Crimen Organizado

Los carteles se matan por marcar su territorio en México, pero comparten distribuidores de droga en EEUU

Organizaciones dedicadas al tráfico de narcóticos le están sacando provecho a una nueva categoría de 'contratistas' independientes que distribuyen cargamentos de múltiples proveedores o carteles en este lado de la frontera. Esto les evita costos de transporte y estar en la mira de las autoridades.
22 Mar 2019 – 9:09 PM EDT

"¿Ya tienes la llanta, 'Elex'? Y al rato te llevo el carro", le dijo en un mensaje de texto Marco Antonio Albiter a su socio Alejandro Navarrete el 11 de septiembre de 2018. La conversación nada tenía que ver con autopartes, sino con una transacción de heroína negra –que estos narcotraficantes identificaban en clave como 'llanta'– en el norte de Texas. Sus teléfonos estaban pinchados por las autoridades.

Lo que una investigación del FBI descubrió es que esa organización delictiva recibía y vendía droga de dos carteles antagónicos, Los Zetas y Jalisco Nueva Generación (CJNG), que protagonizan una sangrienta guerra en México, pero que al parecer no tienen ningún problema sobre quién distribuye su droga en su principal mercado, Estados Unidos. Solo les preocupa que les paguen los cargamentos que entregan.

Albiter, Navarrete y otros 11 acusados han sido mencionados en un proceso penal que los vincula con la venta de cocaína, metanfetamina y heroína en Dallas durante alrededor de cinco años.

El FBI comenzó a seguirles la pista desde marzo de 2014 y en algún momento su investigación se cruzó con otra que realizaba la Administración para el Control de Drogas (DEA) enfocándose en camiones que estaban transportando sustancias ilícitas entre Laredo y Dallas.

Estos 13 narcos cayeron después de que los detectives interceptaron sus comunicaciones, los vigilaron de cerca, revisaron sus redes sociales y sumaron la colaboración de informantes. Uno de ellos era sobrino de un "asociado" de Los Zetas, quien se dedicaba al tráfico de múltiples kilogramos de cocaína en la frontera entre Piedras Negras, Coahuila, y Eagle Pass, Texas, de acuerdo con la acusación.

"Una vez que la cocaína era traficada a EEUU, el cooperante se encargaba de hacer los arreglos para distribuirla en varias ciudades, como San Antonio, Austin y Dallas", citan documentos judiciales.

Antes de que el pariente de este narco fuera arrestado y aceptara colaborar con el FBI, viajó en dos ocasiones a Dallas con varios kilos de droga en octubre de 2014.

Los informes de las autoridades federales solían identificar a operadores exclusivos de los carteles del narcotráfico, pero ahora cada vez más detectan a grupos que distribuyen droga para dos o más organizaciones. Algo que ya se había visto entre pandillas que obtienen narcóticos de varios proveedores.

En su más reciente 'Evaluación nacional sobre amenazas por drogas', la DEA señala por primera vez que hay contrabandistas sin un jefe único y señala que suelen ser los que mueven los cargamentos en el país.

"En la mayoría de los casos, las personas contratadas para transportar envíos de droga dentro de Estados Unidos son 'contratistas' independientes que pueden estar trabajando para varios carteles mexicanos", advierte el informe publicado en octubre pasado.

"Hay un número creciente de estos grupos de transporte en algunas áreas y en muchos casos transportan envíos pequeños", agrega el reporte de la DEA.

Los capos buscan a los 'contratistas' libres

A decir de J. Jesús Esquivel, corresponsal en Washington DC de la revista Proceso y escritor de varios libros sobre narcotráfico, la figura del broker o agente independiente ha jugado a favor de los carteles "porque se ahorran el transporte y evitan investigaciones".

Según el autor de 'Los narcos gringos' y 'La DEA en México', estos contrabandistas que operan sin estar atados a ningún capo se han beneficiado de que en EEUU "no hay lealtad" hacia dichos narcotraficantes por más grandes que sean.

"Aquí hay libre mercado para el narcotráfico. En Estados Unidos no hay carteles, sino distribuidores al menudeo. Al cartel lo único que le interesa es que se le pague", describe Esquivel.

A menudo, los acuerdos entre organizaciones transnacionales de droga y los 'contratistas' se realizan en ciudades fronterizas en México, lo cual les exime además de la costosa y riesgosa tarea de cruzar los cargamentos hacia EEUU. "También hay brokers estadounidenses; a ellos los buscan más los carteles porque despiertan menos sospechas por ser blancos", detalló.

En esa nueva categoría de narcos independientes estaba Gabino Peralta Saucedo, un michoacano de 43 años que vendió más de 12,000 kilos de cocaína y varios cargamentos de heroína en el área de Tampa, Florida, para cuatro carteles: del Golfo, Los Zetas, La Familia Michoacana y los Caballeros Templarios.

Peralta Saucedo, apodado 'Pony', tenía una exitosa sociedad con los traficantes de su estado natal; sin embargo, también ayudó a criminales de Los Zetas y del Golfo a cruzar su mercancía a través de la frontera.

'Pony' fue arrestado en México en septiembre de 2016 y dos años después fue extraditado a EEUU. El michoacano aceptó colaborar con la Fiscalía federal y se declaró culpable a finales de 2018. Un juez lo condenó el pasado 1 de marzo a pasar más de 24 años en una prisión federal.

En México, esa misma fórmula parece haber usado Ángel Domínguez Ramírez Jr, un veterano de la Infantería de Marina de EEUU que fundó y expandió su propia organización no solo por trabajar de cerca con los jefes de Los Zetas, el grupo que lo metió al tráfico de drogas, sino por lograr sociedades impensables con carteles enemigos: el de Sinaloa, el de Jalisco Nueva Generación, del Golfo y el clan de los Beltrán Leyva.

La organización criminal de Domínguez Ramírez supuestamente importó enormes cargamentos de droga desde Perú, Venezuela y Ecuador. Usando barcos, aviones y camiones de carga los transportó hasta el estado de Chiapas, para luego cruzarlos a EEUU a través de las fronteras de Texas y California.

Los fiscales aseguran que su grupo se denomina 'Seguimiento 39', por uno de sus apodos, 'Zeta 39', el cual le pusieron cuando fue reclutado por los sanguinarios Zetas. El exmarine fue arrestado en México en 2016 y está pendiente su extradición a California, para enfrentar múltiples cargos de narcotráfico y lavado de dinero.


Los Zetas: una 'gran empresa mercenaria'

Loading
Cargando galería
Publicidad