null: nullpx
Condenas

Cursos de poesía, inglés y una madre anciana: cómo el hermano de Caro Quintero redujo su condena en EEUU hasta salir de prisión

Quien tuvo las riendas del cartel de Sonora en la década de 1990 fue liberado hace unos días gracias a varios programas, entre los que también había apoyo paternal, abuso de droga y periodismo, que el capo aprovechó estando en el penal federal de Victorville, en California. ICE confirmó que lo expulsó a México inmediatamente después de su liberación.
25 Jul 2019 – 8:01 AM EDT

Miguel Ángel Caro Quintero, quien lideró el extinto cartel de Sonora bajo la tutela de su hermano mayor Rafael, uno de los narcotraficantes más buscados por la DEA, se volvió un preso bien portado y un estudiante sobresaliente en una prisión federal del sur de California, donde purgó el último período de su condena a 17 años por importar más de 100 toneladas de marihuana a Estados Unidos.

Según documentos judiciales, Caro Quintero tomó más de 25 cursos educativos en el penal federal de Victorville, California, incluyendo poesía escrita, astronomía, finanzas personales, literatura clásica, escritura creativa, horticultura, manejo del temperamento, apoyo paternal, abuso de drogas, inglés básico y periodismo.

Además, el capo de 56 años cumplió siempre con todas las reglas de la penitenciaria, reduciendo así siete días de su condena por cada año de buena conducta. Gracias a todos esos programas que supo aprovechar, el hermano del llamado ‘Narco de narcos’ logró que su liberación se anticipara para el pasado viernes.

Ese mismo día, el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) tomó su custodia y lo expulsó inmediatamente a su país. “Miguel Caro Quintero fue deportado a México el 19 de julio de 2019”, confirmó Lauren Mack, portavoz de ICE en San Diego, a Univision Noticias.

Al menos tres cartas enviaron los abogados de Caro Quintero a un juez desde 2014, “implorando” que lo dejaran libre de manera anticipada para cuidar a su madre enferma. En un escrito con fecha del 9 de marzo de 2019, el exjefe del cartel de Sonora aseguró que sería la única persona que vería por ella.

“El solicitante implora a la corte que tome en consideración que él será el único cuidador de su madre anciana, que tiene 87 años, está en silla de ruedas y el solicitante le ayudará en sus citas con el doctor, sus necesidades médicas y enfermedades crónicas relacionadas con la vejez”, dice la misiva.


En otra carta presentada en 2014, cuando ya estaba en el penal de Victorville, el mafioso aseguró que no cometió “serias violaciones” en esa cárcel, que había tomado varios cursos y que estaba listo para salir lo antes posible. Unos años después, respondiendo a otro documento que pedía que lo liberaran en junio pasado, los fiscales le sugirieron al juez que no le redujera un solo día de encierro.

De acuerdo con el semanario Zeta, el primer medio de comunicación que informó sobre la liberación de Caro Quintero, este fue deportado el viernes por la garita ‘El Chaparral’ de Tijuana, donde lo esperaban sus familiares.

Univision Noticias trató de comunicarse vía telefónica con su hijo Miguel Ángel Caro Peña, quien vive en la ciudad de Hermosillo, en Sonora, pero no respondió inmediatamente.

Al momento, las autoridades mexicanas no se han pronunciado sobre la salida de prisión del capo.


La caída de los hermanos Caro Quintero

Miguel Ángel Caro Quintero lideró el cartel de Sonora desde la ciudad de Caborca, en ese mismo estado. Las autoridades de EEUU afirman que traficó múltiples cargamentos de marihuana desde 1985 y hasta que policías federales lo arrestaron en diciembre de 2001 en Los Mochis, Sinaloa.

Un año antes de su captura, el gobierno estadounidense catalogó a los hermanos Caro Quintero como peces gordos del crimen organizado, sancionando a las personas y entidades asociadas a ellos.

Antes de su extradición a EEUU el 25 de febrero de 2009, Miguel Ángel Caro Quintero cumplió una sentencia en México por delitos relacionados con armas de fuego.

El 4 de febrero de 2010, un juez federal en Colorado lo sentenció a 17 años de prisión, sumado a una condena de cinco años tras las rejas que cumplió de manera consecutiva.

Previamente admitió que traficó más de 100 toneladas de marihuana entre 1985 y 1988, lo cual le generó una ganancia de más de 100 millones de dólares que recibió en México.

La acusación señala que él estuvo al frente de las operaciones relacionadas con el cultivo y cosecha de la hierba, incluyendo la compra de terrenos, equipo agrícola, bodegas y vehículos. También se encargó de la contratación de campesinos y trabajadores que transportaron y almacenaron la droga.

En su proceso penal se mencionó que colaboró en una conspiración para entregar un cargamento de 3,000 libras de marihuana a compradores de Arizona en 1994. Posteriormente, el narcotraficante sostuvo conversaciones con agentes encubiertos de la DEA que se hicieron pasar por clientes que pedían más de 2,000 libras de la hierba. En esas charlas hablaron sobre la calidad y el costo de la mercancía, de acuerdo con folios judiciales.

Tras la caída del menor de los Caro Quintero, Sonora quedó bajo el control del cartel de Sinaloa.

Su hermano Rafael Caro Quintero sigue prófugo desde su polémica liberación en agosto de 2013. Alias ‘El Número Uno’ pasó 28 años en un penal de máxima seguridad en México. El FBI lo colocó en la lista de los criminales más buscados y ofreció una histórica recompensa de $20 millones por su captura. Lo acusa de ser el autor intelectual del secuestro y asesinato del agente de la DEA Enrique ‘Kiki’ Camarena en 1985.

El año pasado, este fugitivo aseguró en una entrevista que no regresó a la cúpula del cartel de Sinaloa, como lo asegura la DEA. “Yo no pertenezco a ningún cartel. Así de fácil. Yo no voy a volver al narcotráfico nunca”, aseguró Caro Quintero a Huffington Post .

En fotos: Desde la 'Reina del Pacífico' hasta 'El Chapo', los narcos que han terminado presos en EEUU

Loading
Cargando galería
Publicidad