null: nullpx
Drogas y Adicciones

Policías en México, narcos en EEUU: 5 casos de agentes corruptos que trabajaron para los carteles

Cinco hombres que una vez portaron placas policiacas en México han sido detenidos o extraditados en años recientes por estar involucrados en el narcotráfico en este país. En algunos casos, ellos mismos se encargaron de cruzar droga a través de la frontera y ahora enfrentan largas condenas.
27 Abr 2019 – 2:04 PM EDT

Una camioneta Ford F-150 se acercó a una garita fronteriza en Laredo, Texas, el pasado 14 de marzo. Al volante iba Gabriel Garrido Isaías, quien le aseguró a un agente aduanal que no tenía nada que declarar. Pero el oficial notó algo extraño en las llantas del vehículo y lo mandó a una segunda inspección.

“Solo vine a regresar mi permiso, déjenme volver a México porque no tengo nada”, insistió Garrido Isaías a otros oficiales federales. Sin embargo, las anomalías que observaron en los neumáticos de la pick up ya habían sido verificadas por un aparato de rayos X y un perro antinarcóticos. Al desmontar las llantas encontraron más de 38 kilos de metanfetamina divididos en paquetes.

Las declaraciones de Garrido Isaías se contradijeron. Contó que se dirigía a un centro comercial en Texas, que la F-150 había estado varios meses en la casa de su novia en Nuevo Laredo, que no se acordaba del nombre de su pareja y finalmente dijo que las llantas de su coche nunca habían sido cambiadas. Así lo describe un reporte elaborado por Corey Grubbs, agente especial de la unidad de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI).

Durante la investigación, Garrido Isaías, de 41 años y residente del estado de Tamaulipas, confesó que era un policía en México. Ahora, este agente corrupto enfrenta una condena de hasta 10 años de prisión y una multa de 10 millones de dólares, indicó la Fiscalía federal.

No se trata de un caso aislado. En los últimos meses, las autoridades estadounidenses han puesto bajo custodia, han presentado cargos y han condenado a cinco policías mexicanos por estar involucrados en el narco y el crimen organizado. Unos fueron detenidos en la frontera y en el interior del país, después de que ellos mismos pasaron la droga. Otros fueron extraditados por su colaboración con carteles en sus estados.

A Miguel Ángel González Patrón, un oficial de la Policía de Ensenada, en Baja California, lo capturaron en octubre de 2018 cuando supuestamente transportaba más de 50 libras de metanfetamina en un coche que conducía en la autopista 5, entre los condados de Orange y San Diego, en el sur de California.

Este oficial de 41 años incluso mostró una identificación oficial tratando de persuadir a su “colega”, a quien era parte de un comando especial del Sheriff del condado de Orange dedicado a decomisar cargamentos de los carteles en esa región. El informe oficial alega que González Patrón “estaba extremadamente nervioso”, una señal de que algo andaba mal.


Los agentes del cartel de Sinaloa

En la segunda mitad de 2018, otros tres policías mexicanos fueron llevados ante la justicia.

El primero de éstos fue condenado en junio en una corte federal de Texas a 27 años de prisión por su papel en las operaciones de distribución de narcóticos del poderoso cartel de Sinaloa. Mario De La O Lopez, alias ‘Flaco’, un expolicía del estado de Chihuahua, era el encargado de proteger y empaquetar cargamentos de cocaína, armas de fuego y dinero en efectivo producto del narcotráfico.

“La sentencia de Mario De La O López es otro ataque contra las poderosas y violentas organizaciones de narcotraficantes cuyo alcance se extiende a través de las fronteras internacionales y amenaza directamente a nuestras comunidades en Estados Unidos", declaró Kyle W. Williamson, agente especial de la Administración para el Control de Drogas (DEA) en El Paso, Texas.

De La O López es uno de los 24 capos de alto rango del cartel acusados de crimen organizado en un caso interpuesto en abril de 2012 en el Distrito Oeste de Texas de la Fiscalía federal. El proceso también menciona a Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, ya convicto en una corte de Nueva York; y su viejo socio Ismael ‘El Mayo’ Zambada.

Otra acusación relacionada se desveló en julio de 2018 y señala a Arturo Lozano Méndez, de 47 años y expolicía en Ciudad Juárez. Según el Departamento de Justicia (DOJ), este hombre fue la mano derecha de un excomandante de la policía estatal de Chihuahua que supuestamente dirigía una célula del cartel de Sinaloa compuesta por policías corruptos en esa zona fronteriza.

Lozano Méndez, alias ‘Tigre’, ‘Lince’ y ‘Lynx’, estuvo en la lista de los más buscados por la oficina de la DEA en El Paso. Él ha estado bajo custodia federal desde su extradición el 5 de julio del año pasado. Las autoridades alegan que este hombre supervisaba las bodegas donde ocultaban cocaína. Estaba bajo el mando del excomandante Sergio Garduño Escobedo.


El policía federal que transportó cocaína

El quinto caso sentó en el banquillo de los acusados al expolicía federal mexicano Adrián Hernández Portillo. A finales de agosto de 2018 se le impusieron cargos de posesión de droga en una corte federal de Alabama. Según documentos judiciales, él fue arrestado a principios 2017 mientras transportaba en una camioneta Toyota paquetes de cocaína y morfina.

Hernández Portillo, de 35 años, portó una placa de la Policía federal mexicana entre 2007 y 2014.

Un investigador antidrogas en Alabama detuvo el 27 de enero de 2017 el vehículo en el que viajaban éste y su cómplice, Eduardo Méndez Hernández, de 23 y quien estaba tras el volante.

Ambos dieron versiones distintas sobre su viaje y el oficial notó que tenían varios celulares, pero poco equipaje. Al registrar el vehículo encontraron unas 14 libras de cocaína y más de una libra de morfina envuelta en una cinta plateada. Los narcóticos estaban en un compartimento secreto.

“Nuestra policía trabaja todos los días para detener a quienes atacan nuestras fronteras mediante el contrabando de drogas”, dijo el fiscal federal Jay E. Town sobre este proceso penal. "Estos acusados eligieron traer drogas ilegales a Estados Unidos y por eso pasarán años en una de nuestras prisiones federales”.

Los registros de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) revelaron que Hernández Portillo condujo la camioneta Toyota de México a Texas. Ese mismo día los arrestaron en Alabama, donde ya iba como pasajero. Ahora, ambos enfrentan una pena de hasta 30 años de prisión y una multa de 10 millones de dólares.

Varios expolicías mexicanos se volvieron jefes de organizaciones criminales. Los más destacados son Nemesio Oseguera Cervantes, alias ‘El Mencho’, líder del Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG); Vicente Carillo Fuentes, apodado ‘El Viceroy’ y quien tuvo las riendas del cartel de Juárez; y Juan José Esparragoza Moreno, ‘El Azul’, uno de los fundadores del cartel de Sinaloa.

También desertores de comandos militares especiales se han unido a grupos delictivos en México. Los Zetas, por ejemplo, fueron creados para proteger a jefes del cartel del Golfo y después sus sanguinarios líderes decidieron independizarse para realizar sus propias operaciones de narcotráfico.

Los Zetas: una 'gran empresa mercenaria'

Loading
Cargando galería
Publicidad