null: nullpx

Baltimore, la ciudad a la que Trump calificó de "sucia y peligrosa", será la sede del retiro anual republicano

El presidente prosiguió este lunes su ataque por Twitter contra el demócrata Elijah Cummings, presidente del Comité de Supervisión de la Cámara, quien representa uno de los distritos de esa ciudad de Maryland.
30 Jul 2019 – 1:06 AM EDT

Los republicanos de la Cámara de Representantes organizarán su retiro anual en Baltimore, una ciudad a la que el presidente Donald Trump calificó de "muy peligrosa, repugnante e infestada de roedores" en una serie de tuits que atacaron también al representante demócrata Elijah Cummings, presidente de la Comisión de Supervisión y representante del Séptimo Distrito del Congreso de Maryland.

El diario The Washington Post fue el primer medio que informó que el Partido Republicano programó su conferencia de retiro anual en la ciudad de Baltimore durante el mes de septiembre. La locación elegida podría poner a Trump en una situación incómoda después de las críticas que vertió en Twitter sobre la ciudad este fin de semana.

Tradicionalmente, los presidentes pronunciaron un discurso en el lugar donde sus partidos realizan el retiro anual. Hasta el momento Liz Cheney, presidenta de la conferencia republicana de la Cámara de Representantes y Mark Strand, presidente del Instituto del Congreso, no han dado declaraciones sobre el retiro que se tiene programado durante los días 12 al 14 de septiembre. Ambas instituciones son las encargadas de la planificación de la actividad.

El retiro republicano estaba programado para realizarse en White Sulphur Springs, West Virginia, a finales del mes de enero, pero los líderes del partido lo pospusieron debido al cierre del gobierno que estaba en vigor en ese momento. Los demócratas también postergaron su retiro de invierno, que tuvo lugar en abril.

Las críticas de Trump hacia Maryland no cayeron bien ni en su propio partido. El gobernador republicano de Maryland, Larry Hogan, denunció el lunes en un programa de radio local que "Washington está completamente consumido por la política furiosa y divisiva", y que a la ciudad le "vendría bien algo de ayuda de la Casa Blanca y del Congreso."

"¿Por qué no nos centramos en resolver los problemas y ponernos a trabajar?", reclamó Hogan en el programa de radio C4. "En lugar de quién está tuiteando qué (y) quién está insultando a quién".


Los tuits de Trump

Trump pasó el fin de semana y la mañana de este lunes tuiteando en contra de la ciudad de Baltimore y de Eliah Cummings.

El presidente sugirió en varios tuits que las condiciones en el distrito de Cummings "son mucho peor y más peligrosas" que las registradas en la frontera entre Estados Unidos y México.

Los ataques del presidente hacia Cummings llegan después de que el presidente del Comité de Supervisión, durante una audiencia en el Congreso el 18 de julio, criticó al director de Seguridad Nacional, Kevin McAleenan, por la política de 'tolerancia cero' con la cual se separaron a miles de familias al llegar a la frontera.

"El daño que la Administración Trump ha infligido, y continúa infligiendo, impactará a esos niños por el resto de sus vidas", reclamó Cummings a McAleenan en una audiencia donde también recibió fuertes reclamos por las condiciones en que son confinados los inmigrantes en los centros de detención.

Sin embargo, el presidente arreció este lunes sus críticas hacia Cummings y las cuatro representantes demócratas (Alexandria Ocasio-Cortez, Ayanna S. Pressley, Ilhan Omar y Rashida Tlaib), a quienes se les conoce como 'el escuadrón' en el Capitolio, con las que mantiene un enconado enfrentamiento desde hace semanas.

"Si los demócratas van a defender el 'escuadrón' de la Izquierda Radical y el Fracaso de Baltimore del Rey Elías, será un largo camino hacia 2020. La buena noticia para los Demócratas es que tienen los medios de comunicación falsos en su bolsillo!", tuiteó temprano el presidente.

Los tuits de Trump fueron nuevamente tildados de racistas por parte de los demócratas, pero los aliados republicanos de Trump defendieron los comentarios del presidente.

Trump dijo que no había "nada racista" en sus tuits e incluso afirmó que Cummings, un legislador negro que ha trabajado durante 13 períodos en el Congreso, era el "racista".


"Señor Presidente, voy a casa a mi distrito todos los días. Cada mañana, me despierto y voy a luchar por mis vecinos", tuiteó Cummings en respuesta al ataque inicial de Trump durante el sábado.

"Es mi deber constitucional supervisar el Poder Ejecutivo. Pero es mi deber moral luchar por mis electores", escribió Cummings quien ha sido blanco de la ira presidencial por investigar a los familiares de Trump, entre ellos la hija y el yerno del presidente, Ivanka Trump y Jared Kushner que trabajan en la Casa Blanca.

A principios de este mes, Trump emplazó a las cuatro congresistas demócratas a que "regresen" a sus países de origen (cuando todas son estadounidenses y tres de ellas nacieron en EEUU) y "arreglen los lugares totalmente rotos e infestados de delitos de los que vinieron". El lenguaje racista utilizado por el presidente Trump fue condenado por los demócratas y después mediante una resolución de la Cámara de Representantes.

Mira también:

Hispanos, musulmanes, gays, indígenas: ellos ganaron y se convirtieron en pioneros

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés