Política

A un congresista no le gusta una cuenta de Twitter, la demanda y ayuda a que se haga viral: el caso de 'La vaca de Devin Nunes'

El representante republicano Devin Nunes demandó a la red social y a varias cuentas de parodia en la plataforma por difamación y discriminación de su ideología conservadora. Alega que estas burlas dañaron su campaña por la reelección en 2018. Pero aunque tiene un aliado importante, el presidente Trump, el precedente legal no está de su lado.
23 Mar 2019 – 5:31 PM EDT

Cuando el representante Devin Nunes demanda a 'La vaca de Devin Nunes' lo que está en juego es la libertad de expresión, dicen tanto defensores como detractores.

Nunes, congresista republicano por California, demandó esta semana a la cuenta de Twitter @DevinCow, más conocida como 'La vaca de Devin Nunes'. El efecto hasta ahora solo le ha traído miles de seguidores más a este usuario que se burla del político, pues no es claro hasta dónde llegará esta demanda en la corte.

Nunez entabló la queja contra dos cuentas que lo parodian en Twitter, contra a la plataforma y contra a una estratega republicana, y busca por ello 250 millones de dólares, según documentos presentados en corte.

Los acusa de supuesta difamación, de ser parte de una "conspiración civil" para discriminarlo por su ideología conservadora y de perjudicar sus esfuerzos por conseguir la reelección en 2018.

El abogado de Nunes, Steven Biss, dijo en un comunicado enviado a Univision Noticias que "Twitter es una máquina… El congresista Nunes tiene la intención de hacer rendir cuentas a Twitter por su comportamiento abusivo y su mala conducta".

Según la demanda, "Twitter sabía que la difamación estaba (y está) ocurriendo. Twitter dejó que sucediera porque Twitter tenía (y tiene) una agenda política y una motivación: Twitter permitió (y permite) que su plataforma sirviera como un portal de difamación para minar la confianza pública en el demandante y beneficiar a sus oponentes y a los oponentes del Partido Republicano".

Además de Twitter, los acusados en la demanda son los usuarios @DevinCow (La vaca de Devin Nunes); @DevinMom (La mamá de Devin Nunes); y Liz Mair, estratega republicana, acusada de conspirar con sus "'clientes' para atacar y enlodar a Nunes" y publicar supuestos videos que incriminaban al congresista en violaciones éticas.

Estas cuentas acusan al congresista de mentiroso, ladrón, drogadicto, y de llevar a cabo actos sexuales con el presidente Donald Trump y el presidente de Rusia Vladimir Putin. Según la demanda, esto hizo que Nunes sufriera "insultos sustanciales, humillación, vergüenza, dolor, sufrimiento mental y daños a su reputación".

Un vocero de Twitter le dijo a Univision Noticias que "no estaban comentando en este momento" sobre el litigio.


¿Qué tan probable es que esta demanda sea exitosa?

No mucho, le dijo a Univision Noticias Ryan Cummings, abogado de legislación de medios de comunicación y de la Primera Enmienda, "a menos de que (Nunes) pueda establecer que hubo un acuerdo escrito entre Twitter y esas cuentas de parodia para difamarlo ... y es bastante improbable que un acuerdo así exista".

Y si no hay nada escrito, continúo el abogado, "tendrías que conseguir que una de esas partes admitiera que ... hubo un acuerdo para difamarlo", también "bastante improbable".

Si esa conspiración no se puede probar, "Twitter sería simplemente el equivalente de un micrófono que alguien está usando en una esquina", dijo Cummings. De hecho, la Seccion 230 de la ley Communications Decency Act dice que "ningún proveedor o usuario de un servicio informático interactivo será tratado como el editor u orador de cualquier información proporcionada por otro proveedor de contenido de información". En otras palabras, la ley protege a Twitter, Facebook y YouTube de responsabilizarse por lo que publican sus usuarios.

Pero el verdadero nudo del asunto, como dijo Nunes en entrevista con Fox News, es la cláusula de la Primera Enmienda de la Constitución que garantiza la libertad de expresión, uno de los conceptos más centrales a la identidad de Estados Unidos desde su fundación.

Liz Mair, la acusada en la demanda del congresista, opinó lo mismo, pero por razones distintas.

En entrevista con MSNBC dijo que "aquí parece que lo que tenemos es un miembro de la Cámara de Representantes … que está usando el litigio para asfixiar la libertad de expresión".

No es Twitter, es la 'vaca' y la 'mamá'

Pero el tema más interesante no es el de Facebook ni Twitter, dice Cummings, sino el de los dueños de las cuentas @DevinMom, suspendida por Twitter el año pasado, y @DevinCow, hoy más activa que nunca: a las ocho horas de que se supiera la demanda, pasó de 2,000 seguidores a más de 260,000. Cinco días después ya tiene más de 620,000.

"'La vaca de Devin Nunes', 'La mamá de Devin Nunes'... no creo que la gente vea eso y piense que de verdad la vaca o la mamá del congresista están manejando esas cuentas", dijo Cummings a punto de reír.

Los tuits hablan por sí solos.

"Estoy buscando enlaces a programas que hablen de la demanda. ¿Me pueden tuitear algunos links? Tuitear con pezuñas es muy difícil....gracias", escribió 'La vaca de Devin Nunes'.

Muchos de los tuits y retuits son chistes sobre Nunes y juegos de palabras de ganado, leche, pasto o abono.

La gran incógnita del caso es si una corte protegería esas cuentas como expresiones de parodia o si las consideraría expresiones difamatorias.

¿Cómo se determina eso? Un jurado examinaría las cuentas y determinaría si "una persona razonable" podría pensar que se trata de cuentas serias, cuyos mensajes deben ser percibidos como verídicos y que a pesar de esto presentan información falsa.

Esto se debe decidir tras un proceso legal, dice el abogado, "pero ... yo diría que cae en el campo de las declaraciones de parodia protegidas".

El precedente legal no está del lado de Nunes.

En 2018, un juez en Ohio dictaminó que un hombre que creó una cuenta de parodia en Facebook de la Policía local, llegando hasta a usar el sello del departamento policial, estaba protegido por la Primera Enmienda y la libertad de expresión.

Pero el caso más emblemático y más parecido al de Nunes es uno que llegó hasta la Corte Suprema en 1988, Hustler Magazine v. Falwell.

La revista Hustler publicó un aviso en el que pintaba al televangelista Jerry Falwell como un borracho incestuoso. La Corte decidió unanimemente que la Primera y Decimocuarta Enmienda dictaban que las figuras públicas no podían demandar por "daños emocionales intencionales" si esos daños eran causados por una parodia que "una persona razonable" no interpretaría como verídica.

Entonces, ¿por qué entablar la demanda?

Aunque esto solo lo sabe Nunes y sus abogados, Cummings apunta a las tres razones más probables:

1. Para 'enfriar' lo que se dice en esas cuentas y otras como ellas: Quienes estén detrás de las cuentas de Twitter demandadas tendrán que contratar abogados, gastar dinero y seguramente les aconsejarán que no hablen públicamente, y menos sobre el representante.

2. Por motivaciones políticas: Quizá Nunes quiera enmarcar el asunto y su respuesta de manera que sea útil para su estrategia política. Es decir, usar el debate de la regulación de las redes sociales como parte de la discusión que se remonta décadas atrás de si los medios tradicionales están sesgados en contra de la derecha.

3. La tercera razón y la menos probable: ganar la demanda porque se sintió genuinamente ofendido y perjudicado.

"Hay cuentas de parodia para prácticamente cualquier entidad o persona pública en el mundo. Usted nómbrela. Entonces, yo no puedo... no podría ni tratar de adivinar por qué una persona decide que este es el tipo de situación que quiere (llevar a una demanda)", dijo Cummings, incrédulo.

Hacer rendir cuentas a los poderosos

A los llamados de Nunes de "hacer rendir cuentas" a Twitter se une una queja importante, la del presidente. Y esa no es la única red social en la mira de los conservadores.

Donald Trump ha dicho que analizará la decisión de Facebook de bloquear comentarios en una publicación del director de redes sociales de la Casa Blanca, Dan Scavino Jr, en esa plataforma. Una vocera de Facebook le dijo a Univision Noticias que la publicación cumplía sus parametros de spam y por eso la bloquearon temporalmente, pero que fue restaurada y se disculparon con Scavino.

Regular las redes sería complicado. Aunque las cortes las han tratado como 'mercados de ideas', también es donde muchos reciben sus noticias, lo que las hace más parecidas a los medios tradicionales.

Pero a la vez es donde se dan interacciones altamente personales y no hay precedente de que el gobierno trate de regular este tipo de comunicaciones privadas (a excepción de las difuntas leyes contra la sodomía), ya que las cortes han reforzado el derecho a la privacidad.

"Creo que empezaríamos a bajar por una pendiente muy resbalosa", dijo Cummings, "si el gobierno empieza a determinar qué es y qué no es apropiado publicar en una plataforma de redes sociales, y de maneras específicas".

La difícil relación entre Trump y los gurús de Silicon Valley

Loading
Cargando galería
Publicidad