La 'viuda negra' japonesa, una asesina que mató a su marido y dos amantes, sentenciada a la horca

Asesinó con cianuro a su esposo y a dos amantes e intentó asesinar a otra pareja, después de obtener de ellos autorización para convertirse en heredera de sus propiedades. Llegó a amasar una fortuna de 8.8 millones de dólares.

Engañó a sus parejas sentimentales para que tomaran cianuro y poder así heredar sus bienes y pagar sus deudas. Así fue como Chisako Kakehi, de 70 años, asesinó a su marido y a dos de sus amantes, según explica la sentencia de muerte emitida este martes por el Tribunal del Distrito de Tokio, en Japón.

Conocida como 'la viuda negra', a Kakehi le espera la horca por el homicidio de estos tres hombres y por el intento de asesinato de otro entre los años 2007 y 2013, indicó un funcionario judicial.

Los fiscales definieron los asesinatos de Kaheki como "atroces y raramente vistos" y sostuvieron que la acusada se encuentra en plenas facultades para responder ante sus crímenes, aunque la defensa argumentó que sufría demencia.

Kakehi asesinó a su marido de 75 años, Isao, y a sus parejas de 71 y 75 años, Masanori Honda y Minoru Hioki, e intentó asesinar a un conocido, de 79, llamado Toshiaki Suehiro, obligándoles a beber cianuro.

Apodada por los medios locales como la 'viuda negra', Kakeki preparó los documentos notariales para sus parejas de modo que ella se convirtiera en la heredera y después administró a los hombres el cianuro en forma de bebida para la salud, según han concluido los jueces.

La fiscalía calcula que llegó a amasar una fortuna de 8.8 millones de dólares (1,000 millones de yenes) en diez años de coleccionar víctimas.

Se casó por primera vez con 24 años y creó junto a su esposo una compañía de telas en Osaka (oeste) que, tras la muerte de este, entró en bancarrota.

Luego, comenzó a buscar amantes a los que contactaba a través de portales de citas. Pedía encontrar un marido rico, concretamente, con una renta anual de 87,000 dólares (diez millones de yenes), y sin hijos.

Por esta vía llegó a tener hasta diez parejas.

En noviembre de 2014 la arrestaron tras ser acusada del asesinato de su marido Isao, un año antes.

Inicialmente se había negado a testificar al inicio del juicio el pasado mes de junio, pero después conmocionó a la audiencia cuando confesó al tribunal que había asesinado a su cuarto marido en 2013.

Tras sus confesiones pasó a ser conocida como la 'viuda negra', en referencia a una araña que se come a los machos después del apareamiento.

El juicio, el segundo más largo de este tipo que ha vivido Japón acumulando 135 días, pone fin a uno de los casos de asesinato más mediáticos en el país nipón en los últimos años.

RELACIONADOS:AsesinatosJapónMundo