null: nullpx
Detector de Mentiras

Los niños huérfanos por la pandemia reciben tantos mensajes falsos por internet como tú: ¿qué hacemos para protegerlos?

Más de 140,000 menores perdieron a sus padres o cuidadores por el covid-19 en EEUU. Los niños están súper conectados a las redes sociales; los mensajes falsos o distorsionados pueden impactar sus emociones. En esta edición de ‘Crónicas de la desinformación’ te damos pistas de cómo cuidarlos con información verificada.
28 Oct 2021 – 12:13 PM EDT
Comparte
Los especialistas recomiendan identificar la emoción de los niños. Es posible que ellos lean verdades y/o mentiras sobre el nuevo coronavirus y tengan dudas. Crédito: Arte: Arlene Fioravanti

Más de 140,000 menores de edad que viven en Estados Unidos perdieron a al menos una persona de su entorno familiar por el covid-19, revela una investigación de los CDC. Esto significa que uno de cada 500 niños residentes en este país conviven -a diario y quizás desde hace muchos meses- con el dolor de la orfandad o con la pérdida inesperada de su cuidador o cuidadora.

Si sumamos esta información a los resultados de una encuesta divulgada el 18 de octubre por el C.S Mott Children's Hospital, de la Universidad de Michigan, nos damos cuenta del enorme problema que tenemos por delante.

Según ese sondeo, un tercio de los padres con niños con edades entre siete y nueve años en Estados Unidos dijo a los investigadores del hospital que sus pequeños ya usan las redes sociales. Entre los padres que crían niños de entre 10 y 12 años el porcentaje sube aún más: llega al 49% el total de menores de esas edades conectados digitalmente en los últimos seis meses.

Pensemos, por lo tanto, en la intersección: menores huérfanos de la pandemia que están altamente enganchados a las redes. Sería ingenuo imaginar que estos niños y niñas no están viendo, leyendo y escuchando miles de noticias falsas sobre la situación sanitaria, el nuevo coronavirus y, sobre todo, las vacunas.

Es urgente, por lo tanto, estructurar maneras de, no solo acogerlos en el dolor por la pérdida de sus madres, padres o cuidadores, sino también de abrir un camino para hablar con ellos de la desinformación y de cómo les afecta. Los huérfanos de la pandemia necesitan cariño e información.

Antes que nada, recuerda que el silencio no ayuda. Pero tampoco ayudan los berridos en contra del uso excesivo de internet. Familiares, amigos y profesores no deben ignorar el hecho de que muchos niños y adolescentes están metidos en plataformas como TikTok, Instagram y Youtube para evitar el contacto (físico y emocional) con el mundo afectado por la pandemia.

Quitarles esta ventana de comunicación y entretenimiento de forma abrupta puede llevar a un escenario aún más sombrío, de aislamiento y bajos niveles de comunicación.

Así que una salida posible es medir durante varios días el tiempo de exposición de los niños a las redes sociales y establecer, en acuerdo con ellos, un límite adecuado de conexión.

Cuando el niño esté conectado, pregúntale qué ve, qué escucha y qué entiende de eso que consume. Amplía el debate alrededor de los temas que traiga a la conversación. Así sabrás qué tipo de contenido le interesa y qué tipo de información recibe.

Busca construir una visión equilibrada del mundo aportando a esta conversación diversos puntos de vista, incluso los que son desinformativos y conspirativos. Este momento de educación mediática podría aprovecharse para ejercitar la argumentación y el contraste, la diversidad de fuentes, de datos básicos fiables, y para hablar con los niños de información verificada.

A lo largo de todo este proceso, los especialistas recomiendan identificar la emoción de los niños. Es posible que ellos hayan leído verdades y/o mentiras sobre el nuevo coronavirus, que tengan dudas sobre la necesidad de seguir usando mascarillas o que desconfíen de la efectividad de las vacunas. Puede que sientan miedo, rabia, tristeza e incertidumbre.

Desde el punto de vista de la educación mediática, es importante revisar el contenido que llevó al niño a desarrollar determinado sentimiento y, poco a poco, entrar en su universo con cariño e información, siguiendo los pasos descritos arriba.

El 22 de octubre, Pfizer anunció que sus vacunas contra el covid-19 son seguras para niños con edades de entre cinco y 11 años. Moderna sigue por el mismo camino, para menores de seis a 11 años.

Un panel de expertos recomendó el 26 de octubre a la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) que otorgue la autorización de emergencia a la vacuna de Pfizer para grupos de estas edades. Es probable que la FDA anuncie un programa para vacunar a los niños en los próximos días.

Entonces, preparémonos para este desafío: cuidar de la próxima generación de adultos y de su dolor. Lo último que queremos tras casi dos años de pandemia y de miles de muertes es ver el surgimiento de adolescentes y adultos atormentados y poco informados sobre esta triste parte de nuestra historia.

¿Viste algún error o imprecisión? Ayúdanos a corregirlo. También queremos leer si hay algún mensaje o imagen que quieres que verifiquemos. Escríbenos a eldetector@univision.net

Aquí te contamos sobre nuestra metodología y política de corrección.

Cargando Video...
elDetector y FactCheck.org: verificamos el mensaje engañoso de Tucker Carlson sobre la seguridad de las vacunas

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés