años del gobierno y si Sanders puede disputarle apoyos allí.

Uno de estos 20 demócratas podría ser el contendor de Donald Trump (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés

Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.