null: nullpx
Pena de muerte

Estados Unidos baja peldaños en la lista de países que más ejecuta, en la que China sigue a la cabeza

Amnistía Internacional dio a conocer su informe anual sobre la pena capital en el que destaca que EEUU, con apenas 20 ejecuciones en 2016, cayó a mínimos históricos. "Nadie ejecuta a la escala de China, ni con ese secretismo ni con esa rapidez", afirma la organización.
11 Abr 2017 – 2:47 AM EDT

La cifra de penas de muerte impuestas en Estados Unidos cayó a mínimos históricos en 2016, al tiempo que las ejecuciones descendían 37% en todo el mundo, reveló este martes la organización Amnistía Internacional (AI).

En Estados Unidos, las 32 penas de muerte impuestas en 2016 significaron la cifra más baja desde 1973, y las 20 ejecuciones realizadas hicieron salir a este país del grupo de los cinco primeros en este capítulo por primera vez desde 2006, afirmó Amnistía en su informe anual sobre la pena capital .

Es "un signo de esperanza para los activistas que durante tanto tiempo han hecho campaña para acabar con la pena capital", dijo Salil Shetty, secretaria general de la organización con sede en Londres.

La cantidad de sentencias de muerte en Estados Unidos del año pasado fue de 32, la menor desde 1973.

"Esto muestra que los jueces y los jurados están menos inclinados a imponer esta cruel práctica", dijo James Lynch, subdirector del Programa de Asuntos Globales de AI.

En total, AI registró 1,032 ejecuciones en todo el mundo en 2016, 37% menos que en 2015, el año más cruento en este capítulo desde 1989, con 1,634.

Así se vive en el 'Pabellón de la muerte' de California

Loading
Cargando galería

China: ejecuciones a gran escala, rápidas y en secreto


La cifra global excluye a China, donde las estadísticas al respecto son secretas, aunque Amnistía Internacional da por descontado que se trata del país que más recurre a la pena capital, tal vez más que el resto del mundo en su conjunto.

Amnistía dio con noticias de al menos 931 ejecuciones en China entre 2014 y 2016, "sólo una fracción del total".

"China quiere asumir un rol de liderazgo a nivel global. Respecto a la pena de muerte lo ha logrado de la peor manera posible", dijo Nicholas Bequelin, director regional de AI para el este de Asia.

"Nadie ejecuta a esa escala. Nadie lo hace con ese nivel de secretismo. Nadie ejecuta tan rápido" añadió Bequelin.

La organización señaló en su informe que el caso de China "es absolutamente anómalo en la comunidad mundial en lo relativo a la pena de muerte, al margen de las normas jurídicas internacionales y contraviniendo las reiteradas peticiones de información de la ONU sobre el número de personas a las que ejecuta”.

El top 5

Más del 90% de las ejecuciones a nivel mundial tuvieron lugar en cinco países: China, Irán, Arabia Saudita, Irak y Pakistán. Más de 3,000 personas fueron condenadas a muerte el año pasado en 55 países, un alza de un 56% frente al 2015.

Aunque de China no se conocen datos oficiales de los otros países AI recogió las cifras: Irán (567), Arabia Saudita (154), Irak (145) y Pakistán (87).

AI constata con preocupación que las ejecuciones en el Egipto del presidente Abdel Fatah Al Sisi se duplicaron en 2016, de 22 a 44, y el país fue el sexto del mundo en las estadísticas.

Bajo Al Sisi, "Egipto ha asistido a un incremento sin precedentes de las ejecuciones en masa tras juicios injustos", denunció el informe.

Al Sisi decretó este fin de semana el estado de emergencia durante tres meses en respuesta a los atentados contra iglesias coptas reinvindicados por la organización yihadista Estado Islámico (EI), que dejaron decenas de muertos.


La orgnización llamó la atención también por el ascenso de las ejecuciones en Vietnam y Malasia.

El informe del Ministerio de Seguridad Pública de Vietnam no incluye un desglose de las cifras para 2016.

“La magnitud de las ejecuciones en Vietnam en los últimos años es realmente escandalosa. Este mecanismo de ejecución en serie eclipsa por completo las recientes reformas relacionadas con la pena de muerte. Cabe preguntarse cuántas personas más han sido víctimas de la pena de muerte sin que el mundo lo sepa”, afirmó Salil Shetty.

Un hermetismo semejante reina en Malasia, donde la presión parlamentaria en 2016 permitió que saliera a la luz que más de 1,000 personas están en espera de ejecución, y que nueve personas fueron ejecutadas sólo en 2016, un número muy superior al que antes se pensaba.

Vea también:


Publicidad