null: nullpx
Pena de muerte

Arkansas realiza la primera ejecución doble en EEUU desde hace más de una década

Jack Jones y Marcel Williams, ambos acusados de asesinato, recibieron la inyección letal la noche del lunes. Se trata del segundo y el tercer preso entre el grupo de ocho condenados a la pena capital a los que el gobernador pidió ejecutar en 11 días.
24 Abr 2017 – 6:21 PM EDT

Luego de recibir aprobación de un juzgado, el estado de Arkansas ejecutó este lunes a dos presos condenados a muerte, la primera ejecución doble en Estados Unidos desde hace 17 años.

Primero fue Jack Jones, de 52 años, y luego Marcel Williams, de 46 años. Ambos fueron acusados de asesinato y la noche del lunes recibieron la inyección letal en la Unidad Cummins del Departamento de Correccionales de Arkansas.

Jones fue declarado muerto a las 7:20 pm (hora local), luego de 14 minutos de iniciada la ejecución. Tres horas más tarde, le tocó a Williams.

Estos dos reclusos son parte de la inédita lista de ocho que el gobernador del estado, el republicano Asa Hutchinson, pidió ejecutar en once días antes del fin de abril cuando se vencía un compuesto de la inyección letal.

Los abogados de los dos presos habían pedido a la Corte de Apelaciones del Octavo Circuito el aplazamiento de estas penas. La defensa de Jones había asegurado que su cliente padecía diabetes –por la que recibe insulina–, sufría de presión alta, neuropatías y se movía en silla de ruedas desde que una de sus piernas fue amputada producto de la diabetes. Para reducir sus dolores tomaba fuertes dosis de metadona y gabapentina.


Argumentó entonces que estas medicinas podrían bloquear el efecto del midazolam, la primera de tres drogas que se aplica y que cumple un rol anestésico en la ejecución, y que por eso Jones sufriría una "muerte tortuosa".

Por su parte, los abogados de Williams explicaron que las casi 440 libras (200 kilogramos) que pesa su cliente podrían dificultar la toma de la vía en su vena para inyectar los compuestos mortales.

El estado calificó las denuncias de los abogados como "totalmente infundadas" y un juez federal levantó la suspensión temporal de las ejecuciones.

Ambos reclusos tomaron su última comida este lunes por la tarde, según dijo a la agencia AP Solomon Graves, un vocero del Departamento de Correccionales de Arkansas. Jones pidió pollo frito y papas con salsa tártara, tres barras de caramelo, una merengada de chocolate y un ponche de frutas. Williams también comió pollo frito, pudín de banana, nachos, dos refrescos y papas con salsa de tomate.

Jones y Williams son el segundo y el tercer ejecutado de los ocho que eran parte de un acelerado calendario propuesto por Hutchinson. Dos ejecuciones más –las últimas de este grupo– están previstas para el jueves 27 de abril. Otras cuatro fueron frenadas en distintas apelaciones hace una semana.

El primer ejecutado fue Ledell Lee, que recibió la inyección letal el pasado jueves.

La última vez que Estados Unidos realizó una ejecución doble fue en Texas: dos asesinos en serie recibieron la inyección letal en agosto de 2000. Oklahoma había planificado una ejecución doble en 2014, pero detuvo la segunda luego del fallido proceso de Clayton Lockett, un hombre condenado a muerte por asesinato quien murió luego de 43 minutos después de que la primera sustancia entró a su cuerpo.


Los dos hombres, Jones y Williams, fueron condenados a muerte en la década de los 90. Jones fue sentenciado en 1995 por la violación y asesinato de Mary Phillips, 34 años, y por golpear casi hasta la muerte a su hija de 11 años. Por su parte, Williams fue llevado al corredor de la muerte en 1997 por el asesinato de Stacy Rae Errickson, a quien había secuestrado en una estación de gasolina.

Distintas organizaciones han acompañado los pedidos de los abogados para detener estas ejecuciones al considerar que las dobles ejecuciones en un mismo día aumentan el riesgo de que los oficiales que aplican la inyección cometan errores. Además critican que se utilice como anestésico el Midazolam, pues ha sido relacionado directamente con al menos cuatro ejecuciones fallidas. Consideran que la cercana fecha de vencimiento de este compuesto podría incrementar las posibilidades de que la droga no cumpla su función de dormir por completo a los reclusos antes de aplicar las otras dos medicinas que frenan la respiración y causan el paro cardíaco.

Hasta el jueves pasado, Arkansas no había realizado una sola ejecución desde 2005.



Un agónico castigo final: 20 ejecuciones fallidas en cárceles de EEUU

Loading
Cargando galería
Publicidad